Transgresoras. Un recorrido por la poética feminista latinoamericana

Cuando leo y escucho que el feminismo se ha convertido en una “moda” y un “negocio”, pienso en las tantas poetas que aún encuentran dificultades para publicar.

Transgresoras - Esther Pineda
Transgresoras - Esther Pineda

Recientemente en el marco de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, fue publicado por la editorial Milena Caserola el libro “Transgresoras. Un recorrido por la poética feminista latinoamericana”, el cual se propone desmitificar la poesía producida por mujeres para las mujeres, y persigue visibilizar las voces de las mujeres inconformes, hastiadas, incomprendidas, incómodas, insatisfechas, inoportunas, irreverentes, incorregibles e incontrolables, de aquellas que escaparon del mandato patriarcal.

Esta inédita y transfronteriza reunión feminista de la cual tengo el gusto de ser anfitriona, cuenta con la obra de las poetas Daisy Zamora (Nicaragua), Kyra Galvan (México), Guisela López (Guatemala), Silvia Cuevas Morales (Chile), Yolanda Arroyo Pizarro (Puerto Rico), Karina Vergara Sánchez (México), Regina José Galindo (Guatemala), Flor Codagnone (Argentina), Jhoana Patiño (Colombia) y Oriette D’Angelo (Venezuela); prólogo de la socióloga y doctora en ciencias sociales Karina Bidaseca, y el arte de las artistas visuales María Laura Vásquez y Andrea Trotta.

No obstante, el feminismo que no deja de ser polémico. En los últimos días desde que inició la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, varios medios de comunicación han reseñado con sorpresa que el feminismo ha inundado la feria y, que este año el feminismo se ha convertido en el tema central de esta fiesta de la palabra. Esto ha generado diversas respuestas, hay quienes han celebrado y acompañado genuinamente este hecho, pero también hay quienes lo han cuestionado, afirmando que el feminismo se ha convertido en una “moda” y en un “negocio”.

TransgresorasCuando escucho y leo esto, pienso en “Transgresoras” en el esfuerzo de leer y biografiar a las autoras, de comprenderlas en su contexto histórico y social, de reunirlas, y lo menos a lo que me remiten es a una “moda”, por el contrario, me hace pensar en los inicios del feminismo. La querella de las mujeres en el siglo XVII, que intentaba develar las inequidades a las que se encontraban expuestas las mujeres en la sociedad; ejercicio de denuncia que se realizaba a través del uso público de la razón, en los llamados salones donde bajo el pretexto del entretenimiento se debatían asuntos importantes.

Cuando dicen que el feminismo se ha convertido en una “moda” y un “negocio”, pienso en los inicios de la poesía feminista, en la boliviana Adelia Zamudio quien en 1903 ya escribía “Tan inepto como fatuo, sigue él siendo la cabeza, porque es hombre”, esto le costó vivir y morir en la pobreza. Pienso en la argentina Alfonsina Storni, quien escribía “Tú me quieres alba, me quieres de espumas, me quieres de nácar”, deseo patriarcal al cual ella respondía afirmando “Yo soy como la loba, quebré con el rebaño, y me fui a la montaña”, y “Oveja descarriada, dijeron por ahí, oveja descarriada, los hombros encogí”; si bien Alfonsina hoy es aclamada gran parte de su vida fue repudiada, cuando su madre le preguntó en 1916 cuantos libros había vendido, ella le respondió “muy pocos mamá, dicen que soy una escritora inmoral”. También pienso en la poeta venezolana María Calcaño, quien en 1935 escribía “Como van a verme buena, si me truena la vida en las venas”, desafío al mandato de la feminidad que le ganó el rechazo de su obra y la persecución a su persona, obligándola a exiliarse.

Cuando leo y escucho que el feminismo se ha convertido en una “moda” y un “negocio”, pienso en las tantas poetas que aún encuentran dificultades para publicar, quienes pierden el impulso de escribir ante el rechazo de sus obras en el ambiente literario, en cuanto molesta que las mujeres salgamos del silencio, que se nos esté publicando, que se nos esté leyendo, pienso en como aún, nuestra irrupción y participación en los espacios sigue siendo transgresora…

mm

Socióloga, Magister Scientiarum en Estudios de la Mujer, Doctora y Postdoctora en Ciencias Sociales egresada de la Universidad Central de Venezuela.

Fundadora de EPG Consultora de Género y Equidad. Escritora y columnista en diversos medios de comunicación venezolanos y extranjeros.

¿Qué te ha parecido?

(4 votos - Media: 5)