Apuntes sobre la naturaleza del ser humano contemporáneo

Contenido principal del artículo

René Fernando Ruiz Aguilar

Resumen

Pensar los conflictos socioambientales que emergen en los albores del siglo XXI requiere reconocer las implicaciones del sujeto y el modelo de organización que ha determinado buena parte de la problemática. Por ello, más que entender la conflictividad como un objeto propio y autónomo -que lo es en cierta medida- es menester vincularla como heredera de un proceso más complejo que se sitúa, como mencionaremos a lo largo de esta breve aportación/reflexión, en la relación humanidad-naturaleza.


El ser humano es un integrante más de la naturaleza. De hecho, aunque su posición no es la más importante en cuanto a su preservación, sí es el ente más catastrófico –piénsese en el papel que juegan los organismos descomponedores (bacterias, hongos y lombrices, por ejemplo) en las cadenas tróficas frente a los efectos de las industria petroquímica, metalúrgica y agropecuaria tan comunes para la vida humana–. Quizás, en otros tiempos fue distinto -no quiere decir que no hubiera depredación, sino que ésta era menor y formaba parte de los ciclos naturales- y existieron clanes, tribus y posteriormente pueblos, que vieron a la naturaleza como su origen, sustento y trascendencia, a tal grado que la veneraron y pusieron en primer plano nombrándola divina o en algunos casos dotándola de vida social y entendiéndola como un sujeto de derecho y acción.

Detalles del artículo