RESISTE-Iberoamérica: Posibilidades otras por la Modalidad de Investigación de Revisión Sistemática

Iberoamerica-Social-Revista-red-de-estudios-sociales-Ano-10-Numero-XVIII
Iberoamerica-Social-Revista-red-de-estudios-sociales-Ano-10-Numero-XVIII

DescargarAlvaro Adriazola Uribe.
Universidad Católica de Temuco, Facultad de Recursos Naturales, Departamento de Ciencias Veterinarias y Salud Pública, Chile.
alvaro.adriazola.uribe@gmail.com

Georgina Durán Jiménez.
Universidad Católica de Temuco, Centro de Desarrollo e Innovación de la Docencia, Chile.

José Damião de Melo.
Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología de Sergipe, Brasil.

Valdenice de Jesus Melo.
Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología de la Bahía, Brasil.

Daniel Antonio de Jesus Melo.
Estudiante de Ingeniería Electrónica, Universidad Federal de Sergipe, Brasil.

 

La Revisión Sistemática es una modalidad/tipo de investigación bibliográfica, que consiste en recopilar y sintetizar evidencias científicas con el menor grado de sesgo, a través del método científico. Debido al rigor metodológico explícito y sistemático para buscar, identificar, seleccionar y evaluar los documentos que se incluyen en cada una de estas investigaciones, la Revisión Sistemática es considerada un trabajo científico original (Adriazola, 2021). Actualmente, en un mundo donde las fake news, la posverdad, y el ataque y cuestionamiento a la Ciencia (no un cuestionamiento para actualizar y nutrir a la Ciencia, sino una puesta en duda negacionista y de destrucción) están en auge como ejemplo de un uso negativo de la información; es todavía más valioso recopilar y sintetizar evidencias científicas.1

En este escenario, es pertinente consultarse ¿cómo las Revisiones Sistemáticas pueden nutrir la Ciencia de América Latina desde una Internacionalización Contra Hegemónica, un Interactuar Tecnológico y una Interculturalidad Crítica?

Actualmente, la globalización hace que aparezcan nuevas informaciones constantemente. La Revisión Sistemática es una forma de mantenerse actualizado dentro de una área y temática. Podemos tener la información de muchos lugares y, con base en los resultados, ayudarnos en la toma de decisiones. A su vez, también podemos enfocarnos en nuestro contexto y reflexionar sobre lo que se tiene, lo que se está haciendo y proyectar lo que se podría hacer. Por ejemplo, desde nuestro lugar, con las Revisiones Sistemáticas podemos dar un contrapeso a la desigualdad de desplazamientos de saberes que ocurre con estudiantes latinoamericanos que hacen estudios terciarios en el exterior, donde, del total, según el Unesco Science Report: Towards 2030 (UNESCO, 2015), 79.84% prefiere ir para América del Norte y Europa Occidental y solo 20.16% opta por América Latina.

La consecuencia de esta poca retroalimentación entre la misma región amplía el margen de desconocimiento científico, tecnológico, social, histórico y cultural, así como de investigadores, teóricos, autores y profesionales, y de técnicas y procedimientos específicos que están siendo desarrollados para ayudar a problemáticas locales, seguramente en realidades contextuales más similares a la nuestra. En repetidas ocasiones se cambia la posibilidad de camaraderías articuladas en similitudes contextuales que facilitarían la comunicación y el entendimiento por exaltar el conocimiento y la colaboración con realidades más distantes, solo por el estatus que representa decir que se tiene una asociación con el “primer mundo”. Esto se conoce como Internacionalización Hegemónica de la Ciencia, que continúa favoreciendo la fuga de ideas y cerebros, lo cual además retrasa el desenvolvimiento científico y humano de nuestra región.

En ese sentido, las Revisiones Sistemáticas nos pueden ayudar a mantener una perspectiva glocal (Robertson, 2015), al conocer y utilizar resultados de lo que está siendo investigado en lo global, pero colocando el foco en lo que está ocurriendo en la región, en lo local. En este proceso se van (re)conociendo investigadores, teóricos, autores de áreas de interés y se movilizan esos contactos o conocimientos en similitud contextual a la realidad local. A partir de la ubicación de investigaciones en una Revisión Sistemática, se desprende como posibilidad la formación de redes regionales con un mismo objetivo de investigación, así como el aprovechamiento de los conocimientos ya construidos en un área y realidad próxima a la mía, para continuar desde ahí y contribuir con su desarrollo, llegando así a una Internacionalización Contra Hegemónica de la Ciencia (Durán-Jiménez, 2019).

Por otro lado, hacer Revisiones Sistemáticas como ciencia abierta y conocimiento libre es una ruptura de un sistema que intenta limitar a la ciencia sólo para un sector privilegiado. Este tipo de ciencia tiene una orientación productivista que no tiene como prioridad atender las necesidades de los sectores más vulnerables y sí los intereses al servicio del mercado y del capital. En otras palabras, este tipo de ciencia favorece una “calidad” que es medida con base en la comparación y la competitividad, donde lo que importa son cuántos artículos se publican y no las cualidades de los mismos. Según este mismo sistema, sólo algunas revistas se encuentran legitimadas mediante un mismo esquema estandarizado de indicadores que las cualifican y así pasan a ser consideradas las “mejores del mundo”. Nada fuera de esa estandarización puede aspirar a ser de lo “mejor del mundo”, y apenas alguna no cumpla más con tales indicadores es sacada de la prestigiosa lista, junto con todas las publicaciones que almacenaba allí, que de un día para otro dejan de tener suficiente “calidad”, siendo que continúan con las mismas cualidades de antes y de siempre.

Es el absurdo de la ciencia del ranking internacional, donde la mayoría de las universidades e investigadores de los países como los nuestros, considerados “no desarrollados” o “en vías de desarrollo”, no tienen cómo competir con condiciones desiguales (de inversión, salariales, de recursos humanos, por decisiones políticas, por incumplimiento de ponderaciones de criterios, entre otras), ante indicadores creados para favorecer a sus creadores, los países considerados “desarrollados”. Si se deja de centralizar la ciencia y el conocimiento en ese sistema, consiguiendo dejar accesible y abierta a toda la población, más posibilidades tendremos de hacer un contrapeso que reduzca el desequilibrio del sistema hegemónico, estandarizado y cerrado, con mayor oportunidad de difusión y movilización de saberes, de conocimientos, de ciencia, que pueden contribuir para el bienestar social.

Considerando en lo anterior que, pese a todas las limitaciones impuestas por esta forma global y hegemónica de hacer ciencia desde una Epistemiología del Norte, en una apropiación a lo descrito por Boaventura de Sousa Santos (2009), es América Latina la región del mundo que ha demostrado mayor crecimiento en su producción científica publicada en revistas indexadas en la base de datos Web of Science. Pero, este “éxito” de la ciencia latinoamericana ha sido, en un ejemplo representativo de lo discutido/presentado hasta aquí, en detrimento del uso de lenguas latinas para su comunicación científica, lo que se evidencia por/con el discreto 13% de artículos escritos en portugués desde Brasil y 11% en español desde México, dichos porcentajes del total que fueron publicados dentro de la mencionada base de datos, siendo cada país a su vez el de mayor producción de publicaciones en la región latinoamericana para cada idioma; y acompañado de un aumento considerable en las publicaciones en inglés para investigaciones de América Latina (Adams et al., 2021). Estos datos nos hacen cuestionar:

¿Qué efectos tiene el alarmante desuso de las lenguas propias para comunicar investigaciones también propias en Latinoamérica?

¿Hay alguna implicancia en relación a los problemas de investigación que se están abordando en la región, en el sentido de que se estén considerando principalmente los de interés para estas revistas “selectas” y que no necesariamente sean de pertinencia para las necesidades propias?

¿Esta realidad lingüística de comunicación científica, permite generar la esperada Epistemología del Sur (Santos, 2009) Latina?

A través de las Revisiones Sistemáticas, investigadores con acceso a la ciencia cerrada pueden ayudar a difundir esos datos. Si las Revisiones Sistemáticas son publicadas con acceso abierto, se contribuye a movilizar tales datos y se tienen más posibilidades de que se produzca, más que solo contabilidad para los indicadores institucionales, un efecto real fuera del papel y fuera de las mismas comunidades de siempre. En ese actuar mediado por las tecnologías, se percibe una transición entre el rol de espectador y de consumidor de información a un rol de interactor y de productor tecnológico (Castells, 2000) a favor de la ciencia abierta y del conocimiento libre. Las Revisiones Sistemáticas ofrecen síntesis de evidencia científica trabajada por otros en distintas glocalidades, o que, como interactores tecnológicos, ya sea para la producción de Revisiones Sistemáticas como para la utilización de las mismas, se pueden favorecer innumerables intercambios de informaciones que surgen de las colectividades como reconocimiento de contextos diversos y semejantes traídos por diferentes colectivos, exploración de diversas ideas planteadas por otros colegas, y que, desde nuestra localidad, se pueden realizar adaptabilidades para la toma de decisiones basadas en conocimientos provenientes de la inteligencia colectiva asincrónica que, si se estimula, incluso se puede hacer con inteligencia colectiva tanto sincrónica como asincrónica.

Desde esa perspectiva, Revisiones Sistemáticas desde una ciencia abierta y un conocimiento libre, al igual que otro tipo de investigación, no significan menos “calidad”. Por el contrario, significa que no pertenecen a alguien, sea persona o lugar; tienen un autor y una editorial o revista, pero no son sus propietarios porque la ciencia y el conocimiento no son objetos, ni productos, ni mercancías: son un bien común de la Humanidad, un intercambio compartido que ha ido como bola de nieve, de generación en generación, por miles y miles de años. Desde los primeros Homo sapiens y aquellos otros con quienes compartían la tierra hasta los sapiens de hoy. Por eso, ciencia abierta y conocimiento libre son construidos desde cualidades diferentes y tendrían que significar bien estar común, colaboración sincrónica y asincrónica con otros, colectividad e inteligencia colectiva.

Finalmente, la ciencia hegemónica de indicadores estandarizados en una sola lengua, de revistas legitimadas en exclusividad y de acceso privado mediante subscripción, son acciones de control que implícitamente conducen a una alineación de ideas, que legitiman una cultura, una lengua y un pensamiento únicos que subalterniza otras lenguas, culturas, saberes y que en suma invisibiliza las diferencias. Ese modelo dominante de matriz monocultural-única-eurocéntrica-occidental es herencia de la colonización; se le conoce como colonialidad (Restrepo, 2007) y en ella se distinguen tres categorías: del poder, del saber y del ser.

La colonialidad del saber es la legitimación del eurocentrismo, como única matriz de conocimiento y que desacredita todos los otros conocimientos; la colonialidad del ser son todos los tipos de inferiorizaciones, de subalternidades y de deshumanizaciones que se legitimarán a partir de la idea de raza; todo ello contribuye a la justificación de la colonialidad del poder y sus impuestas relaciones sociales jerárquicas (Walsh, 2008), las cuales perduran hasta hoy como la clasificación social universal de la población mundial (Quijano, 2014).

Con construcciones y usos de las Revisiones Sistemáticas de sentido abierto, libre, glocal, de bien estar e inteligencia colectiva latinoamericana, en nuestra lengua y hasta de nuestros saberes, se puede contribuir al proceso y proyecto de interculturalidad crítica. Levantado desde las personas y como demanda de la subalternidad, es una forma de enfrentar la ciencia hegemónica y estandarizada y afirmar “la necesidad de cambiar no solo las relaciones, sino también las estructuras, condiciones y dispositivos de poder que mantienen la desigualdad, inferiorización, racialización y discriminación” (Walsh, 2010, p. 4), para visualizar un horizonte de decolonialidad del poder, del saber y del ser, hasta cierto punto utópico, pero que está allá, con la transformación estructural del sistema global económico capitalista dominante y de toda la estructura política, social y cultural.

Entonces, a partir de lo discutido surgen dos invitaciones, la primera es a RESISTIR, construyendo y usando las Revisiones Sistemáticas para contribuir a la decolonialidad de nuestra América Latina, como un proceso de (de)construcción de ciencias y conocimientos otros, de prácticas de investigación social otras, de pensamientos otros, desde paradigmas otros. La segunda es para reflexionar sobre el sistema de pensamiento único que envuelve nuestro cotidiano, y la producción y divulgación de la ciencia y del conocimiento de rankings hegemónicos y de segregación, lo cual busca empujarnos asfixiantemente en esa única dirección y que demarca una gran brecha científica y tecnológica entre nuestros países del sur global versus del norte global. De esta forma, surgen tres cuestionamientos:

¿Será que podemos competir en una carrera en la que comenzamos cientos de años tarde y en la que, hasta el día de hoy, no participamos para elaborar las reglas?

¿Cómo me concientizo y me cuestiono esa matriz de pensamiento única dominante en el cotidiano y en la Academia?

¿Cómo sobrevivir en la Academia teniendo que hacer ciencia dominante y al mismo tiempo ayudar a contrarrestar con otra ciencia abierta y otro conocimiento libre?

Referencias

 Adams, J.; Pendlebury, D.; Potter, R. y Szomszor, Ma. (2021). Global Research Report América Latina: América do Sul e Central, México e Caribe. ISI, Clarivate. https://discover.clarivate.com/ISI_LatAM_Report_Brasil

Adriazola, Alvaro. (2021). Modelo Flipped Classroom: Uma compreensão fenomenológica do modelo, no contexto de aulas de cirurgia veterinária. (Tesis de Doctorado). Brasil: Universidad Federal de Bahía. https://repositorio.ufba.br/handle/ri/34497

Castells, M. (2000) La era de la información: economía, sociedad y cultura – La sociedad red. Madrid: Alianza Editorial.

Durán-Jiménez, G. (2019). Perspectiva de Internacionalización en Casa e Interculturalidad Crítica como proceso de globalización contra hegemónica potenciada por las TIC: caso en red. (Tesis de Doctorado). Brasil: Universidad Federal de Bahía. https://repositorio.ufba.br/handle/ri/30957

Quijano, A. (2014). Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. En CLACSO (Ed.), Cuestiones y horizontes: de la dependencia histórico-estructural a la colonialidad/descolonialidad del poder (pp. 777-832). Buenos Aires: Colección Antologías. http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/se/20140507042402/eje3-8.pdf

Restrepo, E. (2007). Antropología y colonialidad. En Castro-Gómez, Santiago y Grosfoguel, Ramón (Ed.), El giro decolonial: reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global (pp. 289-304). Bogotá: Siglo del Hombre Editores. http://www.ceapedi.com.ar/imagenes/biblioteca/libreria/147.pdf

Robertson, R. (2015). Beyond the discourse of globalization. Glocalism: Journal of Culture, Politics and Innovation, 1(6), 1-14. https://doi.org/10.12893/gjcpi.2015.1.6

Santos, B. (2009) Una epistemología del sur: la reinvención del conocimiento y la emancipación social. Buenos Aires: CLACSO.

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. (2015). UNESCO SCIENCE REPORT: Towards 2030. París: UNESCO Publishing. http://unesdoc.unesco.org/images/0023/002354/235406e.pdf

Walsh, Catherine. (2008). Interculturalidad, plurinacionalidad y decolonialidad: las insurgencias político- epistémicas de refundar el Estado. Revista Tabula Rasa, (9), 131-152. https://www.redalyc.org/pdf/396/39600909.pdf

Walsh, Catherine. (2010). Interculturalidad crítica y educación intercultural. Construyendo interculturalidad crítica. 75-96. https://www.uchile.cl/documentos/interculturalidad-critica-y-educacion-intercultural_150569_4_4559.pdf

Notas

Notas
1Este escrito es el Manifiesto que expresa la problemática a la que se dedica el Grupo de Trabajo “RE-SISTE Iberoamérica” de Iberoamérica Social: Revista-Red de Estudios Sociales, y que convida a todas las personas interesadas a unirse. Es una ampliación de la Mesa Temática “Resiste-Iberoamérica: possibilidades outras pela modalidade de pesquisa de revisão sistemática” que organizamos para el Congresso Virtual UFBA 75 Anos, Salvador-Brasil, 6 al 11 de diciembre. Disponible en: https://youtu.be/w6N3743IWbg

close

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

Te prometemos por la justicia social que nunca te enviaremos spam ni cederemos tus datos.

Lee nuestra política de privacidad para más información.

mm

Doctor en Difusión del Conocimiento, Universidad Federal de Bahia, Brasil.
Maestro en Ciencia Animal, Universidad Federal de Bahia, Brasil.
Licenciado en Medicina Veterinaria, Universidad Católica de Temuco, Chile.
Analista Cognitivo, Programa de Posgraduación en Difusión del Concimiento, Universidad Federal de Bahia, Brasil.
Médico Veterinario, Universidad Católica de Temuco, Chile.

¿Qué te ha parecido?