Redes como vía para la colaboración en educación

Las redes que trabajan colaborativamente pueden amplificar el conocimiento y el desarrollo de prácticas, contribuyendo al mejoramiento educativo de manera sistémica.

colaboración en educación
colaboración en educación

Colaboración y redes educativas

Muchas de las investigaciones en educación apuntan a la colaboración como uno de los elementos centrales para mejorar la calidad educativa. Esto, sin duda, necesita de mejores condiciones y capacidades para transformar la complejidad de sistemas educativos donde, en general, predomina la competencia. Cambiar esta lógica es uno de los grandes retos en la actualidad.

Sabemos que la colaboración es definida como una de las habilidades claves para el siglo XXI, sin embargo, irradiar e impregnar una cultura colaborativa en los sistemas educativos requiere cambios a nivel macro, meso y micro.

Una de las estrategias que puede implementarse en todos los niveles antes mencionados y que, a la vez, ha ganado fuerza en los últimos años, es el trabajo en red, lo cual se ha convertido en uno de los principales caminos para movilizar y profundizar la colaboración en educación. El trabajo en red, si se propone, puede situar un enfoque de trabajo colectivo para avanzar en procesos que permitan dar respuestas efectivas al desarrollo integral de los estudiantes. Hernández y Navarro (2018) afirman:

Las redes se convierten en organizaciones que aprenden y aumentan la capacidad de mejora, superan actuaciones individuales y esporádicas, mejoran la eficacia de los procesos de cambio, superan obstáculos para la innovación, superan tomas de decisiones de tipo vertical, aumentan el sentido de pertenencia a la comunidad, toman conciencia de la capacidad para participar y mejorar las escuelas y superan barreras para avanzar. (p.37)

Continuando con lo anterior, podemos decir que las redes que trabajan colaborativamente pueden amplificar el conocimiento y el desarrollo de prácticas, rompiendo el aislamiento y avanzando hacia un mejoramiento educativo sistémico. Lograr aprendizajes colectivos es uno de los principales objetivos de las redes que se centran en la colaboración. En estas redes los integrantes se transforman en los enlaces del conocimiento, generando sinergia y resolviendo problemas de práctica para avanzar hacia un propósito común.

“Cuando las redes trabajan colaborativamente el verdadero desafío radica en establecer relaciones y sistemas sostenibles que perduren al margen de los proyectos que hicieron posible el comienzo de la colaboración” (Azorín y Muijs, 2018). Para lograr redes educativas que se enfoquen en la colaboración y logren sostenibilidad, se deben considerar los siguientes elementos como base: a) La definición de una estructura que entregue un marco de acción claro a los integrantes, b) Un propósito común definido de manera consensuada, c) Las condiciones y recursos necesarios para el funcionamiento de la red, d) Un liderazgo horizontal que oriente a la red en sus elementos centrales.

¿Qué aportan las redes con foco en la colaboración?

Trabajar en redes educativas que se enfoquen en la colaboración es una oportunidad para resolver problemas de forma colectiva, desprivatizando prácticas, compartiendo opiniones, acercando realidades, aterrizando políticas educativas y buscando mejorar el desarrollo profesional de los integrantes de manera global.

Algunos de los aspectos más relevantes que aportan las redes educativas con foco en la colaboración son: la coordinación eficiente con criterios alineados para la toma de decisiones, la amplificación de la información y de los aprendizajes para temas operativos y estratégicos y, el desarrollo profesional para la generación de un capital que le entregue sostenibilidad a la red y pueda impactar positivamente en los procesos y resultados educativos.

En suma, por todo lo antes mencionado, generar, desarrollar y potenciar redes educativas enfocadas en la colaboración es y será una de las estrategias principales para enfrentar los desafíos de la educación actual y futura.

mm

Profesor.

Diplomado en Medición y Evaluación de Aprendizajes.

Magíster en Dirección y Liderazgo para la Gestión Educativa.

Ha trabajado en la elaboración e implementación de políticas, programas y proyectos educativos.

¿Qué te ha parecido?

(3 votos - Media: 5)