Tasa de desempleo, desglosada por sexo, edad y personas con discapacidad en Argentina

Las personas con discapacidad fueron perdiendo espacios y prestaciones en aras de un economicismo cada vez menos humano.

Tasa de desempleo en Argentina
Tasa de desempleo en Argentina

Trabajar es una necesidad humana, no solo porque permite obtener ingresos para la subsistencia, sino porque es una fuente de desarrollo y satisfacción personales. Para trabajar, las personas deben poseer un conjunto de conocimientos, experiencias, capacidades y posibilidades, a partir de los cuales puedan identificar sus propios obstáculos y valorar sus saberes y habilidades. En tal sentido se debe considerar que las personas con discapacidad también deben tener la oportunidad de desarrollarse como personas mediante su inserción en la actividad laboral. Por lo tanto, se debe promover la inserción laboral y de este modo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad mediante su capacitación y formación, y de este modo favorecer su inserción social y laboral, como así también contribuir al mejoramiento de su situación económica pues la mayoría de las personas son de escasos recursos económicos. “(…) El índice de desempleo de las personas con discapacidad es de un 75% y casi el 44% de esas personas son «cabeza de hogar». (…)” (Infobae, 09/08/2017) Esta dificultosa situación económica será “la punta del iceberg” de muchas otras situaciones desfavorables que se irán sucediendo en cadena, como falta de acceso a la educación, salud, etcétera.

La entrega de equipos y computadoras en las universidades, no es suficiente, se deben celebrar acuerdos de pasantías, a modo de inserción laboral y reconocimiento de capacidades laborales, y compromisos de las universidades y el sector tanto público como privado, también se debería tener en cuenta que el cupo de empleos del 4 por ciento que establece la ley nacional 25.699 se debe cumplir en la asignación de ayudantías de catedra tanto rentadas como ad honorem.

“Las cifras son elocuentes: para las personas con discapacidad en la Argentina, el derecho a un trabajo es uno de los más vulnerados, tanto que solo un 32,2% de esta población en edad laboral logra acceder a un empleo. Los más afectados son los jóvenes de hasta 29 años, se trata de una situación crónica y con una marcada brecha entre hombres y mujeres. (…)” (La Nación, 03/12/2018)

“De aquel 32,2% que consiguió ingresar al mundo laboral, el 66% se desempeña en el sector privado y el 34%, en el público. El 49,4% son empleados, el 40,5% trabaja por cuenta propia, el 6,8% se ocupa en el ámbito doméstico y el 3,3% es patrón.” (La Nación, 03/12/2018)

Con mucho asombro puede verse como las personas con discapacidad fueron perdiendo espacios y prestaciones en aras de un economicismo cada vez menos humano. En este sentido, el trabajo debe ser considerado como una contribución a la propia valoración personal y a elevar la autoestima de los beneficiarios, colocándolos como sujetos activos de su propia transformación personal, su propio progreso, bienestar económico.

mm

Lic. en Ciencia Politica por la Universidad Nacional de La Rioja (UNLaR), Argentina.

Investigador de la Universidad Nacional de Cordoba (UNC), Argentina.

¿Qué te ha parecido?

(0 votos - Media: 0)