María de Estrada

La mujer española en América. Siglo XVI. (V)

María de Estrada
María de Estrada

María de Estrada, fue la principal mujer soldado que integró las huestes de Hernán Cortés en la exploración del actual México y la conquista del Imperio Azteca, y posteriormente fue co-fundadora de Puebla de los Ángeles.  Esta entrada puede servir para analizar el contraste entre las vidas en el Caribe en los primeros treinta años de la conquista de América, de una mujer pobre como María de Estrada y una mujer rica y noble como María Álvarez de Toledo. Veamos un resumen de la vida de nuestra protagonista:

Nacida aproximadamente a inicios de la década de los ochenta del siglo XV, la vida de nuestra protagonista en sus primeros años en la Península es todo un misterio. Es extremadamente difícil conocer el origen de María de Estrada y los primeros años de su vida antes de llegar a América. Existen numerosas historias en internet que cuentan relatos sobre nuestra protagonista que o bien son directamente inventados, o cómo mínimo son de dudosa fiabilidad.

Desde luego no hay ninguna evidencia real que nuestra protagonista fuera judía, nieta de un rabino y que naciera con el nombre de Miriam Pérez. Muchas veces las fuentes documentales no nos permiten reconstruir algunos datos bibliográficos de los personajes castellanos que pasaron a América y es responsabilidad de todos y todas no inventarnos dichos datos y contar únicamente los datos fidedignos.

El lugar de nacimiento de María no se sabe con seguridad. La historiadora Gómez-Lucena piensa que la teoría más plausible sería Andalucía y más concretamente Sevilla, ya que podría ser hermana del sevillano Francisco Destrada, que pasó a Santo Domingo desde la Península en 1509 de la mano de Diego Colón  (Lisboa o Porto Santo 1478 o 1479-Puebla de Montalbán, Toledo, 1526).  Pero aun así podría haber sido cántabra o asturiana de nacimiento, y su familia haberse instalado en Sevilla posteriormente.

Siguiendo esta teoría, es bastante probable que María viajara a América con su hermano y que sirviera como criada de alguna de las camareras de la gobernadora, y que tras estar años en la isla de La Española al servicio de María Álvarez de Toledo, pasara a la isla de Cuba y más concretamente se instalara en Santiago de Cuba.

La historia de nuestra protagonista da un giro radical cuando se enrola en la expedición de Hernán Cortés1Para seguir toda la ruta por México que hizo nuestra protagonista desde que partió de La Habana en febrero de 1519 y todo lo relacionado con la conquista del imperio Azteca ver las 4 entradas de este blog sobre la expedición de Hernán Cortés. .  Estando en Santiago de Cuba, nuestra protagonista se enteró de la expedición que allí estaba armando Hernán Cortés y decidió embarcarse en ella. No fue la única mujer. Sabemos con certeza que en la expedición de Cortés se enrolaron algunas mujeres españolas y bastantes mujeres indias y mulatas como criadas o como amantes de los conquistadores.

A pesar que Bernal le dedica el calificativo de “la vieja” en una de las páginas de su crónica, base de cifrar su edad entonces (1521) en aproximadamente 40 años, esto no fue ápice para que se casara con el conquistador Pedro Sánchez Farfán, y cuando este murió, con Alonso Martín o Martínez, ya con más de 50 años.

Según el cronista Bernal Díaz del Castillo, María de Estrada fue la única mujer que participó en todos los conflictos armados desde que la expedición liderada por Cortés llegara a Veracruz hasta la conquista definitiva del Imperio Azteca. Es bastante probable que esto no sea cierto y que hubiera otras mujeres castellanas que participaran íntegramente en la conquista de México, pero no nos han llegado relatos de las mismas.

No hay duda de la valerosidad de nuestra protagonista en todos los episodios de la conquista del Imperio Azteca por parte del ejército español y sobre todo en los acontecimientos conocidos como la noche triste y la batalla de Otumba (7 de julio de 1520):

“Asimismo se mostró valerosamente una señora llamada María de Estrada, haciendo maravillosos y hazañeros hechos con una espada y una rodela en las manos, peleando valerosamente con tanto furia y ánimo que excedía al esfuerzo de cualquier varón , por esforzado y animoso que fuese, que a los propios nuestros ponía espanto y, ansimismo, lo hizo la propia el día de la memorable batalla de Otumba, a caballo, con una lanza en la mano, que era cosa increíble en ánimo varonil, digno por cierto de eterna fama e inmortal memoria”
(Diego Muñoz Camargo. “Historia de Tlaxcala”, nota 2, pág. 221)

“En estos reencuentos [las batallas} se halló aquella Señora llamada María de Estrada, donde peleó con lanza a caballo como si fuera uno de los más valerosos hombres de mundo, como atrás queda referido»
(Diego Muñoz Camargo. “Historia de Tlaxcala”, pág. 227)

“No es bien señor Capitán, que mujeres españolas dexen a sus maridos yendo a la guerra; donde ellos murieren moriremos nosotras, y es razón que los indios entiendan que somos tan valientes los españoles que hasta sus mujeres saben pelear”
(
María de Estrada en Cervantes de Salazar)

“No teníamos otra mujer de Castilla en México sino aquella”
(Bernal Díaz del Castillo 258; cap. 128)

Además nuestra protagonista y su primer marido jugaron un papel destacado en la definitiva conquista de Tenochtitlan, ya que durante dos meses y medio ambos estuvieron coordinando desde el pueblo de Texcoco todo lo relacionado con la intendencia de las tropas del ejército de Cortés.

Tampoco se conoce prácticamente nada de la vida de nuestra protagonista en la década de los veinte del siglo XVI. Es de suponer que podría haberse quedado a vivir en Ciudad de México junto a su marido, pero no lo sabemos con seguridad.

La mayoría de los conquistadores especialistas en el siglo XVI americano dan por seguro que María de Estrada y su marido estuvieron entre los fundadores de la ciudad de Puebla en abril de 1531, llamada “de los Ángeles”.  Es sin duda uno de los primeros asentamientos españoles en América. El objetivo que tenía Cortés para la fundación de esta ciudad era asegurar con asentamientos españoles la ruta de ida y vuelta desde Veracruz hasta Tenochtitlan.

María de Estrada - Artehistoria
María de Estrada – Artehistoria

Meses después de su fundación, los habitantes de Puebla tuvieron que defender la ciudad recién creada del ataque de los indios Tetelecas hasta que consiguieron derrotarlos y convertirlos en vasallos del Virrey de México. María y su esposo fueron recompensados por esta victoria con una encomienda en Tetela, a 60 kilómetros al suroeste de Puebla.

María de Estrada tuvo que ser un personaje importante en la zona de Puebla en los años 30 del siglo XVI como muestra que fuera la elegida en un documento del año 1533 para mediar en una disputa entre los dominicos y el Obispo Zumárraga por la construcción de un monasterio en Tetela. En dicho documento, se recomienda que sea nuestra protagonista quien otorgue la licencia de construcción del monasterio.

Además el propio Cortés muestra su amistad hacia María y su marido en las siguientes palabras:

“Pero Sánchez Farfán era uno de los mayores amigos que yo en estas partes tenía y que perdí un deudo muy cercano y a su mujer soy en mucho amigo y, para las cosas que le tocaren, tengo de hacer cuenta que en lugar de su marido porque me sirvió muchos días y la tengo en lugar de hermana y digo esto para que sepáis en cuanto terné todo lo que por ella hiciéredes y que así lo digáis a todos esos señores. Bien creo que luego como murió su marido los oidores le quitarían los pueblos y los pornían en corregimiento porque así lo han hecho con todos los que mueren, a lo menos con aquellos que ellos piensan que son mis amigos, y recibe mucho daño su mujer, así por quitalle su principal mantenimiento como porque en el uno de ellos tenía la granjería de su hacienda”.

Nuestra protagonista muere aproximadamente en el año 1535 en Puebla (y no en 1550 como sugieren algunos desafortunados artículos en internet), como consecuencia de una plaga infecciosa que asoló la zona ese año. La última referencia a nuestra protagonista la tenemos en una carta de su segundo marido al virrey pidiéndole ayuda económica. En esa carta se menciona que María crio a dos hijas que eran de un anterior matrimonio de su primer marido  que ambas residían en Puebla y estaban casadas, una con Álvaro de Sandoval, conquistador, y la otra con Hernando de Villanueva. María no tuvo hijos.

La vida de nuestra protagonista inspiró la novela “María de Estrada” de la escritora mexicano-estadounidense Gloria Durán; y “María contra viento y marea” de la escritora mexicana Magolo Cárdenas

El programa radiofónico “La Rosa de los Vientos” dedicó una entrada a María de Estrada

Bibliografía

Cervantes de Salazar, F (1914): “Crónica de la Nueva España”. Madrid.

Delamarre, C y Sallard, B (1994): “Las mujeres en tiempos de los conquistadores”. Planeta. Barcelona.

Díaz del Castillo, B (1975): “Historia verdadera de la conquista de Nueva España”. Colección Austral, Espasa-Calpe, 3ª ed. Madrid.

Gómez-Lucena, E. (2013): “Españolas del Nuevo Mundo”. Cátedra. Madrid.

Muñoz Camargo, D. (1892) “Historia de Tlaxcala”. Linkgua S.L. Barcelona.

Pumar Martínez, C (1988): “Españolas en Indias: mujeres soldado, adelantadas y gobernadoras”. Anaya. Madrid.

Hugh, T (2015): “La conquista de México. El encuentro de dos mundos, el coche de dos imperios”.   Ediciones de bolsillo S.A. Madrid.

 

En la siguiente entrada continuaremos con el serial sobre la conquista de Norteamérica en el siglo XVI por parte de los españoles, con la exploración de las actuales Virginia y Carolina.

En cuanto a este serial, nuestra siguiente protagonista será Isabel Barreto. Isabel lideró  junto a su marido una de las expediciones más increíbles que realizaron los españoles.  Un viaje desde Lima hasta Manila pasando por varias islas del Pacífico.

Notas

↑ 1.Para seguir toda la ruta por México que hizo nuestra protagonista desde que partió de La Habana en febrero de 1519 y todo lo relacionado con la conquista del imperio Azteca ver las 4 entradas de este blog sobre la expedición de Hernán Cortés.
mm

Master en archivística por la UNED. Licenciado en Historia por la Universidad de Cádiz.

Especialista en Paleografia y Diplomática.

¿Qué te ha parecido?

(1 votos - Media: 4)