¿Hay un después de la pandemia para la educación institucionalizada?

La educación publica es una política fuertemente planificada o no es nada. Y lo que no que no es nada termina cooptado por el mercado de una u otra forma.

En Argentina los gremios docentes en linea con el gobierno y sus aliados sostienen y repiten con toda razón  que «los gobiernos– neoliberales- de Macri y Vidal fueron a la educación pública lo que la pandemia es a la economía. Hubo una enorme desinversión a nivel nacional, eliminaron las paritarias, intentaron bajarnos el salario, interrumpieron el programa Conectar Igualdad, redujeron la inversión de educación que antes representaba el 6.5 del PBI y pasó a representar el 4.8, interrumpieron los programas de formación y actualización docente, y además no invirtieron en las escuelas” (Baradel pagina 12 8/02/21)  (( Secretario general de SUTEBA sindicato de docentes mas grande del país. )) , sin embargo este lamento, justificado, esconde la incapacidad de todos […]

Y la educación ambiental… ¿para cuándo?

La exclusión de un presupuesto específico que garantice la acción compromete sin embargo la eficacia de la norma, lo mismo que la exclusión de los gremios docentes sujetos estratégicos de la educación ambiental

educación ambiental

Desde que el presidente Alberto Fernández hiciera público su alineamiento con la visión del Papa Francisco y que el ministro de Ambiente dijera públicamente que gobernarían con la Encíclica bajo el brazo, una nueva esperanza se abría para la siempre postergada institucionalizan de la Educación Ambiental (EA) una deuda que los gobiernos argentinos tienen con la sociedad hace muchos años y que paradójicamente el último gobierno neoliberal intentó saldar pero alineado con las lógicas de la economía verde, que significa profundizar el productivismo, incrementando el extractivismo, el recurso a la tecnología, el consumismo y entregando la gestión ambiental y la educación al mercado. Hace años nos preguntamos si una EA bajo estas premisas puede considerarse EA. Hay que asumir que […]

El problema es si escuchamos, el problema es entender. La pregunta es por la educación

En principio está claro que preservar y defender la presencialidad y la convivencia son aspectos fundamentales y cualitativos que no merecen discusión, por ser el componente que da sentido a la escuela en sí como dispositivo y al proceso de socialización que habilita.

el problema es entender

En entrada anterior decíamos que lo que tenemos que asumir y enfatizar teórica y prácticamente, es decir políticamente, es que la “nueva normalidad” es una etapa transicional, un momento bisagra del cambio de paradigma que no sabemos cuánto durará, ni sabemos que costos traerá aparejados, y que nos preocupaba especialmente la cultura y dentro de ella, la educación. Pues bien, sabemos que la cultura de presencialidad y masiva o grupal, aquella que se cierra como propuesta, como hecho cultural cuando la gente se junta, quedara muy postergada y será de las últimas actividades que regresen cuando sea posible, por mientras, sin embargo, muchas artes se las ingenian para aprovechar los recursos virtuales y ensayar nuevas formas y formatos de crear, […]

Especulaciones trasnochadas del encierro pandémico

Todas las certezas entre paréntesis y algunas tímidas propuestas de cambio.

Especulaciones trasnochadas del encierro pandémico

Ha pasado tiempo desde mi último posteo, y no es que no tuviese ganas, o un poco si, ni que no hubiese material sobre lo cual escribir y opinar, muy al contrario, mis ganas fueron rebasadas por una marea informativa polifónica   mayormente interesada, como suele ser, que en lugar de contribuir a aclarar la o las situaciones que la pandemia nos ha puesto en el menú cotidiano, solo contribuyeron a revolver más los ríos de la incertidumbre, como suele ser. Por ello opte por llamarme a silencio y desensillar hasta que aclare antes de agregar una irrelevante y subjetiva opinión más a la coyuntura informativa expandida y magnificada por el encierro. No obstante reconozco haber hecho varios intentos y en […]

Para una renovada visión de la Educación Ambiental en clave latinoamericana, recuperar la diversidad, valorar la interculturalidad.

La exclusión es directamente proporcional a la hegemonía alcanzada por el pensamiento único surgido y cultivado en una pequeña región del mundo e impuesto progresiva y avasalladoramente al conjunto de las culturas.

Educación ambiental

Dadas las evidencias públicas y validadas científicamente en los respectivos últimos informes del estado del planeta, los ciclos biogeoquímicos, la naturaleza y los procesos esenciales para la vida((Para mas datos y precisiones ver https://www.ipcc.ch/site/assets/uploads/2019/08/2019-PRESS-IPCC-50th-IPCC-Session_es.pdf;  https://www.ipcc.ch/languages-2/spanish/;  https://www.cbd.int/cop/cop-14/media/briefs/es/cop14-press-brief-ipbes-es.pdf; https://www.ciudadsostenible.eu/informe-geo-6-de-la-onu-estamos-al-borde-del-colapso-ambiental/;  https://www.unenvironment.org/es/resources/perspectivas-del-medio-ambiente-mundial-6)), sobra explicar porque la Educación Ambiental es una prioridad educativa en este momento. Pero además la Educación Ambiental desde hace mucho tiempo es una demanda que la sociedad sin distinción de sectores le plantea a la educación institucionalizada. También hay que mencionar que es principio del constructivismo pedagógico, que ha marcado la pedagogía desde las ultimas décadas del siglo XX hasta ahora, el que los contenidos de la enseñanza sean “significativos”, es decir que estén vinculados con la realidad, más específicamente con […]

Argentina 2020. La educación pública frente a la crisis ambiental: de la inercia al agenciamiento

La educación pública debe permitirse ese salto cualitativo que supone conectar la ciencia ética con la justicia social y ambiental y la recreación de la democracia y tomar posición, es decir acción, poniendose a la vanguardia.

Educación pública frente a la crisis ambiental

Imperturbable, el nuevo gobierno argentino avanza entre presiones externas, lobbies internos, cobro de apoyos, pase de facturas, demandas sociales sectoriales, compromisos políticos y económicos legítimos e ilegítimos y no pocos ataques anticipados de sectores reaccionarios y clases medias alienadas que revelan su previsible reacción de definirse un rumbo clara y definitivamente orientado hacia las mayorías. Mantener el aplomo en ese marco y en la compleja coyuntura mundial no es poca cosa. La pregunta es cuanto podrá mantener el equilibrio entre tantos factores para pasar a definir su proyecto con franqueza, pues si bien la política tiene mucho de acrobacia, el equilibrismo no puede constituir en sí mismo un proyecto. Precisamente si de hacer equilibrio hablamos, uno de los frentes duros […]