Notas sobre el posmodernismo y la globalización

la incertidumbre del individuo en un mundo social y en proceso de deconstrucción.

posmodernismo y la globalización
posmodernismo y la globalización

Lo sociedad (global) actual se encuentra ante un cambio de paradigma; los grandes relatos definidos por Jean-François Lyotard (2006) o metanarrivas según Henri Lefebvre (1971) se están deconstruyendo en función de la duda, la crítica y la transformación. Si antes la certidumbre estaba acompañada por un trabajo estable, una familia ‘funcional’, una casa y un automóvil, hoy la incertidumbre se enarbola como un factor que apremia el tiempo, al individuo y los relatos que cada uno construye para dar sentido y dirección a su quehacer en el mundo social.

Esta condición ha sido concebida de diversas maneras: sea ‘posmodernismo’ o ‘modernidad tardía’ lo cierto es que lo socialmente construido está siendo cuestionado desde la diferencia, ya que “el ser diferente se convierte en garante de la identidad” (Bolz, 2006, p. 47) donde la diversidad emerge a través de un discurso de derechos humanos, democracia e inclusión. No obstante, este cambio de paradigma en el mundo de la vida tiene un amalgamiento con una situación similar: el neoliberalismo transformado en globalización; éste último se vuelve un eje rector ya que empata de manera funcional y estructural con el discurso de la posmodernidad.

Por lo anterior, cabe la necesidad de realizar tres precisiones de cómo estos dos cuerpos teórico-prácticos tienen una simbiosis de acción en la sociedad.

El fin de un Estado paternalista

Es necesario aclarar desde este momento que la crítica al Estado paternalista no está en el sentido de su apoyo y fomento a la economía nacional, sino en su función de dirigente de las acciones colectivas y con ello la construcción de un ‘tipo ideal’ de estilo de vida. Siguiendo el pensamiento de Carmen Millé (2017) aquel Estado que regula partes fundamentales de la vida cotidiana, hoy se encuentra reducido a su función administrativa y vigilante de los cambios que se producen con base en la libre circulación del capital. Aunque existe un cambio en las funciones del Estado, más que una reducción de sus facultades se ha especializado en aquellas que le son indispensables y le permiten mantenerse en la sociedad actual.

Así, el Estado como rector de lo socialmente construido da paso a un cambio en el centro de desarrollo: se pasó de lo colectivo a lo individual, de la cooperación a la competencia, de la producción al consumo. En este sentido, el Estado ya no regula ni centra su eje a partir de la construcción de una identidad común, sino que genera los elementos mínimos para crear e identificar a la Nación como eje diferenciador de los individuos a nivel mundial, pero ya no lo trasciende.

El individualismo del mercado

El primera factor fue el desplazamiento del Estado hacia funciones específicas, el segundo factor se provocó en la esfera económica, donde el individuo cobra fuerza en tanto se convierte en un elemento que da dinamismo al sistema capitalista a través del consumo; la felicidad ya no se encuentra en lo trascendental, sino en su materialización a través de mercancías que intentan llenar un vacío existencial (Bauman, 2007). Es en este momento en que la competencia surge; no sólo es ser feliz, sino el más feliz del mundo; ese es el nuevo reto que se integra al mito del progreso.

Ante este individualismo, el sujeto se libera y comienza a dar su propio sentido a sus acciones dentro de la sociedad; va construyendo sus propios relatos.

Un individuo sin individualidad

Lo que antes se encontraba muy bien diferenciado eran aquellos temas que se podían identificar y abordar desde la esfera pública y privada, no obstante los medios de comunicación, específicamente las redes sociodigitales han difuminado esta delgada línea, ya que ellas mismas se vuelven esferas individuales que exponen en la nueva esfera pública digital. En este sentido, “en las esferas públicas emergentes que se generan en internet, la principal motivación para opinar gira alrededor de las posibilidades de expresar algo sobre sí mismo o desde sí mismo (Winocur, 2015, p. 64).

Esto da paso a la conformación de identidades multidimensionales que le dan un nuevo sentido al individuo en tanto se da una liberación en espacios como la sexualidad, trabajo, desarrollo e interacción. Ya no más grupos minoritarios; hoy es la diversidad el mayor elemento reivindicado.

De ello que el discurso de los derechos humanos hayan tenido un auge vinculante con el proceso de democratización en diferentes naciones; así sucedió con el movimiento LGBTTTIQA en México, donde la inserción de su reconocimiento y consecuentes derechos dentro la inclusión y democratización del país (Díez, 2011, 2018; Salinas, 2017) dieron paso a que en 2009 la capital de aquel país se convirtiera en el primer lugar en América Latina en realizar un cambio sustancial en su legislación para aceptar y legalizar el matrimonio igualitario.

Consideraciones finales

El mundo cambia tan rápido que la sociedad a veces no puede asimilar del mismo modo, tiempo y forma dichas modificaciones estructurales; estos cambios, sin embargo, encuentran eco en los nuevos movimientos de liberación, en los que las identidades se construyen y reivindican en función de la nueva dinámica: la incertidumbre del individuo en un mundo social y en proceso de deconstrucción. La complejidad que la ciencia parceló en ciencias que fungen como reinos para el abordaje de la realidad, hoy se encuentran en crisis; todo está relacionado de tal manera que impone a los investigadores una reflexión en el cómo y por qué; allí reside la importancia del cambio.

Bibliografía

Bauman, Z. (2007). Vida de consumo. México: FCE.

Bolz, N. (2006). Comunicación mundial. Buenos Aires: Katz.

Díez, J. (2011). La trayectoria del movimiento Lésbico-Gay en México. Estudios Sociológicos, 687-712.

Díez, J. (2018). La política del matrimonio gay en América Latina. México: FCE.

Lefebvre, H. (1972). La vida cotidiana en el mundo moderno. Madrid: Alianza Editorial.

Lyotard, J.-F. (2006). La condición postmoderna. Cátedra: Barcelona.

Millé, C. (2017). Dependencias, raíces ante la incertidumbre. Berlín: Academia Española.

Salinas Hernández, H. M. (2017). Matrimonio igualitario en México: la pugna por el Estado laico y la igualdad de derechos. El Cotidiano, 95-104.

Winocur Iparraguirre, R. (2015). La emergencia de esferas público-privadas en las redes sociodigitales. En R. Winocur Iparaguirre, & J. A. Sánchez Martínez, Redes Sociodigitales en México (págs. 62-80). México: CA-FCE.

mm

Estudiante en Maestría en Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Formado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e Ingeniería Agrónoma, Especialización en Sociología Rural en la Universidad Autónoma Chapingo (UACh).

¿Qué te ha parecido?

(2 votos - Media: 5)