Las formas del conocimiento: Redes de intercambio estudiantil en América Latina. Un argentino en Uruguay

Entrevista a Agustín Míguez.

Las formas del conocimiento: Redes de intercambio estudiantil en América Latina. Un argentino en Uruguay
Agustín Míguez

Agustín Miguez.
Santafesino, nacido el 29/04/1988, Argentina

 

Agustín es estudiante de Arquitectura. En el año 2018 realizó una pasantía de intercambio estudiantil en la Facultad de Artes de la Universidad de la República (Udelar) en Montevideo, Uruguay. De manera personal, asistió a la Fundación de Arte Contemporáneo, trabajó en colaboración con artistas de renombre de la escena uruguaya, participó en dos colectivos de Arte Queer y en la organización de la muestra Sucesa1http://subte.montevideo.gub.uy/evento/ciclo-anual-de-performances-clemente-padin-10 presentada en el marco del Ciclo Clemente Padín2https://www.museoreinasofia.es/biblioteca-centro-documentacion/archivo-clemente-padin en el centro de exposiciones SUBTE3http://subte.montevideo.gub.uy/ y en varias muestras más.

El intercambio se gestionó a través del Programa Internacional de Movilidad Estudiantil (PROIMES) de la Universidad Nacional del Litoral bajo el convenio con el Programa Escala, dirigido por la Asociación de Universidades Grupo Montevideo.

Agustín es oriundo de la Ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, Argentina, una ciudad de valores tradicionales. Desde pequeño se formó en artes escénicas y danzas. A partir del surgimiento de las redes sociales comienza a establecer nuevos vínculos que lo llevan a relacionarse con artistas que lo acompañan en su proceso de formación artística. Tras haber abordado varias carreras universitarias y en su paso por Arquitectura, empezó a interesarse por los estudios semióticos y desempeñarse como docente en varias materias asociadas a la percepción sensible del espacio. A raíz de esta conjunción se vio motivado a profundizar su formación académica con estudios afines a las artes.

 

¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a realizar tu intercambio académico internacional, cómo fue la gestión para concretar esta experiencia y cuánto tiempo demoraron esos trámites?

Ampliar mis experiencias académicas y profundizar conocimientos en mi campo de acción profesional. La gestión consistió en aplicar al PROIMES (Programa Internacional de Movilidad Estudiantil) de la Universidad Nacional del Litoral, una vez aceptada mi postulación, elegí el destino. El tiempo total fue de tres meses, la mayor parte fue de organización personal, el resto presentar un CV con las acreditaciones correspondientes junto con certificado analítico.

¿Por qué escogiste Uruguay y la Universidad de la República?

Por la afinidad cultural, la buena reputación de los uruguayos y la posibilidad de cursar en Bellas Artes.

¿Cuánto tiempo estuviste fuera de Argentina y en cuántas asignaturas te inscribiste en la Facultad de destino?

Estuve en Uruguay durante nueve meses en los que cursé, oficialmente, cinco materias, pero participé en varias más.

¿Podrías comentarnos las diferencias que encontraste en la universidad uruguaya comparando con la experiencia académica de tú país de origen?

En mi facultad, la formación en arquitectura está amoldada a la ortodoxia moderna, tornándose muy técnica y poniendo énfasis en la funcionalidad y economía. El hecho de haber cursado en la facultad arte, en un taller con foco en el fortalecimiento de los vínculos interpersonales, como forma de construir conocimiento desde la convivencia de las subjetividades, fortaleció mi confianza y capacidad crítica.

Qué objetivos personales y/o académicos buscabas al  este intercambio?

sucesa
Foto: Agustina Beceiro

Con respecto al arte, la arquitectura, dentro del marco académico, se vuelve un poco rigurosa en sus métodos y persigue el proyecto y el rigor técnico. En contraposición al arte que pondera el proceso y la exploración técnica. A raíz de esto mi búsqueda se orientó a pasar tiempo con artistas (mis pares) y a partir de este vínculo establecer nuevas relaciones y aprender del trabajo en equipo en el ámbito artístico. Ampliar mi formación en estética, intensificar mi experiencia artística a través de la investigación práctica en diferentes medios expresivos y participar en espacios de discusión interdisciplinares.

Pero, ante todo, buscaba someterme a un medio nuevo, creo que la incertidumbre es una gran herramienta para despertar preguntas.

¿Puedes adelantar algunas conclusiones sobre las transformaciones en tú formación a partir de la experiencia como estudiante de intercambio?

Haber participado en un ámbito de formación profesional en arte me permitió ampliar mi espectro de recursos críticos y a partir de esto fortalecer el abordaje interdisciplinar de los temas que me interesan.

Según tus estudios y avances, en la situación como estudiante extranjero y viviendo una cultura diferente a la tuya, ¿tienes algún dato que puedas compartir con los lectores de IS que nos permita conocer y aprender más de esta situación de desplazamiento interamericano?

La posibilidad de cursar en carreras que no son las que se viene cursando en la universidad de origen hace del intercambio una experiencia académica exponencialmente enriquecedora. Brindando la posibilidad de ampliar y direccionar el espectro de recursos intelectuales, orientando la formación a un campo de especialización. Así como ampliar el espectro de recursos críticos para afrontar los problemas y fortalecer los nexos interdisciplinares.

¿Consideras necesaria la participación en este tipo de actividad académica internacional como opción viable para mejorar los Programas y currículas escolares de la educación superior en las universidades latinoamericanas?

Absolutamente.

¿Tienes alguna consideración especial para compartir referida a tus aprendizajes una vez concluida la actividad de intercambio?

El enorme agradecimiento a toda la comunidad académica de la IENBA, la calidez y compromiso con la que me recibieron y respondieron a mis requerimientos excedió ampliamente lo esperado.

Durante el intercambio mis vínculos principales fueron con residentes estables de Montevideo. Durante las charlas con el resto de los intercambistas pude notar que ese factor hizo de mi estadía una experiencia más enriquecedora. No haberme cerrado a los círculos de estudiantes de intercambio me llevó a vivir a habitar el espacio como un ciudadano más, abandonar las guías turísticas y trascender el bus de dos pisos y la rambla, e inmiscuirme en el germen de muchos movimientos culturales.

¿Qué te quedó por hacer y qué volverías a repetir en caso de tener una nueva oportunidad de realizar este tipo de especialización internacional?

Generar medios para quedarme más tiempo en Uruguay; me resultó una experiencia positiva, la repetiría tal cual.

Cuál fue el mejor y el peor momento durante esa experiencia en Uruguay.

El mejor momento fue cuando en mi primer día de rotaciones se acercó una chica, me miró a los ojos, me sonrió y saludó, enseguida supe que ya no estaba solo, tenía una amiga, Lucía. Y el peor cuando fui por primera vez al supermercado…

Conociendo Uruguay

  • Anteriores posts
mm
Autora

Ph.D Analista Cognitiva.

Dra en Difusión de Conocimiento, UFBA, Brasil.

Máster en Educación Artística OEI- MEC -CAEU.

Artista Visual y Antropóloga por la UDELAR, Uruguay.

Docente y Gestora Académica en I.ENBA – UDELAR.

Desarrolla investigaciones interdisciplinares y actúa en las áreas de Arte y Antropología.

Notas   [ + ]