¿Pacto político o NuevoPactoSocial? No mas #Paz Social a espaldas de las Mayorías ni sobre decenas de muertos y torturados

Hoy no puede haber impunidad bajo ningún punto de vista, es un imperativo ético y una garantía democrática de mediano y largo plazo para la sociedad chilena.

Pulso social. Identificación con la clase política
Pulso social. Identificación con la clase política

El gran estilo nace cuando lo #bello obtiene la victoria sobre lo enorme.
Nietzsche

 

En la madrugada del 15 de noviembre del 2019 asistimos a la configuración de un acuerdo político entre los actores mas deslegitimados de la sociedad Chilena, un consenso generado por quienes cuentan con menos de un 30% de la aprobación por parte de la ciudadanía y un gobierno que rodea el 9% de aprobación (Ilustración 1. Pulso ciudadano.)

Pulso social. Identificación con la clase política
Ilustración 1 Pulso social. Identificación con la clase política.

En función de esto es legítimo y analíticamente sensato preguntarse por la validez de un acuerdo entre quienes son despreciados por la ciudadanía (Expresado en encuestas oficialistas y de oposición) y en que medida este acuerdo se relaciona orgánicamente con las demandas contenidas en el lema #NuevoPactoSocial.

¿Cuánto de social tiene un pacto entre “Cadáveres políticos? ¿Cuál es su validez? ¿Que capacidad tiene este acuerdo de representar los cambios que la sociedad anhela? Es evidente que el acuerdo generado entre los partidos políticos suscritos no expresa el sentimiento de lo que miles de Chilenos que anhelaron al plegarse al lema #NuevoPactoSocial, toda vez que se pensó en un #OtroChile, uno que tenga como lema e imperativo ético la justicia social, la dignidad y el fin del abuso de poder.

No podemos ser autocomplacientes ni apasionados, debemos llevar al extremo el análisis y el cuestionamiento sobre el nivel de representatividad que este acuerdo posee, a pesar de parecer pesimistas, no es posible celebrar a espaldas de las minorías y sobre un manto de cuerpos mutilados y cadáveres silenciados.

Sin lugar a duda La #NuevaConstitución puede ser una oportunidad para hacer de Chile un país que se desarrolle en función de los intereses de las grandes mayorías, pero también puede ser una actualización de la constitución vigente cual neologismo filosófico desprendido orgánicamente de las expectativas de las grandes mayorías.

Cambio social y nueva constitución.

Las movilizaciones sociales del ultimo mes pusieron en la mesa aspectos importantes y fundamentales que sin lugar a duda están íntimamente vinculados con la necesidad de una #NuevaConstitución, sin perjuicio de ello es importante señalar que la universalidad de la demanda de una nueva carta no puede hacer perder de vista los temas que están en juego y que tienen a los Chilenos en un régimen de #MalVivir hace décadas, producto de la hegemonía de un modelo de desarrollo Capitalista de carácter Neoliberal.

Un acuerdo medianamente legítimo debe incorporar una agenda corta, de alta prioridad y urgencias a temas relativos al cambio social y la solución inmediata a los problemas existentes respecto de las violaciones a los derechos humanos en los últimos meses. No es un tema primero que otro, deben caminar de la mano, pero con prioridades diferenciadas.

Medios de comunicación nacionales como internacionales, invocando estudios (Pulso social, Analitic.cl y Micro datos UdeChile) y la opinión de la gente en la calle, señalan que los temas mas importantes para los Chilenos son: 1-Las pensiones y un sistema estatal que garantice una vejez digna. 2- Desigualdad y garantías laborales. 3-Una educación gratuita y de calidad. 4- Equidad y meritocracia. 4- Acabar con el abuso de poder y la discriminación.

De igual forma es importante mencionar que el informe despachado por Pulso Ciudadano indica cuales son las grandes necesidades de la ciudadanía en esta coyuntura (Ilustración 2 A), que sin lugar a duda deben quedar plasmadas en cualquier acuerdo político si pretende representar las inquietudes de la ciudadanía. Estas inquietudes pueden ser identificadas por medio de los indicadores reportados por analitic.cl (Ilustración 2 B), donde la salud, las pensiones y la educación aparecen entre las primeras prioridades.

Pulso social. B-Analitic.cl
Ilustración 2 A- Pulso social. B-Analitic.cl

Es importante recalcar que la constitución política de una nación es la expresión formal de una voluntad social por transformar las estructuras de inequidad de una sociedad y no al revés, las sociedades son entidades dinámicas que requieren reformulaciones constitucionales revolucionarias en términos jurídicos y no conservadoras. Las demandas sociales están íntimamente ligadas a una transformación constitucional que debe representar los intereses sociales de las mayorías, de lo contrario es una solución política aislada de la necesaria dignidad social para chilenos y chilenas. No pueden ser caminos independientes, tal como lo indica Heiss a CIPER Chile:

“Todo lo que en las protestas llaman «abusos», es porque nos falta protección social. Lo que en otras constituciones se consideran derechos económicos y sociales, en esta Constitución se estableció que son «libertades», que no son derechos. Un ejemplo es que establece libertad de enseñanza, no derecho a la educación”

No dejemos que el 2019 sea 1988…¿Las prioridades, donde están?

Es lamentable que en este acuerdo recluido en la esfera política y desconectado de los anhelos de las grandes mayorías omita evidentemente el tema de los derechos humanos, siendo que son precisamente los que ya o están vivos, o que hoy tienen sus cuerpos mutilados por el accionar represivo del estado, los que hicieron posible que los sectores mas conservadores de esta sociedad flexibilizaran sus posiciones, se requiere una sociedad civil mas grata y una clase política que ponga la necesidad de justicia en primer orden.

No olvidemos que durante este mes y en comparación proporcional con los 17 años de dictadura cívico militar, murió más gente por mes que en dicho nefasto periodo de nuestra historia, por lo que no debe mirarse como “consecuencias asociadas a la protesta social” o como resultados de la necesidad de “poner orden. Tenemos muchos temas que resolver respecto de ello. Las torturas, los mutilamientos oculares de centenares de Chilenos y los vejámenes experimentados por quienes salieron a las calles a proponer un #ChileParaTodos con dignidad y justicia social no pueden quedar bajo la alfombra de un acuerdo entre “cadáveres políticos”, deben necesariamente resolverse para garantizar un futuro de dignidad en paz y en comunidad. Hoy no puede haber impunidad bajo ningún punto de vista, es un imperativo ético y una garantía democrática de mediano y largo plazo para la sociedad chilena.

mm

Sociólogo.

Dr. En Historia (Universidad de Chile).

Investigador superior Adjunto UNAP y Fundación Altiplano.

Comisión de memoria y DD.HH, colegio de Sociólogos de Chile.

¿Qué te ha parecido?

(0 votos - Media: 0)