La lucha de Tiltil ante el proyecto CIGRI de la empresa Ciclo La comuna de Tiltil en estos últimos veinte años se ha convertido en el basural, el patio trasero de la ciudad de Santiago.

No a CICLOEl Consejo Comunal  Social y de Medio Ambiente de Tiltil y Til Til Se Defiende han sido algunas de las organizaciones que han encabezado las diversas movilizaciones en contra de la instalación del proyecto CIGRI de la empresa Ciclo, planta de procesamiento de residuos industriales altamente peligrosos, en la comuna de Tiltil (zona norte de la región metropolitana, Chile), el cual fue aprobado de forma unánime en agosto del 2017 por decisión de parte del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y por el Comité de Ministros.

A fines del año 2014 la empresa CICLO presenta un proyecto denominado CIGRI, Centro Integral de Gestión de Residuos Industriales Peligrosos (RIP), que consiste en el tratamiento, disposición y eliminación de residuos industriales peligrosos y no peligrosos, a través de líneas de procesos destinadas supuestamente a la revalorización, reciclaje, recuperación, tratamiento, y disposición final en relleno de seguridad, lo que se contradice con lo establecido en el D.S. 148/03 del Ministerio de Salud, en que se plantea que “los residuos industriales peligrosos tienen las características de ser tóxicos, letales,  cancerígenos, corrosivos, inflamables”, por lo que ponen en peligro toda vida.

Con el proyecto serán transportadas toneladas de RIP durante 25 años. Dicha Planta se ubicaría en terrenos a 400 metros al poniente del kilómetro 53 de la Ruta 5 Norte, a menos de 2 kilómetros de Rungue, con un transporte estimado de más de 50 fletes de RIP, del personal de la planta, de los insumos para su funcionamiento (ácidos, bases, agua oxigenada, cal, solventes) y de agua. El tiempo de funcionamiento de la planta sería de 50 años y luego la empresa se retiraría dejando toneladas de RIP  para siempre acumulados en celdas de relleno.

La comunidad organizada realizó una gran cantidad de observaciones ciudadanas manifestando su disconformidad y alerta frente al diseño del proyecto, a las cuales se sumaron las observaciones de las instituciones y servicios sectoriales de los distintos ministerios.

El proyecto fue retirado y vuelto a ser presentado pero en esta ocasión sólo como un proyecto de Planta de Tratamiento y Acumulación de Residuos  Industriales  Peligrosos, dividiendo el proyecto en dos partes con el objeto de ser aprobado y de este modo infringiendo el artículo 14 del REA, de Desarrollo de Proyectos o Actividades por etapas.

Actualmente los ejecutores del proyecto no se responsabilizan por los posibles accidentes que puedan ocurrir durante los numerosos viajes diarios entre Santiago,  la V Región  y desde la región de Antofagasta y del Biobío hacia Rungue, rutas que abordaría el traslado de los residuos. Así, en el nuevo proyecto CIGRI se plantea que en caso de un accidente el responsable será el chofer del transporte, contándose supuestamente con material de auxilio, el cual no ha sido especificado. Se señala que en caso de accidentes se deberá pedir ayuda a bomberos y carabineros de la comuna. Por otra parte, y como un mecanismo de abaratamiento de costos y de disminución de riesgos para la salud, la planta no contará con personal durante las noches, los fines de semana ni feriados, sin embargo los habitantes de Rungue, Huertos Familiares y vecinos del sector estarán siempre expuestos por la cercanía de estos RIP con características de alta toxicidad.

La comuna de Tiltil en estos últimos veinte años se ha convertido en el basural, el patio trasero de la ciudad de Santiago, mediante la instalación de tranques de relaves mineros, subestaciones eléctricas, rellenos sanitarios, planta de residuos sólidos, fábricas de diverso tipo, configurando un sitio de alta carga contaminante, en vías de consolidarse como una zona de sacrificio, ante un modelo nacional extractivista que día a día se intensifica.