¿Reformar la Constitución política?

Como es sabido, por un lado la Constitución vigente fue sancionada en el gobierno del dictador Alberto Fujimori y es funcional a una economía social de mercado, que es una forma eufemística de decir economía neoliberal.

“Hay un mito de la república, del orden democrático y constitucional, que adormece las rebeldías y quiere ignorar la existencia efectiva de varios regímenes legales, de varios órdenes de derechos y obligaciones, fundados en intereses dispares de individuos y grupos particulares”1Salazar Bondy, Augusto (1969). Entre Escila y Caribdis. Reflexiones sobre la vida peruana. Lima:  Casa de la Cultura del Perú, p. 37 No sabemos si es hora de la reforma de nuestra Constitución. De lo que sí estamos completamente seguros es que es la hora del debate de la reforma de la Constitución. A puertas del bicentenario de nuestra república algunos constitucionalistas peruanos se preguntan si es o no pertinente reformar la Constitución vigente. Unos dicen que es urgente hacerlo […]

Pensar la Constitución política del Perú

Si toda ley remite en última instancia a la Constitución, esto es decir, se funda en la Constitución, ¿qué hacer cuando invocando la Constitución se asesina, se roba y se explota a gran escala?

Si toda ley remite en última instancia a la Constitución, esto es decir, se funda en la Constitución, ¿qué hacer cuando invocando la Constitución se asesina, se roba y se explota a gran escala? Una respuesta inmediata sería reformarla, como en efecto, algunos juristas sostienen. Pero si reparamos un momento en la respuesta, la siguiente pregunta sería, ¿es suficiente reformarla? Y si fuera así, ¿qué deberíamos reformar de la constitución? Y si fuéramos más impertinentes, ¿por qué deberíamos reformar la constitución?

Desfetichizar el pensar

Los valores con los cuales trabaja el pensar valen porque contribuyen a ensanchar la vida y a reducir la muerte en la medida de lo posible.

“Toda libertad, toda acción, toda filosofía […], presupone el estar vivo. Presupone por tanto, la posibilidad de la vida, en cuanto vida material, concreta, corpórea. Y esta posibilidad de la vida presupone el acceso a los medios para poder vivir”1Hinkelammert, F. & Mora Jiménez, H. (2005). Hacia una economía para la vida. San José: DEI, p. 22.. En uno de sus libros intitulado ¿Qué significa pensar? Martin Heidegger diagnosticaba en su momento: “lo que más merece pensarse es que nosotros todavía no pensamos; todavía no, aunque el estado del mundo se hace cada vez más problemático”2Heidegger, Martin  (2005). ¿Qué significa pensar? Madrid: Trotta, p. 16..  Siguiendo la interrogante que se plantea este filósofo intentaremos, no explicar lo que él pensaba […]

El Perú necesita indignación e imaginación

Lo que necesitamos hoy más que nunca es indignación e imaginación. Indignación para enfurecer el pensamiento frente a tanta injusticia e imaginación para avizorar posibles salidas.

“Hay sin duda en el Perú muchas razones para rebelarse, muchas causas para ser inconformista y negador; pero ninguna para hundirse en el tedio o en el aturdimiento del goce” Augusto Salazar Bondy Si nuestra derrota en la Guerra del Pacífico, como diagnosticó Gonzáles Prada hace más de un siglo, se debió a nuestro espíritu de servidumbre. Pues nuestra columna vertebral tendía a inclinarse frente al opresor. Del mismo modo hoy nuestra derrota en la lucha contra la corrupción política, la desigualdad social, la pobreza se debe a que nuestro  pensamiento tiende a la genuflexión. Nuestros intelectuales, de los que se espera que dediquen parte de su tiempo vital a pensar los problemas de  nuestra realidad no lo hacen. Si […]

Gobernar el Estado peruano a través del crimen

Es urgente que nos levantemos como pueblo y lo corrijamos con nuestro disenso. Al Estado de corrupción debemos oponerle el estado de rebelión. Si no, seremos cruelmente castigados.

La ley no es el único criterio normativo, ni el Estado es el fundamento de la política, sino la vida y el pueblo. Enrique Dussel Decía Michael Mann que el Estado es como la mafia, te ofrece protección de él mismo. En efecto, esto es cierto si a Estado le agregamos el adjetivo “corrupto”. Corrupción significa etimológicamente romper, desligar. Esto es desvincular al Estado de su sede originaria: el pueblo. No es que el Estado por constitución sea mafioso, sino que deviene en mafioso cuando se corrompe. El Estado entendido como el conjunto de instituciones que un determinado pueblo se da para producir y reproducir su vida, como toda creación humana es falible, en el sentido de que corren el […]

Descolonizar el derecho latinoamericano

La transgresión de la ley ha sido y sigue siendo muchas veces el único camino a seguir que hemos tenido los pueblos para conquistar derechos y para defender los ya ganados.

Los saberes no son neutrales. Son producidos en función de fines concretos. La misma suerte corre para el derecho. Esto lo sabía muy bien uno de los grandes filósofos del derecho moderno, Rudolf von Jhering, cuando nos dice que “el fin es el creador del derecho”. Pero, ¿cuál es el fin del derecho? Unos dirán que la justicia, otros que la libertad y la paz, etc. Para Kelsen, por ejemplo, el derecho tenía que ser puro e inmaculado y no ensuciarse con los problemas políticos y morales. Pero en lo que todos de algún modo podemos coincidir es, que el derecho nos conviene a todos porque es un criterio de orientación para solventar los conflictos sociales que escapan a la moral, como sugiere Habermas.