Un nuevo gobierno, estructuras viejas

El número de personas que han muerto siguen siendo alarmante y elevado, sin embargo, son las mujeres las victimas más visibles de estas luchas, al estar directamente en contacto con el conflicto y la defensa del territorio.

Cuando el movimiento por la liberación de la mujer afirmó que: lo personal es político, estaban dirigiendo la atención hacia una cuestión que aún hoy merece la pena señalar; siendo que, en cada una de las acciones, decisiones y relaciones más íntimas de nuestra vida hay política y sobre todo política de género.
(Connell & Pearse, 2015)

Cuando pensamos los problemas en un mundo globalizado, muchas veces se hace indispensable ubicarnos en contextos específicos de los acontecimientos, para así entender las diversas conflictividades que giran entorno a lo social, económico, político y cultural. Labor que podría llegar a ser un tanto compleja sin la adecuada guía, dada la multiplicidad y complejidad de los fenómenos existentes. Y es que, con los años terminas afincando con vehemencia ideas que en algún momento rondaban tu cabeza y que quizás se hacían lúcidas a medida que interaccionabas en contextos, espacios y personas diferentes.

Recientemente terminé de leer, una de esas obras que vienen siendo consideradas por la literatura contestataria como un referente para entender el mundo que nos rodea. El libro titulado: Género desde uma perspectiva global, de las autoras Rebeca Pearse y Raewyn Connell con la traducción al castellano de Arantxa Grau y Almudena Saurin, es de esas obras, que llegan por recomendación, precisamente fue gracias a una colega en el curso de sociología de la familia desde una perspectiva multidisciplinar, impartida por la Dra. Paula Campos Pinto de la Universidad de Lisboa, en donde pude tener acceso al mismo. Connell y Pearse nos presentan un recorrido por los imaginarios y luchas feministas de la historia empezando por Sor Juana Inés de la Cruz, pasando por Vandana Shiva, hasta llegar a Maria Lugones entre muchísimas otras escritoras de principio de siglo. Nos hace reflexionar en el cómo, cuando, dónde, con quienes, y el porqué de los miles de acciones muchas veces superficiales e imperceptibles que se manifiestan en la cotidianeidad de formas muchas veces irreflexas, que luego se transforman en acciones particularizadas y en lo que se va construyendo como sujeto de dominancia.

Conflicto ambiental a ultranza.

En los últimos años se han desarrollado fuertemente movilizaciones hacia el pensamiento ambiental y la participación de los grupos sociales, las mujeres corresponden a un sector poco visibilizado en cuanto al papel que tienen dentro del ecosistema y la lideranza ambiental. Sin embargo, son muchas las que mantienen la lucha, por encima hasta de su propia vida, como son los casos de Berta Cáceres en Honduras, Emilsem Manyoma en Colombia, Leonela Tapdasan en Filipinas, Laura Leonor Vásquez en Guatemala y la lista podría continuar, si contabilizamos a los hombres también muertos por la defensa del territorio, frente a los modelos extractivistas y de expolio de las commodities a nivel mundial.

El número de personas que han muerto siguen siendo alarmante y elevado, sin embargo, son las mujeres las victimas más visibles de estas luchas, al estar directamente en contacto con el conflicto y la defensa del territorio. Si bien, este no es el único tema en la cual se centra la discusión del libro, se convierte en un eje central en la discusión sobre la relación entre el cuidado del ambiente y la participación de la mujer como conocedora y guardiana del conocimiento ancestral, hoy día bastante olvidado por la colonización y la occidentalización del pensamiento. Muchas de las experiencias sobre este tema lo encuentro identificable en las mesas de trabajos técnicas y burocratizadas de los ministerios, cualquier que sea, en donde la poca o nula participación femenina comunitaria es visible, y no es porque no quieran las mujeres participar, es porque las estructuras en su contexto no favorecen el proceso de vincularlas a la tomas de decisiones, especialmente en los temas de desarrollos locales, y es que el tema de género y la participación ciudadana, propuestas en las agendas de Estado a menara de integración viene siendo como una muletilla en donde los tomadores de decisiones no consiguen entenderla (o no quieren) y mucho menos encajarla dentro de los planes programáticos de las instituciones, especialmente las relacionadas con el ambiente.

Antes de la presentación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, en el 2015, Panamá contaba con la ley N.4 del 29 de enero de 1999, “por la cual se instituye la igualdad de oportunidades para las mujeres”, con el objetivo de desarrollar la política pública antidiscriminatoria de género por parte del Estado, esto quiere decir que desde el aspecto de la legalidad había un instrumento que determinaba el camino, sin embargo, para conseguir un consenso y una legitimidad las estructuras faltaban ser creadas desde las instancias institucionales.

Hoy día…

Se presentan escuetos adelantos en aspectos de igualdad, sin embargo, continúan siendo lentos y desiguales, el mejor ejemplo a la fecha es la configuración de la estructura ministerial para el nuevo gobierno que tomará posesión el 1 de julio del 2019, y que durante los próximos 5 años regirá las riendas de la nación panameña. De los 7 ministros que hasta la fecha han sido anunciados solo hay una mujer, que fungirá como ministra de trabajo y desarrollo laboral, toca esperar que los siguientes nombramientos, contemplen la vinculación de más mujeres, y quizás ni así consigan la paridad que tanto se busca en el equipo de trabajo mayormente masculino, paridad que fue una promesa de campaña electoral en su momento. Toca un trabajo arduo, dejando de lado, situaciones de oportunismo, revanchismo que muchas veces limita y retrasa cualquier empuje colectivo de las organizaciones sociales, empezar, continuar o mejorar el trabajo político ya existente, o buscar alternativas ante las carencias, que de por si son muchas y los métodos escasos.

Bibliografía

Pearse, R., Connell R., (2015). Género desde una perspectiva global, Madrid, Universitat de Valencia.

https://www.undp.org/content/undp/es/home/blog/2018/in-defense-of-nature-women-at-the-forefront.html

mm

Licenciado en sociología por la Universidad de Panamá, Diplomado en Políticas Públicas por la Konrad Adenauer Stiftung de Alemania y la Asociación Civil de Estudios Populares de Argentina.

Maestrando en el Instituto Superior de Ciências Sociais e Políticas ISCSP de la Universidad de Lisboa. 

¿Qué te ha parecido?

[2 votos - Media: 5]