La expedición de Juan de Grijalba (1518)

Conquista y colonización española de Norteamerica nº3

Tras la llegada a Cuba de los supervivientes de la expedición de Hernández de Córdoba con extraordinarias noticias del descubrimiento de una nueva civilización densamente poblada, con gran cantidad de oro y con unas estructuras (casas, molinos de agua, etc.) más sofisticados que los encontrados en las civilizaciones de las islas del Caribe, el Gobernador de Cuba, Diego Velázquez de Cuellar, organiza rápidamente una nueva expedición.

La expedición fue comandada por Juan de Grijalba o Grijalva (Cuéllar, actual provincia de Segovia, 1490 – Olancho, actual Honduras, 1527), paisano y al parecer familia del gobernador (en algunas fuentes lo citan como su sobrino) y pilotada nuevamente por Antón de Alaminos.

 

Antes de comenzar con la expedición en sí, vamos a realizar un pequeño recorrido previo denuestro protagonista en el Nuevo Mundo. Grijalba llegó a América en el año 1508, con solo 18 años de edad, de la mano de Pánfilo de Narváez (¿Navalmanzano?, actual provincia de Segovia, ca. 1470 – costas de Florida occidental, cerca del delta del Mississippi, 1528).

Inicialmente, nuestro protagonista se asienta en la isla de La Española. Posteriormente participa en la expedición de conquista y colonización a Cuba del año 1511 liderada por Diego Velázquez de Cuellar (Cuéllar, actual provincia de Segovia, 1465 – Santiago de Cuba, 1524) Gobernador de Cuba desde 1511 hasta su fallecimiento en 1524.

A partir de ese momento, nuestro protagonista realiza carrera en la isla cubana. Como capitán estuvo en la exploración del occidente de la isla dirigida por Pánfilo de Narváez en el año 1513 y en la fundación de Trinidad por Diego Velázquez el año siguiente. A partir de entonces, se asienta en Santiago de Cuba como encomendero.

Diego de Velázquez le pone al frente de esta expedición que contenía 4 barcos (tres navíos y un bergantín) y 240 hombres. A diferencia de la expedición de Hernández de Córdoba, esta expedición partió directamente con el único objetivo de explorar la Península del Yucatán. No era en ningún caso una expedición de asentamiento en el lugar, únicamente de exploración. Para ello, el gobernador Velázquez de Cuellar nutre la expedición de muchos objetos habituales entre los castellanos para cambiarlos por la mayor cantidad de oro posible.

Entre los miembros ilustres que participaron en esta expedición destacan Pedro de Alvarado (Badajoz, 1485 – Guadalajara, Virreinato de Nueva España, 4 de julio de 1541), que posteriormente estuvo en la conquista de los aztecas y en la conquista de Centroamérica, el clérigo Juan Díaz, que realizó la crónica de la expedición, y Julianillo, indio capturado el año anterior y que hacía las funciones de intérprete.

La expedición parte de Santiago de Cuba el 25 de enero de 1518. Hacen escala en la ciudad cubana de Matanzas, desde donde la expedición parte definitivamente el 8 de abril de 1518 (otras fuentes hablan del 10 de abril).

Tras varios días de viaje, la expedición llega el día 3 de mayo a la isla de Cozumel, isla enfrente de las costas del Yucatán, que había sido llamada por Hernández de Córdoba la isla Santa Cruz de Puerta Latina. Están los españoles unos 4 días aproximadamente explorando la isla.

La necesidad de reparar algunos desperfectos que habían surgido en las naves obligó a la expedición a cruzar un estrecho situado entre tierra firme y una isla, que anteriormente se les había pasado desapercibida a los castellanos. Antón de Alaminos pensó que Yucatán era una gran isla y no una península y la llamó isla Rica.

Posteriormente continuaron con el viaje explorando todo el litoral norte de la península hasta adentrarse en parte este de la costa del Golfo de México. El 22 de mayo tienen los expedicionarios un primer contacto con los indígenas mayas en las tierras de un Cacique llamado por los españoles Lázaro.

La expedición es inicialmente bien recibida por los lugareños y puede aprovisionarse de agua, pero dos días más tarde el cacique cambia de opinión y los castellanos se marchan.

El 29 de mayo en Chakán Putum (Champotón) tuvieron un duro enfrentamiento bélico con los nativos en el mismo lugar donde había sido derrotada la expedición de Hernández de Córdoba un año antes, enfrentamiento en el que esta vez resultaron victoriosos los castellanos.

«De aquí reconocimos hasta Champotón donde Francisco Fernández, capitán de la otra armada, había dejado la gente que le mataron, que es lugar distante treinta y seis millas, poco más o menos, de este otro cacique; y por esta tierra vimos muchas sierras y muchas barcas de Indios, que dicen canoas, con que pensaban darnos guerra. Y como se llegasen a un navío les tiraron dos tiros de artillería, los cuales les pusieron tanto temor, que huyeron. Desde las naves vimos las casas de piedra, y en la orilla del mar una torre blanca en la que el capitán no nos dejó desembarcar.»

(Juan Díaz, Capellán de la expedición, «Itinerario de la Armada«. 1518).

Tras ese enfrentamiento bélico, la expedición de Grijalba continúa la marcha y el 8 de junio descubren lo que posteriormente sería la provincia mexicana de Tabasco y un río que actualmente se llama río Grijalva y que discurre por la ciudad de Vistahermosa. En ese lugar entablaron contacto amistoso con un Cacique del lugar, llamado Tabzcoob. Grijalba decide penetrar en las tierras mayas a través del río hasta que desembarca en la ciudad de Potonchan, Capital del señorío de Tabzcoob. Los castellanos fueron bien recibidos por los mayas, que les permitieron quedarse unos días para descansar y avituallarse.

“Otro día en la mañana vino el cacique o señor en una canoa, y le dijo al capitán que entrase en la embarcación, luego le dijo a unos indios que vistiesen al capitán con un coselete y unos brazaletes de oro, borceguíes hasta media pierna con adornos de oro, y en la cabeza le puso una corona de oro. El capitán mandó a los suyos que vistiesen al cacique con un jubón de terciopelo verde, calzas rosadas, un sayo, unos alpargates y una gorra de terciopelo

(Juan Díaz, Capellán de la expedición, «Itinerario de la Armada«. 1518)

Después de unos días descansando, los españoles continuaron la travesía más hacia el norte. Descubren el río de Dos Bocas, llamado así porque desembocaba al mar por dos bocas y no por solo una, como es más habitual. Continuaron más al norte hasta donde hoy se sitúa la ciudad y poniendo el nombre de San Juan de Ulúa a la bahía, ya que llegaron allí el día de San Juan de junio de 1518.

Los capitanes de la expedición le instaron a Grijalba a fundar una colonia en el lugar debido al buen emplazamiento que suponía, pero Grijalba se negó debido a que no tenía instrucciones al respecto de fundar asentamientos por parte del gobernador Diego de Velázquez.

Fueron recibidos por un gobernador del Emperador Azteca Moctezuma II (1466-29 de junio de 1520)  en el lugar que posteriormente contendría la ciudad de Veracruz. Fueron las primeras noticias de los españoles sobre la civilización azteca.

La expedición del emperador Moctezuma II entregó a los españoles una importante cantidad de regalos, entre los que se encontraban animales, frutas, y joyas de oro de no muy buena calidad.

Tras el encuentro con la delegación de Moctezuma II, Grijalba decide enviar a Pedro de Alvarado de vuelta a Cuba con parte del botín conseguido, con algunos heridos y con las noticias del descubrimiento, al parecer debido a que se había separado de la expedición, lo que había enfurecido a Grijalba.

Mientras tanto, Grijalba continuó con la exploración hacia el norte llegando al río Tuxpan. Tras 5 meses de dura travesía y viendo que las provisiones estaban al límite y que el invierno se aproximaba, Alaminos recomienda a Grijalba finalizar la expedición y poner rumbo a Cuba. Los expedicionarios arribaron a Santiago de Cuba el 21 de septiembre de 1518, tras aproximadamente 45 días de navegación:

“nos embarcamos y vamos la vuelta a Cuba, y en cuarenta y cinco días, unas veces con buen tiempo y otras en contrario, llegamos a Santiago de Cuba, donde estaba Diego Velázquez, y él nos hizo buen recibimiento: y desde que vio el oro que traíamos, que serían cuatro mil pesos, y lo que trajo primero Pedro de Alvarado, sería por todo veinte mil; otros decían que era más …»

(Bernal Díaz del Castillo).

Esta expedición supuso el primer contacto de los castellanos con el imperio azteca. Vieron oro, lo único que realmente importaba a los castellanos que habitaban las islas del Caribe en los primeros 30 años de colonización.

La llegada a Cuba de Grijalba con las nuevas noticias referentes al descubrimiento de la civilización azteca y su oro revolucionaron la sociedad de la isla cubana del momento. Sin ir más lejos, Hernán Cortés partió de Cuba hacia el continente solo 5 meses después.

Tras volver a pasar unos año en Cuba, En 1524, nuestro protagonista marchó a Centroamérica donde se puso a las órdenes de Pedrarias (Pedro Arias Dávila o bien Pedro Arias de Ávila o por su mote Pedrarias, Segovia, 1440 – León Viejo, Nicaragua, 6 de marzo de 1531. Gobernador de Castilla de Oro desde 1514 hasta 1526 y Gobernador de Nicaragua de 1528 a 1531), en la lucha contra los nativos de la zona. El 21 de enero de 1527, mientras realizaba una de estas operaciones en Olancho, su campamento sufrió un ataque nocturno donde falleció junto a 19 de sus hombres.

Bernal Díaz de Castillo (Medina del Campo 1495 o 1496 –  Ca. 1584),  cronista oficial de la conquista de la Nueva España, estuvo en la expedición de Juan de Grijalba. En su obra «Historia verdadera de la conquista de Nueva España», en los capítulos del 4 al 7 narra todo lo referente a esta expedición.

El año pasado, el gobierno mexicano conmemoró los 500 años de la llegada de esta expedición a las tierras que actualmente pertenecen al estado mexicano.

BIBLIOGRAFÍA

  • DÍAZ, J (¿1518?): Itinerario de la armada del rey católico a la isla de Yucatán, en la India, en el año 1518, en la que fue por comandante y capitán general Juan de Grijalva, escrito para Su Alteza por el capellán mayor de la dicha armada
  • DÍAZ DEL CASTILLO, B (1975): “Historia verdadera de la conquista de Nueva España”. Colección Austral, Espasa-Calpe, 3ª ed. Madrid
  • LANDA, D (2002): La Relación de las cosas de Yucatán”.  Colección Crónicas de América, Dastin, Madrid.
  • LEÓN CÁZARES, M. C. (2015): “Nuevas luces de un antiguo testimonio acerca de los Mayas: el informe de la expedición comandada por Juan de Grijalva. Estudios de Cultura Maya, vol. XLV, 2015, pp. 49-89Centro de Estudios Mayas. Distrito Federal, México
  • WEBER, D.J. (2000) “La frontera española en América del Norte”. Fondo de cultura económica. México D.F.
  • https://revistadehistoria.es/las-expediciones-mexicanas-anteriores-a-cortes-hernandez-de-cordoba-y-juan-de-grijalva/

En la próxima entrada continuaremos nuestro serial sobre la mujer española en América en el siglo XVI con la vida de Beatriz de la Cueva, gobernadora de Guatemala y esposa del conquistador Pedro de Alvarado.

En cuanto a este sería tendrá como cuarto protagonista a Hernán Cortés. Cortés inicia su expedición hacia México a inicios de 1519 y permanece en la zona durante 3 años, hasta que finalmente lidera la conquista del imperio azteca.

 

mm

Master en archivística por la UNED. Licenciado en Historia por la Universidad de Cádiz.

Especialista en Paleografia y Diplomática.

Participa

[Votos: 0 - Media: 0]