¿Puede la educación ambiental reformular la idea de geopolítica hacia una visión integradora de las relaciones como trama de vida?

En todas estas geografía se establecen relaciones de poder que tendremos que tener en cuenta en nuestros análisis para comprender las dinámicas, las relaciones.

DescargaQue duda cabe que vivimos una vida acelerada donde las relaciones se cosifican, porque mutuamente se intercambian servicios, en un mundo globalizado donde todo esta en venta, los cuerpos y las persona nos convertimos en mercancía donde se desarrollan estructuras de poder. El estudio del medio desde planteamientos educativos puede promover una transformación en las relaciones, hacia una trama de vida que favorece el intercambio y la integración.  Tal y como plantea Novo, M. (2009):

[…] la Educación Ambiental se mueve en el plano axiológico, en primer lugar, para desactivar algunos de los señuelos que, en nuestras sociedades, ofrecen un supuesto «progreso» a base de tener más y consumir más. El verdadero avance hacia un desarrollo sostenible vendrá por la aceptación y la puesta en práctica de valores que, en gran parte del mundo occidental, hemos perdido: la austeridad en el uso de los recursos; el reconocimiento de los límites; la capacidad para disfrutar de un ocio no necesariamente consumista; la valoración de los intangibles que proporcionan auténtica calidad de vida (el disfrute de la naturaleza, la compañía…) y que, generalmente, son gratuitos. Todo ello resulta fundamental en nuestros programas, porque la sostenibilidad global comienza por la sostenibilidad personal (p. 195).

Este paradigma socioambiental se basa en la acentuación de principios éticos cuya necesidad viene dada por la sociedad ecológicamente enferma y los problemas sociales que se derivan de un modelo mercantilista y economicista de la naturaleza y del ser humano. La necesidad de construir un marco ecológico para las relaciones parte de la obligatoriedad de promover y fomentar comunidades sostenibles en el sentido que plantea Capra F. (1999) cuando sostiene que lo que caracteriza a una comunidad sostenibles es precisamente la trama de la vida en la que está inmersa.

Asimismo, sabemos que la geopolítica es la disciplina que se ocupa de las relaciones entre la política y el territorio. Una visión tradicional de la geopolítica se centra en el análisis del poder en espacios formales como el del Estado-Nación. Sin embargo, si re-definimos el concepto, entendemos que el objeto y ámbito de la Geo- Política tiene efectos en las diversas geografía y espacios, es decir  la geopolítica puede servir para visibilizar las relaciones de poder existentes en los territorios, sean estos las ciudades, las instituciones, los barrios o el propio cuerpo. El reconocimiento de todos los espacios, tanto de la economía, la cultura, la sociedad, la política como de el propio cuerpo, posibilita tener en cuenta las contribuciones de otros actores para conformar una visión compleja de qué es la geopolítica.

Tal y como plantean Best y Struver (2000), los espacios -físicos y humanos- son construcciones de discursos y prácticas que se encuentran ligados a posiciones de poder e incrustados en sistemas de exclusión e inclusión. Asimismo, estos mecanismos de poder, localizados en las diversas geografía, se materializan en los cuerpos físicos, donde se naturalizan garantizando de esta manera la perpetuación.

De manera sintética, queremos plantear la geopolítica en el ámbito de la educación ambiental que supone un reconocimiento de que ningún espacio, tanto territorial -región, país, ciudad, cuerpo…- como humano -cultura, comunidad, hogar, familia…- es neutro. En todas estas geografía se establecen relaciones de poder que tendremos que tener en cuenta en nuestros análisis para comprender las dinámicas, las relaciones. Asimismo será importante mostrar las conexiones que se establecen entre los espacios y que contribuyen a la configuración de los mismos, de manera que la construcción social y simbólica del cuerpo tendrá una relevancia central en la configuración de la globalización económica.

Utilizar el término “geo” para describir aquellos espacios determinados y constituidos por los cuerpos biológicos nos parece enormemente sugerente y lleno de transformadoras posibilidades en tanto que el cuerpo es un espacio donde se originan imaginarios de poder. Asimismo, el cuerpo se percibe no sólo como un objeto sino que se convierte en un elemento para el pleno desarrollo de la globalización, un espacio desde el cual se produce macro-política.

Se trata, por tanto, de impulsar estrategias alternativas a las formas hegemónicas de articulación entre poderes y territorios, contribuyendo a otras Geo-Grafías emancipatorias, a otros mundos posibles. En suma, repensar otras formas de gobernabilidad y ciudadanía que den respuestas a las crisis originadas por un modelo desequilibrado.

El enfoque de la educación ambiental que defendemos parte del término “territorio” vinculado al espacio geográfico y al espacio personal y del cuerpo. Por ello, el paradigma de educación ambiental cuyos criterios fundamentales son participación y transformación del medio, encierra en si mismo partir de la premisa de construcción de la identidad individual en simultaneidad con la conformación colectiva de dicha identidad dentro del macrosistema. De este modo,  ser conscientes de las barreras que las personas tenemos para reconocer al otro es el primer paso para tener relaciones con el medio más equitativas y justas.  Tal y como describe Muñoz C. (2004), podemos decir que la primera ciudad es el cuerpo, la primera frontera es la piel, el primer espacio, el tuyo interno, el primer motor es el deseo, es el impulso que moverá todo y que potenciará la participación…el vivir tu territorio.

 

Bibliografía

Best, U., & Strüver, A. (2000). The politics of place: critical of spatial identities and critical spatial identities. In ICGG Taegu conference. Retrieved October, Vol. 3, p. 2011.

Capra, F. (2000). La trama de la vida. Una nueva perspectiva de los sistemas vivos. Barcelona: Anagrama

Muñoz, C. (2004). Pedagogía de la vida cotidiana e Participaçao Cidada. Publicaciones del Instituto Paulo Freire. Sao Paulo. Editora Cortes.

Novo, M. (2009). “La educación ambiental, una genuina educación para el desarrollo sostenible”. Revista de Educación, número extraordinario 2009, pp. 195-217.

 

Para citar este artículo: Valderrama, R. (2018). ¿Puede la educación ambiental reformular la idea de geopolítica hacia una visión integradora de las relaciones como trama de vida? Iberoamérica Social: revista-red de estudios sociales IX, pp. 31 – 33. Recuperado en https://iberoamericasocial.com/puede-la-educacion-ambiental-reformular-la-idea-geopolitica-hacia-una-vision-integradora-las-relaciones-trama-vida/

  • Anteriores posts
Autora
Doctora en Ciencias de la Educación. Especialista en Cartografía Social. Docente en la Universidad de Sevilla, España.