Transitar la formación básica del todo ajenos a la crisis civilizatoria

El Cambio Climático va siendo incontrovertible, pero todavía no lo suficiente como para que las sagradas escrituras curriculares admitan incluirlo no marginalmente.

educación sin conocer el Cambio Climático

“Terminar la ESO sin conocer el Cambio Climático” es el título de un artículo interesante que analiza el problema que significa que los estudiantes secundarios atraviesan toda esa etapa de formación sin enterarse de que va este suceso. Tomamos del mismo algunos párrafos entre comillas para nuestra siguiente reflexión. El mismo se centra en España pero el análisis es válidamente extensivo al menos para toda la educación de habla hispana. Es decir, para todos los sistemas educativos de Iberoamérica. Y sin más afirma: “El sistema educativo permanece callado y ajeno a esta realidad (cuando no invisibilizando y mintiendo acerca de ella). Es cierto, no solo se aprende en la escuela, pero resulta llamativo que se pueda terminar la Educación Secundaria […]

Es hora de aceptar que la educación ambiental es un problema político

La Educación Ambiental, aún en sus versiones más instrumentales, interpela esa situación inevitablemente porque su preocupación remite siempre al meollo de la crisis, en su origen, hace las veces de relato de la genealogía de una manera de actuar, un pensamiento, una lógica de habitar el mundo que ha terminado por destruirlo.

educación ambiental es un problema político

Sostengo desde hace tiempo que la educación ambiental se ha convertido en un problema político de primer orden, pero invisibilizado. La educación ambiental o eso que así es llamado, pero que tiene diferentes nombres según quien se refiera a ella y desde donde, es probablemente el componente más requerido en todas las sociedades como instrumento de transformación hacia la sustentabilidad. Si hay algún ámbito de la vida social que sostenga su ethos en la utopía, ese es indiscutiblemente el educativo. Pero la utopía no es inherentemente ambigua y la sustentabilidad sí ha devenido esencialmente imprecisa, quizás porque precisarla no conviene a los intereses de los poderes capitalistas cuya fuente de reproducción es la perpetuación de un escenario insustentable. La invocación […]