Lo que el Covid-19 (dolorosamente) le recordó a Latinoamérica

Las condiciones estructurales de cada país son un factor positivo o negativo para ciertas medidas empleadas; no es que la gente no entienda la gravedad de contagio por covid-19, pero sus condiciones de clase no le permiten asumir los costos de ese cambio en su estilo de vida.

Covid-19
Covid-19

Los tiempos actuales nos demuestran muchas cosas, entre ellas la fragilidad de la sociedad global ante retos que van más allá de la incesante interconexión económica; tal vez nos creímos tanto el discurso de sometimiento hacia la naturaleza, que dimos por hecho que no sería posible lo imposible… La incertidumbre se sobrepone ante la aldea global en construcción.

El covid-19 ha sido explicado en los últimos días de distintas formas: sea como parte de un proceso evolutivo de tipo virológico derivado de la incorporación de animales salvajes en la alimentación humana, o como parte de una “Guerra Fría” a nivel biológico para retener u ostentar el poder mundial entre naciones desarrolladas y economías emergentes. Sin resaltar el origen del mismo, lo que realmente evidente es que este reto mundial nos ha sometido a la reflexión sobre nuestro actuar y sobre todo nos ha obligado a mirar aquellas injusticias que aún se presentan como los grandes retos de la humanidad en el siglo XXI y que, sin embargo, habíamos aceptado mediante la indiferencia.

Covid-19
Fuente: https://experience.arcgis.com/experience/685d0ace521648f8a5beeeee1b9125cd

Es por ello que en esta breve entrada se abordarán algunos elementos que han salido a la luz derivado de los intentos por frenar la viralización a escala global.

Las asimetrías del sistema-mundo o centro-periferia

El reto actual ha mostrado la pluralidad de acciones que cada Estado-Nación ha implementado en sus respectivos territorios para garantizar la salud pública de sus habitantes, así como no sufrir los estragos económicos y administrativos que derivan la propagación del covid-19, particularmente su ramo económico y de salud pública.

Sin embargo, esas decisiones muestran las relaciones asimétricas de poder que permiten el funcionamiento del sistema global actual; mientras unos países pueden costear la merma económica de mantener a su población en casa y suspender pagos de servicios de manera provisional (Val, 2020), otras administraciones no pueden siquiera garantizar las pruebas para la detección del covid-19 en su población.

Esto nos muestra una vez más que incluso la desigualdad mundial que se requiere para el sistema funcione se presenta en estos retos de diferentes maneras y con diversas consecuencias. Los estragos de estas asimetrías de poder no respetan lugar geográfico o adscripción económica; mientras que en Italia el sistema forense colapsa y trata de solventarlo con el apoyo de la fuerza armada, en países latinoamericanos están asumiendo desde ya las desventajas derivadas de la falta de atención en el sector salud, educativo, económico… lo más que pueden hacer es obligar al aislamiento de la mayor cantidad de personas que puedan1En el caso mexicano se han suspendido las actividades escolares y algunos trabajos han “descansado” a sus empleados. Esta aparente libertad ha sido tomada de manera inadecuada por personas que en vez de quedarse en casa han realizado visitas a centros turísticos y de confluencia social como playas. Esto aunque es sanitariamente incorrecto, demuestra también en parte la lógica de libertad que se presenta con la indiferencia de sectores de la población que aprovechan la oportunidad para descansar de su propio estilo de vida, a pesar del peligro constante de ser contagiado y por tanto ser portador del covid-19. (Dios Palma, 2020)., ya que la “ventaja demográfica” que poseían como atracción de inversiones en zonas con abundante mano de obra hoy se les revierte como una desventaja.

Así pues, comparar acciones realizada entre países o regiones, debe ser entendido también como resultado de procesos de desigualdad estructural propia del sistema económico preponderante. No es que los gobiernos de países periféricos tengan una indiferencia hacia su población, sino que hacen lo que pueden con lo que tienen y están en espera de que la vacuna se genere rápidamente en otros lugares del mundo para que puedan comprarla y atender lo casos más críticos. Una vez más en el caso latinoamericano se hace presente que somos dependientes del know how en todo sentido… esperando la solución externa a problemas externos que provienen de esta asimetría de poderes a escala global.

Crítica a la romantización de la cuarentena

El cierre de fronteras y el llamado al aislamiento voluntario muestran formas de poder que se ensamblan a nivel económico y de clase. La romantización de la cuarentena se presenta para muchos como una forma experimental para que el home office se vuelva la regla y no la excepción; no obstante, para otros (la gran mayoría de la población en países en vías de desarrollo) esa idea no es más que un sueño que se desvanece con el amanecer y la necesidad de buscar el pan de cada día.

Haciendo una crítica más detallada sobre este discurso romántico del confinamiento social se podrá observar que esa posibilidad no se puede materializar en su plenitud en las sociedades periféricas por cuestiones estructurales, entre las que destaca que muchas de las cadenas productivas están enfocadas en actividades que requieren el contacto social: comercio local, turismo y la economía informal.

Lo anterior pone en peligro economías que dependen de este sector o donde una parte relevante de la población se dedica a este tipo de actividades económicas.

Por ejemplo, en México se estimó que la economía informal está conformada por 30.9 millones de personas (Solís, 2019), es decir, cerca de la cuarta parte de la población nacional. Este sector “es incluso mayor que aquellos que están en la formalidad, que pagan impuestos y tienen prestaciones sociales de distinta característica” (Solís, 2019).

En este sentido, las condiciones estructurales de cada país son un factor positivo o negativo para ciertas medidas empleadas; no es que la gente no entienda la gravedad de contagio por covid-19, pero sus condiciones de clase no le permiten asumir los costos de ese cambio en su estilo de vida porque sabe que es esa persona contra el mundo; el estado no puede garantizarle su supervivencia.

La segunda muerte de los excluidos

No importa la palabra eufemística que se utilice para nombrarlos y convocarlos, ellos son el grupo más vulnerable en estos tiempos de crisis global. Sean Homeless, sin techo, indigentes, migrantes, trashumantes, o refugiados, ellos son quienes están ante condiciones más propensas a ser olvidados por la historia de aquellos que salgas avante de la propagación del covid-19.

Son los excluidos del sistema que hoy se vuelven los primeros victimarios de una fuerza natural (sea impulsada por cuestiones inmanentes al desarrollo de la vida en la Tierra o por intervención directa, deshumanizante y patológica del sujeto social) que pone a reflexionar incluso al más escéptico.

Los gobiernos no sólo deberán pensar en aquellas personas que no pueden quedarse en casa, sino también en aquellos que no la tienen o que permanecen en lugares símiles a los campos de concentración de la segunda Guerra Mundial. No nos podemos permitir sucumbir ante un problema donde la solidaridad y la empatía se vuelve un imperativo categórico y ético.

Conclusiones

El reto que la propagación y cura del covid-19 representa, pone al descubierto las injusticias del sistema en que vivimos. La capacidad de enfrentar este problema sanitario en cada Estado-Nación deriva de sus condiciones históricas en el ámbito económico, político, social, educativo  cultural; hoy más que nunca la solidaridad se presenta como opción de supervivencia (y que se ve con el apoyo de países como Cuba a escala internacional para coadyuvar en esta crisis sanitaria, TeleSur, 2020), ayudar desinteresadamente en la medida de nuestras posibilidades es quizá una forma de resistir a un hecho que puede repetirse en el futuro.

Bibliografía

Dios Palma, Arturo de. (21 de marzo de 2020). Mexicano se olvidan del coronavirus en Acapulco. El Universal. Obtenido de: https://www.eluniversal.com.mx/estados/y-en-el-mar-la-vida-sigue-aun-con-covid-19

Solís, Benito (20 de agosto de 2019). El grave problema de la economía informal en México. El Financiero. Obtenido de: https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/benito-solis/el-grave-problema-de-la-economia-informal-en-mexico

TeleSur (20 de marzo de 2020). Médicos cubanos viaja a Lombardía, Italia, por coronavirus. TeleSurTV.net. Obtenido de: https://www.telesurtv.net/news/cuba-medicos-cooperacion-coronavirus–20200321-0010.html

Val, Eusebio (16 de marzo de 2020). Francia asume los créditos y suspende el pago de alquileres, impuestos y recibos de luz, gas y agua. La Vanguardia. Obtenido de: https://www.lavanguardia.com/internacional/20200316/474212594165/coronavirus-macron-medidas-choque-indeditas-francia.html

Notas   [ + ]

1.En el caso mexicano se han suspendido las actividades escolares y algunos trabajos han “descansado” a sus empleados. Esta aparente libertad ha sido tomada de manera inadecuada por personas que en vez de quedarse en casa han realizado visitas a centros turísticos y de confluencia social como playas. Esto aunque es sanitariamente incorrecto, demuestra también en parte la lógica de libertad que se presenta con la indiferencia de sectores de la población que aprovechan la oportunidad para descansar de su propio estilo de vida, a pesar del peligro constante de ser contagiado y por tanto ser portador del covid-19. (Dios Palma, 2020).
mm

Estudiante en Maestría en Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Formado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e Ingeniería Agrónoma, Especialización en Sociología Rural en la Universidad Autónoma Chapingo (UACh).

¿Qué te ha parecido?

(2 votos - Media: 5)