Un fantasma ha salido del clóset: apuntes para entender el movimiento LGBTTTIQA en México

La primera vez que la homosexualidad fue colocada en la esfera pública fue en 1901, cuando se detuvo una fiesta en la Ciudad de México en donde 41 caballeros se encontraban bailando.

Un fantasma ha salido del clóset: apuntes para entender el movimiento LGBTTTIQA en México
1 (20%) 1 voto
LGBT

El movimiento Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transexual, Transgénero, Intersexual, Queer, Asexual (LGBTTTIQA) se encuentra presente en la mayoría de las sociedades occidentales, sean estás desarrolladas o en vías de desarrollo. No obstante, lo que es menester identificar son los elementos que le han dado paso por el mundo de la vida para llegar a la incidencia política con la finalidad de establecer transformaciones jurídicas, sociales y culturales para la aceptación de la diversidad y la pluralidad.

LGBT
Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Wikiproyecto:LGBT

Es por ello, que en esta ocasión se analizarán los elementos más relevantes de este movimiento en el caso mexicano, con el fin de concretar no sólo cómo este sector de la población ha obtenido logros como el matrimonio igualitario o la adopción, sino en identificar qué ha potenciado este tipo de cambios en un continente (Latinoamérica) que de acuerdo con Jordi Díez (2011, 2018) se ha caracterizado históricamente como católico y machista y sin embargo es en donde se han hecho los cambios más importantes en materia de Derechos Humanos e inclusión de la diversidad (sexual).

Una precisión: Occidente y los Muxes

La noción y origen del movimiento LGBTTTIQA proviene de una lucha emanada de Occidente. Sin embargo, esto no significa que la lucha o aceptación de la diversidad sexual no se encontrara antes. De hecho, en el caso mexicano las cosmovisiones de la diversidad cultural derivado de la historia propia del país muestran que en algunos lugares ya era identificado e incluso aceptado. Tal es el caso de los Muxes, en Juchitán de Zaragoza, en el estado de Oaxaca; allí, ellos son identificados como el tercer género, por lo que cumplen una función social y están insertos en la vida cotidiana de esa zona bien delimitada y cohesionada socialmente.

Así, la lucha del movimiento LGBTTTIQA tiene desarrollo en Occidente, particularmente en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, aunque es importante hacer noción de este antecedente histórico, social y político.

Una sociedad posmoderna

La reivindicación que promueve el movimiento LGBTTTIQA tiene sus raíces en el cambio social que emana de la posmodernidad, es decir, de un cambio en el contexto social y político: por un lado, la sociedad comienza un proceso de cuestionamiento de los grandes relatos formados por las estructuras políticas y religiosas (Lefebvre, 1972); por otro lado, se da un desplazamiento del Estado en sus funciones sustantivas para reducir su función a un regulador de los cambios en la vida social (Millé, 2018).

Estos grandes cambios se presentan en Occidente en la década de los años sesenta del siglo pasado: sea el mayo francés, la revuelta estudiantil en México o la Revolución en Praga (todos en 1968), estos casos se vuelven la coyuntura social en la que se reivindica al individuo como eje rector.

Es justamente en la década de los años setenta en que el movimiento LGBTTTIQA en México aparecerá a partir de un proceso de reivindicación identitaria, lo cual hace de este movimiento, la igual que el feminista y el ambientalista, entre otros, en los nuevos movimientos sociales (Santamarina, 2008) ya que no luchan en la base material o de clase, sino que superan esa condición para dar paso a una lucha por la identidad plural y diversa. Esto no quiere decir que el movimiento obrero y campesino hayan desaparecido, más bien es una perspectiva desde donde se libra la lucha; ya no en el plano entre clases, sino dentro de las clases.

La esfera política: los derechos humanos

El caso mexicano adquiere relevancia porque la capital de México se convirtió en la primera ciudad en Latinoamérica en realizar la modificación jurídica para la legalización del matrimonio igualitario (Díez, 2018). El encuadre político que se dio entre el movimiento y la llegada al poder de la izquierda en la capital hizo que la lucha se materializara en la hoy Ciudad de México a través del discurso sobre los Derechos Humanos.

De acuerdo con Jordi Monferrer (2010: 16), “en las sociedades postmodernas, inducir y consolidar un cambio sociocultural amplio no es posible sin la participación del sistema político como productos de decisiones vinculantes que estimulan, dirigen y legitiman cambios”, por lo que la incidencia política del movimiento y el cambio de ideología en la capital mexicana dio paso a la configuración de este cambio en la política moral.

Si en otros países como Argentina, Brasil y Colombia, la aprobación del matrimonio igualitario se dio de manera nacional, en el caso mexicano se realizó de manera fragmentada por el tipo de facultades y atribuciones que poseen los diferentes niveles de gobierno (municipal, estatal y federal) ya que es en el estatal en donde recae la legislación del matrimonio en sus Código Civil.

Así, la izquierda a través de los derechos humanos logró establecer el matrimonio igualitario como una necesidad ante cambios propios derivados de la sociedad. Ante estos derechos, inalienables para cualquier individuo, el matrimonio se concretó en la capital del país.

Una línea transversal: los medios de comunicación

Ante una sociedad cambiante y una esfera política que insertaba los derechos humanos inalienables para los sectores de la diversidad sexual, los medios de comunicación se convirtieron en un factor transversal ya que fueron a través de ellos que la diversidad sexual se colocó en la esfera pública como tema y como problema (en su sentido de atención política). La primera vez que la homosexualidad fue colocada en la esfera pública fue en 1901, cuando se detuvo una fiesta en la Ciudad de México en donde 41 caballeros se encontraban bailando, varios de ellos usando prendas femeninas, lo cual puso por primera vez en el México Independiente la homosexualidad fuera del espacio íntimo y privado donde se había mantenido debido al Estado rector/represor y la sociedad anquilosada en los grandes relatos.

Portada de la Gaceta Callejera
Figura 1: Portada de la Gaceta Callejera, 20 de noviembre de 1901. Fuente: Baltazar, 2018.

No obstante, en ese momento no se constituyó el movimiento en México porque no se encontraban los otros dos factores presentes. Fue hasta enero de 1971 en que en una nota periodística se despidió a Fernando Virgotto por presuntos comportamientos homosexuales, lo cual derivó en que un grupo de intelectuales se dieran a la tarea de teorizar sobre la liberación sexual. Es a partir de allí que el movimiento LGBTTTIQA comenzará a trabajar en la clandestinidad y tendrá sus apariciones en la sociedad durante las conmemoraciones políticas y sociales nacionales (como las marchas en conmemoración de la matanza estudiantil en México durante 1968) e internacionales (la conmemoración de la Revolución Cubana).

Así, los medios de comunicación han tenido un papel importante que es importante tomar en consideración durante el movimiento LGBTTTIQA en Latinoamérica.

A manera de conclusión

Como se pudo observar, el desarrollo del movimiento LGBTTTIQA en México responde a la conjugación de tres elementos: la sociedad posmoderna, la incidencia política y los medios de comunicación. La aceptación de la diversidad sexual se ha hecho presente en México a raíz de la diversidad cultural; el caso de los Muxes es un ejemplo de esta pluralidad y aceptación.

Finalmente, el movimiento LGBTTTIQA es un movimiento que emana en las sociedades Occidentales, por lo que análisis y contextualización se da en cada caso particular a través de la identificación e interacción de los elementos que en este breve apartado se han examinado.

Bibliografía

Baltazar, E. (23 de Junio de 2018). El baile de los 41: la escandalosa fiesta gay que sorprendió a México a principios del siglo XX. Obtenido de Infobae: https://www.infobae.com/america/mexico/2018/06/23/el-baile-de-los-41-la-escandalosa-fiesta-gay-que-sorprendio-a-mexico-a-principios-del-siglo-xx/

Díez, J. (2011). La trayectoria del movimiento Lésbico-Gay en México. Estudios Sociológicos, 687-712.

Díez, J. (2018). La política del matrimonio gay en América Latina. México: FCE.

Lefèbvre, H. (1972). La vida cotidiana en el mundo moderno. Madrid: Alianza Editorial.

Millé, C. (2017). Dependencias, raíces ante la incertidumbre. Berlín: Academia Española.

Monferrer Thomas, J. M. (2010). Identidad y cambio social. Madrid: Egales.

Santamaría Campos, B. (2008). Movimientos sociales: una revión teórica y nuevas aproximaciones. Boletín de Antropología Universidad de Antioquia, 112-131.

  • Anteriores posts
mm
Autor

Estudiante en Maestría en Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Formado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e Ingeniería Agrónoma, Especialización en Sociología Rural en la Universidad Autónoma Chapingo (UACh).

Perfil en academia.edu