##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Sofia Cevallos Fabian Cevallos

Resumen

Las representaciones respecto a los pueblos indígenas Tagaeri-Taromenane, como pueblos en ‘aislamiento voluntario’ median las relaciones sociales y permiten la fijación y la objetificación de sus identidades. Al imponer fronteras y crear mapas dentro del Parque Nacional Yasuní, el Estado ecuatoriano ha hecho uso de un poderoso instrumento de poder-saber para desplazar, invisibilizar e inclusive desaparecer por completo a estos pueblos. La monocultura espacio-temporal hegemónica fundamentada en percepciones racistas ha sustentado la expansión de las fronteras petroleras hacia territorios considerados como “vacíos” pero que en el marco de la defensa territorial, son reivindicados como de posesión ancestral por diversos pueblos. En este artículo queremos cuestionar la vigencia del racismo impregnado en el modelo de desarrollo extractivista desenvuelto en Ecuador, al mismo tiempo que proponemos el reconocimiento de las diferentes formas de ser y habitar en el Sur global.


 

Palabras clave: aislamiento voluntario, Tagaeri-Taromenane, Parque Nacional Yasuní, racismo, monocultura espacio-temporal, territorialidad-identidad

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.