Un fantasma recorre América Latina

Somos racionales, pero también pasionales, y que hemos tomado la decisión de correr el riesgo de equivocarnos. Porque llevamos 200 años sufriendo sus racionalidades y sus certezas.

América latina y las movilizaciones
América latina y las movilizaciones

Un fantasma recorre América Latina. Todas las fuerzas del mercado (capitalista) total se han unido en su contra. Mercaderes como Mauricio Macri y Sebastián Piñera. Militares como Jair Bolsonaro. Literatos como Mario Vargas Llosa. Este último ya había alertado que se trataría de una “enfermedad” que amenaza con retornar a América Latina a la barbarie.

Sebastián Piñera no ha dudado en declararle la guerra. Sin embargo, ha advertido que se trata de “una guerra contra un enemigo poderoso”. Su esposa aterrorizada ha exclamado: son “como una invasión… alienígena”.  Seres extraños, raros y peligrosos para las buenas costumbres y la tranquilidad de la que está habituada a disfrutar la gente presuntamente culta, bondadosa y humanitaria que gobierna los países de América Latina desde hace 200 años.

No obstante, los alienígenas  –según la descripción de la esposa de Piñera– han aclarado en seguida que han salido a las calles para luchar contra la desigualdad económica, contra la pobreza, contra un sistema de salud precario, “contra una educación de mierda donde solo los que tienen dinero quedan arriba”. Asimismo, han agregado que estuvieron callados mucho tiempo y que pese ello la mierda sigue en el país al que  pertenecen… Pero prometen convertir el miedo en rabia y la rabia en lucha hasta sacar a Piñera del gobierno.1Palabras de una adolescente chilena cuestionado las políticas públicas de Sebastián Piñera.  https://www.laizquierdadiario.com/Emotivas-palabras-contra-la-represion-en-Chile-durante-una-funcion-teatral.

Es irrefutable. La lucha se ha desatado. Estamos en guerra. Es la guerra del capital contra los medios de vida. Mejor dicho contra la vida. Porque “si me impiden los medios con que vivo, me quitan la vida entera” –decía Shylock, el personaje de El mercader de Venecia–. Pero no es que la guerra haya empezado ahora.  Muchos países de América Latina vivimos en Estados de guerra desde hace 200 años. Hemos sido extraños y bárbaros para las oligarquías que nos han gobernado. Y, por ello una amenaza para sus intereses.

Pero, ¿quién ese fantasma, bárbaro o alienígena que atemoriza tanto a las oligarquías de América Latina? Es el pueblo. Y, ¿quién es el pueblo? Llamamos pueblos si de lucha se trata –para decirlo con Fidel Castro–, a los 42,5 millones de personas que actualmente en América Latina pasan hambre; a los 34 millones de personas que no tienen acceso a agua potable y el saneamiento; al 30% de la que población que no tiene acceso a la salud. Llamamos pueblo a los millones de personas que son excluidas del orden legal vigente por razones de género, raza, clase social: LGTBI, pueblos indígenas, afros, campesinos. En suma, llamamos pueblo –siguiendo a Antonio Gramsci– al bloque social de los oprimidos, explotados, excluidos de nuestra historia.

Además, si de lucha se trata, llamamos pueblo –siguiendo a Marx– a los que se niegan a volver la espalda a los suplicios de la humanidad y ocuparse nada más que del propio pellejo2Decía Carlos Marx: “si se quiere no ser más que animal, se puede, naturalmente volver la espalda a los suplicios de la humanidad y preocuparse nada más que del propio pellejo”.. Los miles de mujeres y hombres que no son indiferentes al sufrimiento y al dolor producido por el orden vigente. Los que creen en lo que el pueblo cree: la justicia social y la igualdad. Y, están dispuestos, como el Che Guevara, como Camilo Torres, como Chico Mendes, como Eva Perón, como Salvador Allende, como Rigoberta Menchú, como Berta Cáceres, como Máxima Acuña a jugarse la vida por alcanzarlo.

Los considerados una enfermedad peligrosa, los apestados, los alienígenas, los bárbaros, los vándalos. Los irracionales. A los que – como dijo Carlos Mesía Ramírez, expresidente del Tribunal Constitucional del Perú– no se les debe hacer caso porque se equivocan. Esos somos el pueblo según la visión de la oligarquía que ha gobernado nuestros países desde hace 200 años.

Ha llegado el tiempo de que le aclaremos que no somos la enfermedad sino la cura, que no somos los apestosos sino “rico perfume”, que no somos alienígenas sino familia, que no somos bárbaros ni vándalos sino humanos, demasiado humanos. Que somos racionales, pero también pasionales, y que hemos tomado la decisión de correr el riesgo de equivocarnos. Porque llevamos 200 años sufriendo sus racionalidades y sus certezas. Y, no queremos que se equivoquen.

En nuestro tiempo. Ahora o nunca: ¡Pueblos de toda América Latina uníos! La vida está en peligro. ¡El peligro se llama capitalismo!

Notas   [ + ]

1.Palabras de una adolescente chilena cuestionado las políticas públicas de Sebastián Piñera.  https://www.laizquierdadiario.com/Emotivas-palabras-contra-la-represion-en-Chile-durante-una-funcion-teatral.
2.Decía Carlos Marx: “si se quiere no ser más que animal, se puede, naturalmente volver la espalda a los suplicios de la humanidad y preocuparse nada más que del propio pellejo”.
mm

Egresado de la maestría en Derecho Constitucional y Derechos Humanos (UNMSM-Perú). Abogado. Bachiller en Filosofía.

Director del Centro de Estudios Disenso.

¿Qué te ha parecido?

(9 votos - Media: 4.8)