Rugby, corporalidad, masculinidad y muerte en Argentina

El rugby puede rasgarse las vestiduras por otros valores compañerismo, solidaridad grupalismo que en realidad terminan siendo valores para su endogrupo y no valores sociales, no hay valores para el resto de la sociedad, el endogrupo lo es todo, el grupo se transforma en manada.

Rugby, corporalidad, masculinidad y muerte en Argentina
Rugby, corporalidad, masculinidad y muerte en Argentina

Hace unas semanas atrás se conoció la triste noticia y el video de un grupo de jóvenes jugadores de rugby que golpearon hasta matar a un joven en la ciudad balnearia de Villa Gesell en Argentina. El hecho conmocionó a la ciudadanía argentina por la brutalidad del incidente producido luego de que los protagonistas fueran sacados de un local bailable y esperaron a que saliera la victima para propinarle la feroz golpiza en manada de entre 7 a 10 personas.

Este hecho puso en cuestión la actitud violenta formada y fomentada por la practica y la cultura del rugby, la cual se encuentra impregnada de valores machistas, narcisistas, de una corporalidad que hace culto a la fuerza, el imponerse mediante el poderío físico y el gran tamaño entre otras cuestiones. Mucho se ha debatido al respecto de si el deporte mismo forma personas violentas, lo cual dejaremos para el análisis de los psicólogos, pero ¿Qué hay de las conductas grupales? ¿Cómo el juego puede formar personas violentas por sus propias reglas? Intentaremos dar algunas opiniones al respecto. Es sabido que el rugby se considera un deporte elitista, no tanto porque la practica del deporte en si misma sea costosa por sus implementos (solo necesita una pelota ovalada), sino porque el rugby no se juega en canchas abiertas, ni en plazas, se juega en clubes sociales con una cuota bastante elevada la cual puede ser costeada por practicantes de clase media alta o superior. Entrar en esos clubes es entrar en una elite social.

Practicar rugby es ser rebelde, es practicar algo que va contra la lógica de los deportes convencionales. La pelota es ovalada (en cualquier otro deporte es redonda) la dinámica del juego se desarrolla pateando la pelota afuera o al campo contrario (en otros deportes se trata de no sacar la pelota del campo de juego y de pasarla a un compañero), solo se admite pasar la pelota hacia atrás (en cualquier otro deporte vale pasar la pelota hacia adelante) y finalmente y muy controversial y a contramano de los demás deportes en el rugby el contacto físico extremo no está penalizado (en cualquier otro deporte el contacto físico es penalizado), es más, forma parte de la lógica del juega, chocar y derribar oponentes para llegar a apoyar la pelota tras la línea contraria. Vale todo menos ser desleal ni tomar ventajas de ciertas situaciones (no adelantarse de la línea, no tocar la pelota cuando esta por ser jugada por el rival, etcétera) pero en cuanto a contacto físico y choques esta todo permitido, incluso en algunas situaciones de juego se puede pisar al rival en el suelo si se interpone en la salida de la pelota del rack. En rugby vale más el respeto a las reglas que el respeto al ser humano. En el rugby es válido el desprecio por la humanidad del otro y hasta la propia en jugadas arriesgadas.

Desde otras disciplinas es siempre constante la tendencia a morigerar el contacto físico para evitar lesiones y contacto físico, en el rugby se hizo poco y casi nada al respecto, mas son medidas de tipo profilácticas tomadas por los mismos jugadores (el uso de cascos y pecheras de protección, opcionales por cierto y no obligatorias en reglamentos) que por las reglas mismas del juego para evitar el daño. Por ejemplo, en futbol es obligatorio el uso de protectores sobre el fémur del jugador. En el rugby la propia corporalidad del jugador es su única protección por lo tanto es muy necesario que se acentúe el aspecto físico personal, tanto para el ataque como para recibir los golpes. Mientras que en las artes marciales, tiempo atrás, eran frecuentes las lesiones y fracturas hoy son casi nulas por las medidas de seguridad y concientización de los practicantes y entrenadores al respecto, un ejemplo que todos conocen son las MMA o artes marciales mixtas, y su versión más conocida y competitiva el popular UFC cambio significativamente sus reglas (antes eran a manos limpia sin protección, pudiendo golpear en cualquier parte del oponente, hoy se practica con rigurosas reglas sin necesidad de llegar al KnockOut, incluso la variedad de golpes que se puede dar es limitado. En karate y otras artes marciales también limitaron los tipos de golpes permitidos y aumentaron las medidas de protección para las competencias. El rugby es jugar a hacer cosas que para otros están prohibidas.

En todo esto está presente una masculinidad que grita ¡¡¡MAS FUERTE, MAS DURO, LEVANTATE Y SEGUI, NO SEAS MARICON, NO SEAS NENA!!! Que se traduce en una mayor brutalidad desplegada hacia el otro. En definitiva la violencia tiende a salir en cualquier choque para demostrar quien es el mas masculino, quien es el mas hombre, y a denigrar al caído, que dicho sea de paso el juego no se detiene para su atención (como pasa con otros deportes que la jugada se detiene para atender al caído) salvo que la pelota este cerca de él, sino que pase el medico lo atienda, el no importa, el juego sagrado no se detiene para atender gente en desgracia) valores al margen, humanismo ausente.

El rugby puede rasgarse las vestiduras por otros valores compañerismo, solidaridad grupalismo que en realidad terminan siendo valores para su endogrupo y no valores sociales, no hay valores para el resto de la sociedad, el endogrupo lo es todo, el grupo se transforma en manada. Y esa manada fue la que asesinó a un joven indefenso frente a no menos de siete rugbiers que lo superaban ampliamente en número y poderío físico, total que importa. Al rugby se juega así, varios contra uno para voltearlo o sacarlo de la cancha son cosas de todos los días en el deporte y si queda inconsciente en el piso, también es frecuente en los partidos. Nadie se va a preocupar por un caído si ni siquiera el propio arbitro para el partido cuando están atendiendo a alguien dentro del campo de juego. En el rugby dañar al otro es un juego.

mm

Lic. en Ciencia Politica por la Universidad Nacional de La Rioja (UNLaR), Argentina.

Investigador de la Universidad Nacional de Cordoba (UNC), Argentina.

¿Qué te ha parecido?

(2 votos - Media: 1)