La libertad negacionista de la derecha nacional-libertaria

Para este discurso nacional-libertario, todo lo que cuestione mínimamente el orden patriarcal, colonial y capitalista, a través de ciertas políticas públicas (impuestos, aumento de gasto público), es considerado de izquierda o comunista, aunque sea en la práctica un mero reformismo liberal.

libertad negacionista
libertad negacionista

A propósito de las distintas protestas en el mundo en contra del uso obligatorio de mascarillas, se realizará una lectura política de un proceso que va más allá de la acción de un grupo de creyentes de teorías conspirativas, siendo más bien una ideología negacionista de ciertos sectores de ultraderecha cada vez más presentes en Europa, Estados Unidos y América Latina, los cuales plantean un discurso fundamentalista de carácter nacional-libertario.

Un discurso nacional-libertario que pone a la familia tradicional, la patria, la propiedad privada y la libertad de consumo como ámbitos de la civilización occidental, la cual desde esta mirada, estaría en peligro, ante una agenda global impuesta por grandes organismos internacionales, los cuales estarían subordinados a China.

Es lo planteado por personas como Donald Trump, Jordan Peterson, Ben Shapiro, Milo Yiannopoulos, Hans-Hermann Hoppe, Richard Spencer y Steve Bannon, quienes señalan que nos encontramos en un mundo amenazado por el globalismo y el marxismo cultural, los cuales estarían obligando a los gobiernos a aprobar pactos y tratados internacionales en distintos ámbitos (medioambiental, laboral, migratorio, diversidad sexual, género, étnico).

Por esto, que esta ultra derecha está en una verdadera cruzada contra todo lo que sea asociado a miradas más progresistas, como es el caso de apoyar la equidad de género, la reducción de emisiones de CO2, el reconocimiento de pueblos indígenas, la despenalización del aborto, la despenalización de la marihuana, el matrimonio igualitario, ley de identidad de género, etc.

En otras palabras, para esta ideología, sólo es deseable un Estado-Nación mínimo y con fronteras cerradas para la inmigración, el cual únicamente debe dedicarse a garantizar una igualdad ante la ley meramente formal y que su centro esté puesto en defender los derechos de propiedad, negando así cualquier otro tipo de derecho para las personas y comunidades.

En consecuencia, para este discurso nacional-libertario, todo lo que cuestione mínimamente el orden patriarcal, colonial y capitalista, a través de ciertas políticas públicas (impuestos, aumento de gasto público), es considerado de izquierda o comunista, aunque sea en la práctica un mero reformismo liberal.

De ahí que tilden de izquierdista tanto a la CNN, al Banco Mundial, a Naciones Unidas e incluso a gobiernos de derecha en el mundo, por el solo hecho de impulsar políticas mínimas de inclusión y no discriminación. La idea de cuestionar el discurso políticamente correcto, ha llevado al extremo a estos grupos de ultraderecha de instalar la idea de que mega empresarios y gobernantes del establishment como Bill Gates, George Soros, Emmanuel Macron, Mauricio Macri, Sebastián Piñera, son meros agentes del globalismo.

En consecuencia, son unos fervientes negadores del clasismo, racismo, androcentrismo y ecocidio imperante, el cual en este contexto de pandemia, evidencia un nuevo negacionismo de corte sanitario, al tildar de globalista a organismos como la OMS, por ser supuestamente parte de un plan para destruir a occidente, a través de las medidas que están implementando los distintos gobiernos para reducir las muertes y contagios por el Covid-19.

No obstante, lo que más llama más la atención de este discurso de ultra derecha, es su colonización de la noción misma de libertario. Así como Adolf Hitler se apropió de la noción de socialismo para formar una ideología supremacista blanca de carácter nacional-socialista desde el estado, ahora estos sectores nacional-libertarios hacen exactamente lo mismo, solo que desde un patriotismo de mercado.

La idea de anarcocapitalismo por ejemplo, es una muestra más de cómo la ultraderecha actual instrumentaliza miradas que lo que buscan originalmente es cuestionar el autoritarismo estatal y construir mundos alternativos, y no negarlos como ellos lo hacen. Es como plantear la idea absurda de un anarcocolonialismo o un anarcosexismo, ya que lo que termina haciendo finalmente es confundir y profundizar miradas racistas y machistas.

La necesidad por tanto de seguir desarmando este discurso nacional-libertario se hace importante, sobre todo en América Latina, en donde han aparecido varios exponentes de él a nivel político e intelectual (Jair Bolsonaro, José Antonio Kast, Axel Kaiser, Alfredo Olmedo, Agustín Laje, Javier Milei, Nicolás Márquez, Vannesa Vallejo, Gloria Álvarez, Sara Winter, Jesús Huerta de Soto) quienes están aprovechando la incertidumbre actual con la pandemia, para introducir un discurso de odio que no debiera tomarse a la ligera.

close

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

Te prometemos por la justicia social que nunca te enviaremos spam ni cederemos tus datos.

Lee nuestra política de privacidad para más información.

La libertad negacionista de la derecha nacional-libertaria 1
mm

Sociólogo, Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable, Magister en Comunicación y Cultura Contemporánea y con cursos de Doctorado en Estudios Sociales de América Latina.

Editor del Observatorio Plurinacional de Aguas.

¿Qué te ha parecido?

(4 votos - Media: 4)