Los “Oriundi” en Brasil – Inmigración iberoamericana nº1

Con esta entrada quiero comenzar un serial (que iré intercalando con otras historias) sobre inmigración iberoamericana y que he titulado “Nuevo Mundo, nuevas ilusiones”. Y para comenzar nada mejor que la mayor inmigración europea hacia Sudamérica, la italiana en Brasil.

Más o menos unos 32 millones de brasileños son en la actualidad descendientes de inmigrantes italianos, situados principalmente en los Estados del Sur y Sudeste y sobre todo en la ciudad de Sao Paulo y alrededores. Son con diferencia la población de oriundi (descendientes de italianos) más numerosa en el Mundo, siendo el 16% de la población total de Brasil (que tiene alrededor de 191 millones) y suponen además el 33% de la población de raza blanca que en la actualidad vive en ese país.

La emigración italiana a Brasil comenzó a ser significativa a partir de la década de 1870. El siglo XIX es un siglo caracterizado por una enorme cantidad de inmigrantes europeos hacia otros continentes, debido a que las mejoras medicas supusieron una caída de la mortalidad infantil y una subida de la esperanza de vida, hecho que provocó que los recursos existentes en Europa fueran claramente insuficiente para abarcar a toda la población europea en la segunda mitad del siglo XIX lo que provocó que muchas familias tuvieran que emigrar para poder subsistir.

Por otra parte hay que señalar que Italia es un país que se unificó en ese mismo momento (1861-1870) lo que hizo que no tuviera colonias como los portugueses, españoles, ingleses o franceses,  donde ir a vivir y que por tanto se marcharan hacia los países americanos (Argentina, Brasil, E.E.U.U etc.), países emergentes económicamente en esos momentos. ¿Y porque tantos italianos eligieron Brasil? La razón es que el descenso de la esclavitud ocurrida en ese país desde más o menos el año 1850, y su abolición definitiva en 1888, unido a la expansión de los cafetales en el sur del país hacía necesaria una gran cantidad de mano de obra. Así, se repartieron por toda Italia propaganda del gobierno brasileño donde se mostraba al país como una buena oportunidad para mejorar las condiciones laborales, muy escasas en la nueva Italia de la década de los 70 del siglo XIX.

Así esos primeros inmigrantes italianos que llegaban a Brasil fueron trasladados hacia las zonas rurales del sur, sobre todo en el Estado de Rio Grande do Sur, donde comenzaron a trabajar en las haciendas cafeteras. Era una zona donde también se estaba estableciendo desde hacía años colonias alemanas, ya que Alemania era otro país recién configurado y por tanto sin colonias para enviar sus excedentes de población.

Pocos años después comenzaron las primeras colonias italianas en otros estados del sur brasileño, como Santa Catarina y Paraná. La rápida expansión de los cafetales hacia el Sudeste, hacia Sao Paulo, hizo que esta región recibiera también desde finales del siglo XIX enorme contingentes de población italiana.  Además las pésimas condiciones laborales en el interior del país hicieron que a inicios del siglo XX muchos italianos se trasladaran hacia las ciudades buscando mejores condiciones laborales, principalmente hacia Sao Paulo. Esto ha provocado que esa ciudad tenga en la actualidad la mayor cantidad de ítalo descendientes en Brasil, 16 millones de personas.

Caixas do Sul es el paradigma del proceso inmigratorio italiano al sur de Brasil. Una ciudad fundada por inmigrantes italianos alrededor de 1875, que en la actualidad tiene una población de  441 mil habitantes, de los cuales el 80 % más o menos son descendientes de italianos (unas 350 mil personas). Sus primeros habitantes construyeron una ciudad próspera cimentada en la industria agrícola de la uva, siendo capaces de exportar una importante producción de vino hacia otras partes del mundo, constituyendo el mayor centro vinícola del país. Prueba de ello es que en Caxias do Sul se celebra cada dos años la fiesta del vino, de enorme popularidad en todo el país. Además es uno de los dos centros polos industriales más importantes de Brasil. En Caixas do Sul, en la sierra Gaucha y al oeste de Santa Catarina se conserva un dialecto italiano, el Talian, que es una variante del dialecto que se hablaba en el Véneto antes de la unificación italiana y que en la actualidad lo hablan alrededor de 600 mil personas.  Aquí os pongo videos sobre Caixas do Sul:

 

El éxito inicial de los pioneros italianos provocó que desde Italia llegaran a Brasil durante las tres últimas décadas del siglo XIX e inicios del XX algo más de 1 millón 200 mil personas. Su lugar de origen según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) entre 1876 y 1920 es la siguiente:

Región de origenNúmero de Inmigrantes
Véneto365.710
Campania166.080
Calabria113.155
Lombardía105.973
Abruzos-Molise93.020
Toscana81.056
Emilia-Romana59.877
Basilicata52.888
Sicilia44.390
Piamonte40.336
Apulia34.833
Marcas25.074
Lacio15.982
Umbría11.818
Liguria9.328
Cerdeña6.113
Total1.243.633

 

Como se puede observar en el cuadro, las regiones del norte, especialmente el Véneto, son el lugar de origen de la mayoría de población italiana que marchó hacia Brasil. La razón no es que el norte fuera más pobre que el sur (no lo ha sido nunca ni lo es ahora); ni que en el norte los excedentes de población fueran mayores. Simplemente el gobierno brasileño de un modo racista eligió más población del norte porque eran generalmente más blancos y rubios que los del sur, de tez más morena.

La emigración italiana a Brasil tuvo un gran revés en 1902 cuando el gobierno italiano decretó el Prinetti decreto, por el cual bloqueaba la inmigración individual hacia ese país. Esto fue debido a las noticias que legaban a Italia de las durísimas condiciones de trabajo en régimen de semi-esclavitud que sus habitantes tenían en los cafetales. A pesar de ello el flujo migratorio fue regular hasta la llegada de Mussolini en 1920, que desde sus inicios como dictador pasó a realizar un férreo control sobre la inmigración italiana al exterior.

En la Actualidad, los descendientes de italianos en Brasil se reparten de la siguiente manera:

Estado

Población total

Población de origen italiano

% en relación con el total

Sao Paulo

41 millones

16 millones

40 %

Paraná

9,4 millones

3,7 millones

39,0%

Rio Grande do Sul

10,9 millones

3,2 millones

29,0%

Santa Catarina

5,8 millones

3 millones

55,0%

Espíritu Santo

3,4 millones

1,7 millones

65,0%

Minas Gerais

20 millones

1,5 millones

7,5%

Río de Janeiro

14,1 millones

600 mill

4,0 %

Norte de Brasil

14,5 millones

1 millón

6,8 %

Centro-Oeste de Brasil

13 millones

400 mill

4,0%

Nordeste de Brasil

49 millones

150 mill

0,35%

Total

191 millones

32 millones

16 %

Como se puede apreciar existe una enorme diferencia en importancia entre las regiones que tienen mucha cantidad de población de origen italiano (desde el 40 hasta el 65% de la población total del Estado) y las regiones donde la población de origen italiano es poco importante (entre el 7,5 y el 0,35% de la población total del Estado).

Al principio, los emigrantes italianos vivían en comunidades aislados del resto, con el único objetivo de conseguir dinero y volver a su lugar de origen. Sólo a partir de las siguientes generaciones, sobre todo desde 1930, los italianos fueran adaptándose a su nuevo país. Además, la prohibición de hablar italiano, de exhibir símbolos relacionados con Italia impuesta por el presidente Getulio Vargas desde 1940 contribuyó enormemente a la adaptación de los descendientes italianos. De hecho, en la actualidad existen en Brasil menos de 300.000 mil personas con pasaporte italiano.

Muchos personajes famosos brasileños tienen origen italiano. Se da la curiosidad que las dos grandes pasiones deportivas de los italianos, motor y fútbol, constituyen la profesión de la mayoría de los famosos ítalo-brasileños. Así todos los grandes pilotos brasileños son de raza blanca y descendencia italiana, como por ejemplo el fallecido Aiton Senna, Emerson Fittipaldi, Ricardo Zonta, y más actualmente Rubens Barrichello o Felipe Massa, entre otros. Entre los futbolistas destacan nombres como Luis Felipe Scolari, actual seleccionador de Brasil; Dunga, que fue campeón del mundo en 1994; Rivelino, que fue uno de los mejores jugadores sudamericanos de los 70 y 80, o José Altafini “Mazzola” que es el cuarto máximo goleador histórico de la primera división italiana con 214 goles, y que jugó el mundial de 1958 con Brasil y el de 1962 con Italia.

 Además contamos con presidentes de Brasil como Itamar Franco, que fue máximo dirigente del país entre 1992 y 1994 o Emilio Medici, que lo fue entre 1969 y 1974, o el actual ministro de Hacienda Guido Mantega. También es ítalo descendiente la mujer del ex presidente Lula da Silva, María Leticia Rocco, la cual conoce el dialecto Talian.

En la próxima entrega comenzaré las biografías de personajes “desconocidos” para el gran público. El primer protagonista será Bernal Díaz del Castillo, uno de los conquistadores más importantes de Méjico que además fue cronista y nos ofrece una visión de primera mano de la conquista.