Funciones y transformaciones de los partidos políticos

Los partidos han servido como agentes esenciales de movilización y han ayudado a integrar comunidades locales en la nación o en una federación más amplia.

Partidos políticos

La palabra partido siempre ha significado división, conflicto, oposición dentro de un cuerpo político y social. Partido deriva etimológicamente de parte, y hace referencia a un conjunto de elementos en competición o en discusión con otra serie de elementos en un conjunto unificado. Los partidos han servido como agentes esenciales de movilización y han ayudado a integrar comunidades locales en la nación o en una federación más amplia.

Por una parte los partidos establecen una red de canales de comunicación locales conectados, y ayuda de este modo a reforzar las identidades nacionales, por otra parte, la competitividad ayuda a emplazar el sistema nacional de gobierno por encima de de cualquier otro grupo. Por tanto la ciudadanía tiende a identificar la organización política con la política de los dirigentes concretos, y estos mismos dirigentes explotan normalmente las lealtades nacionales para obtener apoyo personal. De este modo un sistema de partidos protege a la nación del descontento de sus ciudadanos, pues los agravios y los ataques se desvían del sistema global y se dirigen hacia el grupo de los que  detentan el poder en ese momento.

Podemos decir que en un sistema de partidos tanto los apoyos como los descontentos y demandas se canalizan y encuentran su cauce institucional a través de los partidos políticos. En este sentido ayudan a moderar diferentes intereses contrapuestos, contrastes y tensiones en una estructura social determinada. Una vez establecidos los partidos construyen estructuras internas propias y establecen compromisos a largo plazo y de carácter duradero entre el núcleo de sus seguidores.

Una de las principales transformaciones de los partidos tradicionales es que ya los nuevos partidos no se orientan hacia un electorado segmentado como lo eran los partidos de viejo cuño que se sentían identificados con un electorado con intereses propios de la clase obrera. En este sentido los partidos se volvieron “catch all” en el sentido de pretender incluir a la mayor cantidad de perfiles posibles de ser representados.

Otra tendencia de los partidos modernos es lo que se conoce como “vote seeking” se extienden sobre un amplio abanico de preferencias ganando diferentes cuotas del mercado. Lo cual favorecerá el “office seeking” es decir la obtención de una mejor posición negociadora para poder llegar a obtener algunos puestos en el gobierno. Y como consecuencia de ello se obtendrá lo que se conoce como “influence seeking” que es la capacidad de influenciar en la toma de decisiones sobre las políticas públicas a implementar.

Otra tendencia más moderna dentro de los partidos, y que se está convirtiendo en una tendencia de estos últimos tiempos sobre todo en Latino América, es lo que se conoce como el “rent seeking” que consiste en la entrega de dinero a los votantes, lo cual contribuye a la cartelización de los partidos. La consecuencia de esta metodología es que se debilita la confianza institucional de los ciudadanos.