El Leviatán criollo: Estado y sociedad en América Latina

Como se ha aprendido a partir del aporte de John Holloway, el Estado es siempre un proceso en construcción y asimilación de su forma dentro de la socialización del capital.

El Leviatán criollo: Estado y sociedad en América Latina

Marcos KaplanEl leviatán criollo, así tituló Marco Kaplan uno de sus artículos sobre la cuestión estatal en la región latinoamericana1Kaplan, Marcos. El leviatán criollo: estatismo y sociedad en la América Latina contemporánea. En: Estado y Clases Sociales en América, 40 (3), pp. 795-829, 1978.. Con ello se enfatizaba la importancia que tienen los Estados en la periferia capitalista y la necesidad de una respuesta teórica para comprender sus particularidades dentro de sociedades altamente fragmentadas. La teoría sobre el Estado periférico, como una variante dentro de las posibilidades de diferenciación del Estado burgués, fue muy prominente en las décadas de 1960 y 1980. Se replicó en la crítica académica la centralidad estatal de los proyectos desarrollistas promovidos por la escuela cepalina y los gobiernos nacional-populares.

Históricamente, desde la colonia hasta la actualidad, las estructuras políticas han sido objeto de garantía para los distintos proyectos hegemónicos que se han implantado en la región y las dinámicas de dominación social. No obstante, ello no siempre se ha expresado en emprendimientos teórico-metodológicos para su estudio y aprehensión. Tras las esperanzas depositadas en los populismos latinoamericanos, los debates intelectuales giraron en distintas direcciones temáticas como lo fueron la gobernabilidad, la transición democrática, la institucionalización de los derechos humanos y las reformas hacia el Estado mínimo del neoliberalismo. La mayoría de las veces se desarrollaron desde una óptica conservadora. Así, la teoría del Estado, que además cuestionaba el orden imperante, pasó a un segundo plano.

Tras décadas de consolidación de la estrategia neoliberal, los Estados latinoamericanos y sus distintos aparatos se modificaron, pero no desaparecieron. Pero es con el ascenso de los gobiernos autodenominados progresistas y sus limitaciones para ofrecer una alternativa emancipadora que regresó el interés por la comprensión teórica de la cuestión estatal, ya sea mediantes esfuerzos individuales de estudiosos por cuenta propia o institucionales y colectivos. El Estado volvió a colocarse en las mesas de discusión de universidades, redes de investigación y centros de estudio de la región, a pesar de que en la práctica política nunca desapareció ni fue menos importante para el sostén de las jerarquías sociales dentro de las sociedades periféricas y del vínculo subordinado con el mercado mundial, ahora en un contexto de globalización.

Este espacio que permite la revista-red Iberoamérica Social se concentrará en las discusiones relativas a la teoría crítica del Estado, así como las transformaciones recientes de la forma Estado y sus aparatos, con el foco puesto en la región latinoamericana. Esto también implica la reflexión en torno a los gobiernos que están al frente de dichas instituciones de dominación, las alianzas intra-élites y las disputas entre los distintos proyectos observables en el escenario político de cada formación histórica latinoamericana. Como se ha aprendido a partir del aporte de John Holloway, el Estado es siempre un proceso en construcción y asimilación de su forma dentro de la socialización del capital.

Por supuesto, esto implica analizar los vínculos estructurales del Estado latinoamericano con el capitalismo como una totalidad global-globalizante y la actualización a través de su mediación de la dialéctica entre periferia y centro. Se trata de una forma Estado con sello de clase que da lugar a estructuras e instituciones del capital y para el capital, a pesar de -o gracias a- las instituciones democráticas que son constantemente vulneradas. La teoría política hegemónica, que idealiza y fetichiza la democracia burguesa, se olvida de caracterizar con precisión histórica en qué Estado se implementa esa democracia, que es fundamentalmente procedimental aunque se diga participativa.

De manera que, como proyecto personal, me declaro culpable de que nada de lo que se escriba en este blog será inocente, sino que busca hacer un aporte a los movimientos sociales y políticos que resisten la estatalidad existente, desafían el status quo y buscan alternativas al orden social del capitalismo en el contexto regional. Es además una invitación a nuestros estudiantes universitarios y al activismo social para repensar, a la luz de las rupturas y continuidades actuales, una de las principales categorías de las ciencias sociales como lo es el concepto del Estado y su vínculo con la sociedad. Este reto es emocionante e imperioso, ya que no hay nada más práctico que una sólida teoría.

Notas   [ + ]

1.Kaplan, Marcos. El leviatán criollo: estatismo y sociedad en la América Latina contemporánea. En: Estado y Clases Sociales en América, 40 (3), pp. 795-829, 1978.