La marea roja: la ola conservadora en la política latinoamericana

La falta de empleo, salarios bajos, inseguridad, hartazgo político y un discurso contra la izquierda con ayuda de los medios ha hecho que pensamientos conservadores en personas radicales se conviertan en una peligrosa combinación.

La marea roja: la ola conservadora en la política latinoamericana
Conservadurismo en América Latina

Si a inicios de este siglo se dio paso a un conjunto de gobiernos progresistas y enfrascados dentro del llamado “Socialismo del Siglo XXI” por América Latina, especialmente en países como Argentina, Bolivia, Ecuador, Brasil y Uruguay, actualmente, la región se encuentra con el advenimiento de una marea roja en la esfera política.

Esta ola proviene de la derecha y viene con un único fin: terminar con los logros obtenidos por gobiernos de izquierda; esa marea roja acecha por todos lados, mata utopías, envenena conciencias con bombardeos mediáticos en contra de la izquierda, que en los albores de este nuevo milenio trajo una suerte de bondades a grandes sectores de la población.

Hoy la historia no importa, la añoranza de buenos momentos económicos y progresistas son desplazados por el miedo, la inseguridad y la frustración proveniente del sistema, pero que la derecha achaca al progresismo que se desarrolló en la primera década del siglo XXI. Y es que los conservadores están jugando en un nuevo campo de batalla; ya no sólo es la política o en las instituciones, sino también a través de las tecnologías de la información; se han dado cuenta que es una forma más rápida de llegar a la gente y propagar (des)información.

La izquierda no ha reaccionado y si lo hace será muy tarde; se está consolidando una ola de conservadurismo que desde Iván Duque en Colombia y Macri en Argentina, está creando una nueva barricada para la diversidad. El caso de Brasil, es el que más preocupante. Mientras que en Argentina y Chile, por ejemplo, el desarrollo conservador se da a partir de la esfera económica, en el caso de Brasil se azuza a la discriminación y la violencia hacia la diversidad.

Conservadurismo en América Latina
Fuente: http://www.expansion.com/latinoamerica/iberoamericana-empresarial/2018/05/13/5af81996ca474141208b45e9.html

Jair Bolsonaro es la expresión viva de la intolerancia hacia el nuevo orden social que se está desarrollando a partir de la modernidad tardía o posmodernidad; él es parte de aquellas personas que reaccionan de manera violenta hacia la reconfiguración e inclusión de la diversidad social, política y cultural en un país como Brasil.

Su estrategia se ha basado en la desconfianza y la incertidumbre que se vive no sólo en Brasil, sino en el mundo entero; la falta de bases para el desarrollo e interacción de los individuos está haciendo que lo radical se asuma como una añoranza que puede regresar si y sólo si se retoman y sacralizan los relatos que están en proceso de deconstrucción.

La falta de empleo, salarios bajos, inseguridad, hartazgo político y un discurso contra la izquierda con ayuda de los medios ha hecho que pensamientos conservadores en personas radicales se conviertan en una peligrosa combinación. La forma en que Bolsonaro está reconstruyendo la realidad a través de la seguridad con base en el control y la represión, está dando como resultado que las nuevas generaciones añoren algo que no vivieron y que sus padres no recuerdan bien.

La lucha por la recomposición hace que la sociedad se enfrente entre sí misma; se corrompe el tejido social y se da como paso el conflicto en vez de la razón; al dogma sobre el análisis; a la represión sobre la libertad (vista ésta última como sacrificio para obtener estabilidad), en fin… una suerte de marea roja que mata lo que en ella se encuentra y que tiñe el atardecer; el Sol deja de cobijar a todos.