Notas sobre economía, ecología y política (I): tres falacias de la economía mundial

La primera de las falacias es la persistencia de una mirada estrecha para analizar el mundo.

Notas sobre economía ecología y política
Notas sobre economía ecología y política

Aunque nos encontramos a mediados del segundo mes del año, no deja de ser un momento para balances y reflexiones1Este escrito se inspira, parcialmente en, Davidson, Eric (2000). «Whence Comes Wealth? Three Fallacies About Economics Versus the Environment». En You Can’t Eat GNP. Economics as if Ecology Mattered (pp. 1-14). Cambridge: Perseus Publishing.. Después de todo, estamos en el primer trimestre de 2020. Todo inicio de una década siempre está signado por ejercicios retrospectivos y prospectivos.

En estas líneas, quiero aprovechar ese momento analítico para recordar al menos tres de las falacias con las que opera la economía mundial. Luego, señalaré sobre cuál visión de mundo se basan tales falacias y qué tipo de sociedad crea. Finalmente, intentaré precisar tres grandes caminos (entre muchos otros) por los que transcurren los pensamientos y las acciones orientadas a las transformaciones socio-ecológicas.

La primera de las falacias es la persistencia de una mirada estrecha para analizar el mundo. Dicho de otra manera, el mundo es mucho más que la visión que el capitalismo tiene de él. No podemos seguir pensando que la vida se analiza únicamente en términos de mercados e intercambios de dinero. Cada año se publican estimaciones sobre el curso de la economía en los siguientes 365 días (366 en este año bisiesto). En esos reportes, el indicador estrella ha sido, es, y parece que seguirá siendo, el Producto Interno Bruto (PIB). Como corolario, esta miopía económica usa el PIB per cápita para «medir» el bienestar y/o grado de desarrollo de las personas y las naciones.

Esta mirada trae como consecuencia que la atención de los decisores se enfoque en aquellos sectores que aportan más al PIB, reproduciendo (consciente o inconscientemente) la «especialización» de sus respectivas economías y las relaciones de hegemonía/dependencia que ello genera. A nivel global, una lógica de este tipo subestima sectores que, como el agrícola, no tienen una fuerte participación en el PIB mundial. Por ejemplo, para 2017, y según la base de datos del Banco Mundial2https://datos.bancomundial.org/, el valor agregado (%) de la agricultura era de 3,43%.

«Económicamente» esto no sería un dato representativo. Sin embargo, ecológicamente la perspectiva es mucho más amplia. Toda la materialidad de la producción de alimentos es importante en nuestras vidas diarias, más allá de su importancia directa «pequeña» en el PIB mundial. Y no, la noción de «servicios ecosistémicos» no resuelve este vacío. El mundo es mucho más que la visión contable del mismo.

La segunda falacia es la religión secular del optimismo tecnológico. Como si se tratase de un ejército de caballería, los tecno-acólitos consideran que la tecnología precisa llegará en el momento adecuado para resolver los problemas presentes o futuros. Aunque, cabe destacar, depositan mucho más en el futuro sus esperanzas como una forma de evadir responsabilidades aquí y ahora.

Esta creencia ciega en las soluciones tecnológicas per se, nos ubican en un terreno minado de buenas intenciones, geoingeniería, desmaterialización y precarización de la vida. El optimismo desaforado no permite distinguir entre aquellos «recursos» que, en efecto, podrían llegar a sustituirse (no sin un profundo cambio cultural/civilizatorio), de los que resultan esenciales para la vida. Suelos, aire, agua fresca, océanos, bosques, por nombrar algunos.

La tercera falacia es el rito litúrgico de la falsa complacencia que alimenta la iglesia del technological fix. Hace más o menos un año, diversos medios publicaron un reportaje de la NASA que mostraba cómo el planeta hoy es más «verde» que hace 20 años, gracias al impulso de la agricultura y la repoblación de bosques de países como India y China3Sobre el caso de China pueden consultarse: Herrera, Francisco F. y Gómez, Marx (2018). Ecología Política de las plantaciones forestales en China. Ecología Política, (56) pp. 97-101; Gómez, Marx y Herrera, Francisco F. (2018). Alternativas civilizatorias: una lectura latinoamericana a la Ecología Política en China. Ecología Política (56), pp. 19-23. . Lo que a veces no abordan estas noticias es el cómo se ha dado tal «reverdecimiento» y si es suficiente para sentirnos «complacidos», ergo, «tranquilos». La biotecnología asociada al manejo de plantaciones forestales no ha dejado de ser un tema fuertemente criticado.

En un régimen de tecno-naturaleza4Gómez, Marx (2015). Una aproximación a las contribuciones de Arturo Escobar a la Ecología Política. Ecología Política (50), pp. 100-105., tal vez el mundo sea hoy más «verde» que hace dos décadas. Pero hoy, el mundo también es un lugar de alta conflictividad socio-ecológica5El atlas de justicia ambiental (https://ejatlas.org/) reporta hasta la fecha unos 3057 conflictos socio-ecológicos a nivel mundial..

Deforestaciones, apropiación de tierras, incendios masivos. Incremento de la temperatura media global, aumento del nivel del mar, desplazados climáticos. Vulnerabilidad energética, extractivismo, estrés hídrico. Extinción acelerada de especies, pérdida de diversidad biocultural. Violación de cuerpos y territorios, aniquilamiento de historias, lenguas y saberes. Estos y muchos otros problemas son muestra que no estamos para «palmaditas en el hombro» y celebrar falsos «éxitos parciales».

La miopía económica, el optimismo tecnológico y la falsa complacencia crean una noción de «vida» alejada de toda necesidad de pensar la tierra que nos sostiene, sentir sus heridas que son nuestras, honrar sus dolores, dignificar nuestras rabias. La materialidad de la «riqueza» y las raíces de la «pobreza» nunca han sido temas de interés para el capitalismo.

. Despu\u00e9s de...","image":{"@type":"ImageObject","url":"https:\/\/iberoamericasocial.com\/wp-content\/uploads\/2020\/02\/Notas-sobre-econom\u00eda-ecolog\u00eda-y-pol\u00edtica.jpg","width":1200,"height":916},"datePublished":"2020-02-16T22:36:31+02:00","headline":"Notas sobre econom\u00eda, ecolog\u00eda y pol\u00edtica (I): tres falacias de la econom\u00eda mundial","mainEntityOfPage":{"@type":"WebPage","@id":"https:\/\/iberoamericasocial.com\/notas-sobre-economia-ecologia-y-politica-i-tres-falacias-de-la-economia-mundial\/"},"author":{"@type":"Person","name":"Marx Jos\u00e9 G\u00f3mez Liendo"},"publisher":{"@type":"Organization","name":"Iberoam\u00e9rica Social","logo":{"@type":"ImageObject","url":"","width":0,"height":0}},"dateModified":"2020-02-16T22:36:31+02:00"}

Notas   [ + ]

1.Este escrito se inspira, parcialmente en, Davidson, Eric (2000). «Whence Comes Wealth? Three Fallacies About Economics Versus the Environment». En You Can’t Eat GNP. Economics as if Ecology Mattered (pp. 1-14). Cambridge: Perseus Publishing.
2.https://datos.bancomundial.org/
3.Sobre el caso de China pueden consultarse: Herrera, Francisco F. y Gómez, Marx (2018). Ecología Política de las plantaciones forestales en China. Ecología Política, (56) pp. 97-101; Gómez, Marx y Herrera, Francisco F. (2018). Alternativas civilizatorias: una lectura latinoamericana a la Ecología Política en China. Ecología Política (56), pp. 19-23.
4.Gómez, Marx (2015). Una aproximación a las contribuciones de Arturo Escobar a la Ecología Política. Ecología Política (50), pp. 100-105.
5.El atlas de justicia ambiental (https://ejatlas.org/) reporta hasta la fecha unos 3057 conflictos socio-ecológicos a nivel mundial.
6.Este escrito se inspira, parcialmente en, Davidson, Eric (2000). \u00abWhence Comes Wealth? Three Fallacies About Economics Versus the Environment\u00bb. En You Can’t Eat GNP. Economics as if Ecology Mattered (pp. 1-14). Cambridge: Perseus Publishing.
mm

Sociólogo, Msc. Estudios Sociales de la Ciencia (IVIC).

Áreas de investigación: ecología política, modernidad/colonialidad, alternativas al desarrollo, ontología política, capitalismo cognitivo, transiciones hacia la sustentabilidad.

¿Qué te ha parecido?

(11 votos - Media: 5)