Pensar en tiempos de juridificación del crimen (II) Pensar no es un lujo, sino una necesidad vital.

Pensar “(escribir) es hacer retroceder a la muerte, es dilatar el espacio de la vida”1En su versión original dice “escribir”. Sin embargo, nosotros hemos antepuesto arbitrariamente la palabra “pensar”. Consideramos que se justifica, toda vez que el pensar y el decir son las dos caras de una misma moneda: la razón. Y el pensar se dice de muchas formas, una de ellas es el escribir.

Oleo. Teodoro Núñez Ureta
Oleo. Teodoro Núñez Ureta (Arequipa, 1912-Lima, 1988)
Fuente: http://www.teodoronunezureta.com/oleos/

La neurociencia nos dice que pensar es trabajar mentalmente con información para conseguir una meta o resolver un problema de acuerdo con criterios de valor, y que el criterio de valor que usa el cerebro al realizar esta actividad es la afirmación de la vida2Aunque para nosotros, siguiendo a Marx interpretado por Dussel, la vida no es un valor, es más que un valor. Es el fundamento, la condición a partir de la cual es posible todo valor.. Es decir, que el pensar no es un fin en sí mismo, sino un medio en vista de un fin: la afirmación de la vida. Pero el pensar lleva aparejado el decir. No se piensa para guardar las ideas, sino para arrojarlas al mundo. Pensar y decir son las dos caras de una misma moneda: la razón. Y “mucho antes de servir para comunicar, el lenguaje sirve para vivir”3Citado de memoria., decía Émile Benveniste.

De manera que la razón tiene como fin la afirmación de la vida. Por eso, si el pensador es honesto, en el sentido de consciente no piensa libros ni autores, y si lo hace es solo como pretexto para pensar de mejor modo aquello que debe pensar: la realidad problemática4Toda razón es corpórea y situacional, es decir, histórica. No hay razón pura. No hay razón neutral. El filósofo tiene que aprehender su tiempo en el pensamiento.  Tiene que pensar su realidad histórica. Hacer inteligible, explícito los problemas para luego buscar posibles salidas.. Porque, como dice el filósofo boliviano Juan J. Bautista5Cfr. Cátedra enrique Dussel: las cuatro redacciones de El capital de Marx. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=GeizCe0OEj8 [consultado el 20 de enero de 2017], son los problemas de nuestra realidad los que nos deben indicar a qué textos y autores acudir para pensar y entender de mejor manera nuestros problemas y no al revés. Es decir, de lo que se trata es de ajustar el pensamiento a las exigencias de la realidad histórica y no la realidad a las modas del pensar. Porque pensar no es un lujo, sino una necesidad vital.

Hoy la realidad nos muestra, por un lado, el hambre, la explotación, la miseria de millones de seres humanos. Y por otro lado, la abundancia y el derroche de unos cuantos. Sin embargo, lo que no vemos a simple vista es que para que esta relación social funcione los primeros deben seguir en la miseria, deben seguir trabajando más a cambio de un salario irrisorio. No vemos porque esta relación de injusticia ha sido juridificada, es decir, ha sido revestida de legalidad.

Al tomar la forma de legal esta relación social, no solamente la injusticia aparece como justicia y la injusticia como justicia, sino que la víctima aparece como victimario y el victimario aparece como víctima. Esto ocurre porque para el Derecho conforme al capitalismo justicia es el cumplimiento de la ley e injusticia su transgresión. Por eso no importa si una decisión judicial pone en riesgo la vida de todo un pueblo, lo que importa es que el fallo haya sido el resultado de un debido procedimiento legal, como ha ocurrido hace unos días con el fallo del Tribunal Constitucional peruano que le expropia de sus tierras a la comunidad de San pablo-Cajamarca para dárselo a una de las mineras más depredadoras que operan en esa región, Yanacocha6Véase. http://larepublica.pe/sociedad/883444-cajamarca-fallo-de-tribunal-constitucional-en-favor-de-minera-yanacocha-provocaria-nuevo-conflicto-social [consultado el 07 de junio de 2017]..

En consecuencia, la injusticia real ya no es un mal a eliminar, sino un bien a proteger en nombre de la justicia como sinónima del cumplimiento de la ley. Por eso las acciones de los pueblos maltratados, explotados que luchan por sus medios de vida, son consideradas contrarias a la Constitución y a las leyes del Estado de Derecho conforme al capitalismo. Si esto es así, para decirlo con Hinkelammert7Cfr. Hinkelammert, Franz (1998). El grito del sujeto. San José: DEI., hoy vivimos un tiempo en el que la la humanidad y la naturaleza están siendo destruidas cumpliendo el Derecho.

En otras palabras, solo protegiendo legalmente la injusticia, que se expresa a través del despojo de los medios de vida a los pueblos: agua, tierra, salud, trabajo, etc. Únicamente asegurando jurídicamente esta práctica criminal es posible el desarrollo del capitalismo. Y en esta tarea el Estado de Derecho actual en nuestro país, como en otros, está cumpliendo un papel protagónico. Aunque nuestros juristas digan que no es el Estado de Derecho el que conforma la comunidad política, sino ésta la que conforma el Estado de Derecho, entre nosotros, no es ninguna de ellas. Es el capital financiero el que conforma el Estado de Derecho. Por eso hoy asistimos a un Estado de Derecho legal y Constitucional conforme al mercado capitalista.

El capitalismo necesita de este Estado de Derecho legal, Constitucional y hasta democrático8Aclaramos que el problema no es el Estado de Derecho, la Constitución o la democracia, estas son instituciones imprescindibles para la organización de un pueblo. El problema es el tipo de Estado de Derecho, de Constitución y de democracia fundados en el desprecio por la vida y el lucro como criterios. para la apropiación de la tierra por despojo, el robo en la forma de trabajo no pagado y la muerte por hambre. Sin la protección del Estado de Derecho el capitalismo no podría desarrollarse.  Visto así esta relación social sería un crimen. Sin embargo, no aparece como tal porque esta relación criminal ha tomado la forma jurídica, es decir, ha sido juridificada y moralizada. Entonces, si el crimen se comete cumpliendo la ley y la moral vigentes, ¿qué hacer? Por un lado, no podemos defendernos con el mismo sistema jurídico que el capitalismo nos condena, pero por otro lado, producir otro tipo de relación jurídica supone poner en cuestión, transgredir la vigente, con lo cual apareceremos como delincuentes.

Esta es la razón por la que la historia de la justicia ha sido la historia de los criminalizados, torturados y asesinados en nombre de la legalidad de su tiempo: Miguel Hernández, Rosa Luxemburgo, Víctor Jara, Chico Méndez, Néstor Mandela, Iqbal Masih9Activista paquistaní por los Derechos Humanos, quien fue vendido por su padre a una fábrica de alfombras cuando sólo tenía cuatro años. A los 10 asistió a un mitin sobre Derechos Humanos y consiguió la libertad por medio de una campaña del Frente de Liberación del Trabajo Forzado, transformándose en el líder de un movimiento que logró cerrar empresas que utilizaban a menores de edad. Tras recibir varios premios internacionales por su lucha, abrió una escuela para ayudar a los niños víctimas de la explotación infantil, razón por la que fue asesinado a los 12 años, el 16 de abril de 1995, mientras paseaba en su bicicleta., etc. Y la historia de la injusticia ha sido la historia de los respetuosos de la ley y el orden de su tiempo: Hitler, Francisco Franco, Augusto Pinochet, Alberto Fujimori, etc.

Con esto no estamos diciendo que debemos desobedecer la ley porque no es importante. Es importante y hay que obedecerla, pero la ley no es un fin en sí misma, sino un criterio de orientación para afirmar la vida. Pero cuando la ley niega la vida humana de millones de seres humanos, como lo está haciendo hoy, es una obligación ética elevar nuestro pensamiento para cuestionarla y buscar alguna salida. Si no, ¿qué sentido tiene la actividad de pensamiento?

 

Notas   [ + ]

1.En su versión original dice “escribir”. Sin embargo, nosotros hemos antepuesto arbitrariamente la palabra “pensar”. Consideramos que se justifica, toda vez que el pensar y el decir son las dos caras de una misma moneda: la razón. Y el pensar se dice de muchas formas, una de ellas es el escribir.
2.Aunque para nosotros, siguiendo a Marx interpretado por Dussel, la vida no es un valor, es más que un valor. Es el fundamento, la condición a partir de la cual es posible todo valor.
3.Citado de memoria.
4.Toda razón es corpórea y situacional, es decir, histórica. No hay razón pura. No hay razón neutral. El filósofo tiene que aprehender su tiempo en el pensamiento.  Tiene que pensar su realidad histórica. Hacer inteligible, explícito los problemas para luego buscar posibles salidas.
5.Cfr. Cátedra enrique Dussel: las cuatro redacciones de El capital de Marx. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=GeizCe0OEj8 [consultado el 20 de enero de 2017]
6.Véase. http://larepublica.pe/sociedad/883444-cajamarca-fallo-de-tribunal-constitucional-en-favor-de-minera-yanacocha-provocaria-nuevo-conflicto-social [consultado el 07 de junio de 2017].
7.Cfr. Hinkelammert, Franz (1998). El grito del sujeto. San José: DEI.
8.Aclaramos que el problema no es el Estado de Derecho, la Constitución o la democracia, estas son instituciones imprescindibles para la organización de un pueblo. El problema es el tipo de Estado de Derecho, de Constitución y de democracia fundados en el desprecio por la vida y el lucro como criterios.
9.Activista paquistaní por los Derechos Humanos, quien fue vendido por su padre a una fábrica de alfombras cuando sólo tenía cuatro años. A los 10 asistió a un mitin sobre Derechos Humanos y consiguió la libertad por medio de una campaña del Frente de Liberación del Trabajo Forzado, transformándose en el líder de un movimiento que logró cerrar empresas que utilizaban a menores de edad. Tras recibir varios premios internacionales por su lucha, abrió una escuela para ayudar a los niños víctimas de la explotación infantil, razón por la que fue asesinado a los 12 años, el 16 de abril de 1995, mientras paseaba en su bicicleta.