Los pendientes de la protección materna en el trabajo femenino

A medida que se va descendiendo en la escala social, aparecen más situaciones de desprotección a la maternidad.

Los pendientes de la protección materna en el trabajo femenino
Desigualdad laboral

La incorporación de la mujer al mundo del trabajo, ha debido enfrentar una serie de obstáculos y limitaciones. En Chile, aunque se ha registrado un aumento del ingreso al trabajo en los últimos 30 años, la tasa de ocupación laboral femenina representa un 44,7 %, lo que se considera una de las más bajas de América Latina, y una de las más bajas entre los países de la OCDE, hecho que expone, tanto puntos de partida, como consecuencias de la desigualdad de género. Las limitaciones de acceso al trabajo, están relacionadas principalmente a una baja escolaridad y capacitación, dedicación al cuidado de los hijos, escasas oportunidades para la integración de mujeres con menos experiencia laboral, prejuicios para la contratación de mujeres en edad fértil1INE 2016. Encuesta Nacional de empleo año 2016. Publicado junio 2017 http://www.ine.cl/estadisticas/menu-sociales/genero.

En nuestro país existe una legislación de protección a la maternidad, que otorga derechos a trabajadoras embarazadas y a madres de niños menores de dos años. Las madres trabajadoras tienen derecho a descanso Prenatal, el que corresponde a seis semanas antes del parto y un descanso Postnatal correspondiente a 24 semanas después de la fecha del nacimiento. Junto con ello, madres y gestantes tienen el derecho de fuero maternal, que consiste en la imposibilidad del empleador o contratante de la trabajadora, de despedirla o poner fin a la relación laboral por el período comprendido entre el inicio del embarazo hasta que el niño o niña tenga un año y 84 días de nacido2Se excluye del cálculo el período de descanso pre y postnatal. Leyes de Protección a la maternidad. Congreso de Chile, consultado enero 2018. https://www.bcn.cl/leyfacil/recurso/proteccion-a-la-maternidad. Además, existe un permiso para alimentar a los hijos de hasta dos años de edad (el que consiste de una hora al día), el permiso por enfermedad grave del hijo-a, el derecho a no realizar labores incompatibles con el estado de gravidez, y el derecho a Sala Cuna3También existe el derecho al descanso Postnatal parental de doce o dieciocho semanas, que dependen de si la madre regresa a trabajar por media jornada, después de su descanso postnatal. http://www.dt.gob.cl/consultas/1613/w3-propertyvalue-22073.html.

Desigualdad desde el acceso al trabajo.

Aun cuando la maternidad es valorada en el contexto social y en el discurso político, cuando se trata de relacionar trabajo y maternidad, en el ámbito laboral ésta es vista como un problema, una complicación administrativa y un obstáculo para la productividad. Por consiguiente, la desigualdad laboral existe ya desde el acceso al trabajo, puesto que para la mentalidad empresarial, una legislación de protección a la maternidad implica costos de contratación diferenciados por sexo, ya que se relaciona inmediatamente a la mujer con un mayor ausentismo, y un menor rendimiento como consecuencia de los períodos de licencia y descansos.

Las empresas y sus departamentos de recursos humanos, han reaccionado defensivamente a la legislación protectora de la maternidad, poniendo impedimentos al ingreso de las mujeres al mundo laboral, y al trabajo estable, situación que las deja más vulnerables a cualquier tipo de arbitrariedad, al aceptar condiciones laborales de riesgo, o pagos injustos en orden a evitar la cesantía. Ya en el ejercicio laboral pueden existir malos tratos, presiones e insinuaciones para renunciar a algunos derechos, siendo el más quebrantable de ellos, el permiso de alimentación de los hijos. De esta forma, las desigualdades derivadas de la estructura de poder formal, pueden imponerse frente a un derecho laboral, por temor a la pérdida de empleo y a la inseguridad que esto implica.

Debido a la condición de madres (o condición potencial de madres) las mujeres pueden verse enfrentadas a una serie de actos discriminatorios, como por ejemplo, a la llamada segregación vertical, que limitaría las opciones de ocupar puestos con poder decisorio, en razón a una supuesta menor disponibilidad para atender asuntos familiares junto con los laborales. El ascenso laboral y la promoción serían obstaculizados por prejuicios y no por diferencias objetivas en las capacidades y preparación en comparación a trabajadores varones.

El hostigamiento laboral- que crea un ambiente dañino de trabajo y que puede tener efectos negativos en la salud mental de una gestante – es una importante causa de denuncia en la Inspección del Trabajo, junto con los despidos en período de fuero laboral. Como ejemplos de hostigamiento encontrados en el medio laboral se puede mencionar la destinación de trabajadoras con fuero a equipos de rotación por las distintas sucursales de una empresa, el trato despectivo u ofensivo en relación al estado de embarazo y el retiro de funciones a responsabilidades de menor grado. Todas estas situaciones impactan negativamente en el clima laboral, el que puede hacerse insostenible y que en algunos casos puede ser la razón detonante que lleve a una trabajadora, a renunciar a alguno de sus derechos, o a dejar el trabajo.

En una evaluación general, Chile podría afirmar que ha avanzado hacia una mejor legislación laboral en relación a sus pares latinoamericanos, por contar con un descanso prenatal de seis meses, la posibilidad de que este descanso sea tomado por el padre y la proporción de pago de asignación materna, respecto del ingreso habitual. Sin embargo, en el contexto nacional se puede observar diversas inequidades y contradicciones con el espíritu de la legislación de protección materna; tal como ocurre a aquellas trabajadoras que pertenecen al empleo externalizado, en general sin contratos de trabajo, donde existe la práctica cada vez más extendida de calcular las remuneraciones según el cumplimiento de metas como medio de incrementar el rendimiento de trabajo. En muchos de estos casos, como en el trabajo independiente (autónomo), no existe la posibilidad de presentar licencias por enfermedad o el permiso por maternidad, lo que obliga a las mujeres a elegir entre seguir trabajando durante los meses más avanzados de embarazo, o resignarse a la falta de ingresos.

A medida que se va descendiendo en la escala social, aparecen más situaciones de desprotección a la maternidad: sobre todo en los sectores que desarrollan trabajo informal, mujeres cesantes, que no poseen recursos económicos; quienes no alcanzan a beneficiarse de las asignaciones maternas, descansos, o protección de salud. Aunque este sector puede acceder a un subsidio maternal4Este subsidio maternal está destinado a las mujeres que no pueden acceder a la Asignación Maternal. Beneficia a quienes se encuentran en el Registro Social de Hogares y que pertenezcan al 60% de menores ingresos de acuerdo a su calificación socioeconómica. El subsidio corresponde a un monto mensual de $10269 pesos (13.84 Euros) y se entrega a partir del quinto mes de embarazo (en forma retroativa)., éste no garantiza que madre e hijo-a puedan cubrir sus necesidades básicas. Frente a esto, el Estado reconoce la importancia de asistir a estas madres en el acceso a la salud y se les otorga la atención profesional del parto en la modalidad de atención institucional pública.

Buscando verdaderos avances.

El verdadero avance de la sociedad se manifiesta por el valor que ella da a cada uno de sus ciudadanos, y en términos de igualdad de derechos, se observará cuando las mujeres experimenten la maternidad y la crianza sin temor a enfrentar problemas de subsistencia y cuando el acceso al trabajo no sea obstaculizado por la condición (o condición potencial) de madre. Para llegar a ese punto, se debe alcanzar la madurez de comprender que el cuidado de los hijos es una responsabilidad de todos quienes conforman la sociedad.

Si bien es cierto, se ha dado pasos importantes en materia de protección materna, la legislación laboral aún desconoce el valor de los padres en el ejercicio de la parentalidad, ya que en concreto no existe una definición de derechos y obligaciones de los padres trabajadores, y por citar un ejemplo, en Chile la persona titular de derecho es la madre, quien puede compartirlo al padre cuando es su necesidad o voluntad.

Siendo la gestación un período de vulnerabilidad, cuyo desarrollo puede tener consecuencias importantes en la salud de madres e hijos –as, se hace necesario un mayor reconocimiento de responsabilidades desde la sociedad, con el propósito de cuidar el bienestar y salud de las mujeres trabajadoras, el que sería un paso más lúcido que la sola propuesta de sanciones, tan acostumbradas, y muchas veces ineficaces a la hora de abordar los problemas sociales.

Por esto, las políticas públicas deberían ir en dirección de impulsar esta corresponsabilidad parental y social, que promovería la movilidad social femenina, el avance del mercado laboral a condiciones de igualdad, y al reforzamiento de buenas actitudes sociales y empresariales, medidas que junto a los avances en el acceso a mejores niveles de educación, mantendrían alejadas las probabilidades de precarización y pobreza, la más sensible forma de desprotección materna.

  • Últimos posts
mm
Autora

Lic. en Psicología. Master en Psicología Individuo, Grupo, Organización y Cultura por la Universidad del País Vasco.

Ha desarrollado trabajo comunitario en el área de salud y en contextos de ruralidad . Docente en el área de las ciencias sociales. Activista social

  • Vulnerabilidad en personas mayores
    Vulnerabilidad social en las personas mayores
  • Machismo en la academia
    Machismo en la Academia

    Veintitrés universidades chilenas se encuentran en tomas feministas y otras quince están en paro, exigiendo cambios a la actual cultura universitaria. En ellas se repiten exigencias como la eliminación de brechas salariales entre funcionarios y funcionarias, educación para la Igualdad de género a la comunidad universitaria, el reconocimiento formal de la identidad de género de las personas y un replanteamiento de los modelos y contenidos enseñados, que actualmente reproducen la desigualdad de género.

    La participación cada vez más fuerte de mujeres en la sociedad ha empezado, desde hace unas décadas, a generar disonancias y contradicciones debido a la incompatibilidad entre los roles femeninos tradicionales y las exigencias laborales en un mundo cada vez más competitivo. En un contexto académico, este trance se explica, además, por la imposibilidad de conciliar el empoderamiento intelectual con la pasividad ante testimonios de injusticia y desigualdad.

  • Niñas y niños Trans en el mundo escolar
  • Desigualdad laboral
    Los pendientes de la protección materna en el trabajo femenino
  • Salud-publica
    Problemas en la salud pública
  • Salud privada en Chile
    Desprotección en la salud privada

Notas   [ + ]

1.INE 2016. Encuesta Nacional de empleo año 2016. Publicado junio 2017 http://www.ine.cl/estadisticas/menu-sociales/genero
2.Se excluye del cálculo el período de descanso pre y postnatal. Leyes de Protección a la maternidad. Congreso de Chile, consultado enero 2018. https://www.bcn.cl/leyfacil/recurso/proteccion-a-la-maternidad
3.También existe el derecho al descanso Postnatal parental de doce o dieciocho semanas, que dependen de si la madre regresa a trabajar por media jornada, después de su descanso postnatal. http://www.dt.gob.cl/consultas/1613/w3-propertyvalue-22073.html
4.Este subsidio maternal está destinado a las mujeres que no pueden acceder a la Asignación Maternal. Beneficia a quienes se encuentran en el Registro Social de Hogares y que pertenezcan al 60% de menores ingresos de acuerdo a su calificación socioeconómica. El subsidio corresponde a un monto mensual de $10269 pesos (13.84 Euros) y se entrega a partir del quinto mes de embarazo (en forma retroativa).