Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile

En esta emergencia sanitaria que estamos enfrentando se hace esencial y necesario no invisibilizar estas desigualdades que se presentan en nuestra sociedad, aunque inversamente está ha sido la dinámica que a nivel internacional se ha desarrollado con relación a este asunto, donde los grupos sociales y excluidos de esta modernidad ingrata, en su gran espectro, siguen siendo las poblaciones más golpeadas por el Covid-19.

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 9
Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 10

 

Universidad Intercultural Sur Andino (*)

La situación del coronavirus que ya se extiende por varios meses en el mundo, sin dudas, nos ha expuesto los diversos factores que se han agravado producto de las diferencias que se dan con relación a las desigualdades políticas, económicas, culturales y sociales.

La desigualdad social y económica asegurará que el virus discrimine. El virus por sí solo no discrimina, pero los humanos seguramente lo hacemos, modelados como estamos por los poderes entrelazados del nacionalismo, el racismo, la xenofobia y el capitalismo. (Judith Buttler, 2020)

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 11
Comunidad boliviana en la frontera con Bolivia en la comuna de Colchane

Es el caso de lo que ocurrió con cientos de ciudadanos bolivianos migrantes en Chile que intentaron regresar a Bolivia, muchos de ellos residentes de otras regiones del país, y que llegaron a fines de marzo a la región de Tarapacá para retornar a su país producto de la crisis agudizada por la pandemia del coronavirus. El racismo fue implacable entre la opinión pública, más cuando se supo que un grupo importante de bolivianos llegados desde la capital, Santiago de Chile llegaron «contagiados».

La municipalidad de Iquique reaccionó de forma adecuada frente a la improvisada y tardía respuesta del gobierno, el cuál dispuso de buses de traslado hacia Iquique de la comunidad boliviana, sin previa coordinación con el alcalde de la ciudad, Mauricio Soria. Esto generó un debate político importante que develó la descoordinación total del gobierno en relación con la región. Sin embargo, la municipalidad de Iquique pudo hacer frente a esta adversidad, disponiendo de recursos y establecimientos educacionales y deportivos con el fin de cobijar a los ciudadanos del país vecino, quienes ya llevaban varios días a las afueras de la embajada boliviana pernoctando en una situación de riesgo inminente, soportando el frio, el hambre y la discriminación; hombres, mujeres y niños, incluso lactantes que, en carpas pasaban el día y la noche para poder conseguir retornar a su país habiéndose decretado el cierre de las fronteras por causa del coronavirus.

Otro caso de ese racismo y xenofobia que se eleva como levadura en un horno, fue el de los migrantes pertenecientes a la comunidad haitiana en Chile a mediados de abril en la comuna de Quilicura, Región Metropolitana, en la cuál 33 haitianos contagiados con Covid-19 en un cité de la comuna tensionó a los vecinos del sector quienes acusaban a la comunidad haitiana residente del lugar como gente irresponsable, además denunciaban que eran personas que no cumplían la cuarentena e incluso, algunos haitianos acusaron discriminación y denunciaban que los estaban obligando a irse del lugar.

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 12
Haitianos siendo transladados a una residencia sanitaria

La situación en el mundo a la fecha del 7 de septiembre del presente año registra 26,961,795 casos confirmados y 880,995 fallecidos a nivel mundial, y Estados Unidos continúa liderando esta lista con 6.292.054 de casos confirmados acumulados y 188.815 fallecidos, país con gran cantidad de latinos y afrodescendientes que se encuentran en una situación desfavorecida, en situación de pobreza y marginación, precisamente han sido la población más expuesta y golpeada por el coronavirus en EE. UU.

En esta emergencia sanitaria que estamos enfrentando se hace esencial y necesario no invisibilizar estas desigualdades que se presentan en nuestra sociedad, aunque inversamente está ha sido la dinámica que a nivel internacional se ha desarrollado con relación a este asunto, donde los grupos sociales y excluidos de esta modernidad ingrata, en su gran espectro, siguen siendo las poblaciones más golpeadas por el Covid-19.

El aislamiento, la conectividad, las falencias en protección sanitaria, el desabastecimiento, y un sinfín de problema que repercuten en la vida cotidiana, se han agravado con la pandemia y han puesto en evidencia la exposición al riesgo que tienen las comunidades indígenas y afrodescendientes frente a la desigualdad social que los mantiene en ese peligro constante. La pobreza sigue siendo una determinante que empeora la situación y que genera mayores riesgos a la muerte, y en ella las poblaciones indígenas y afroamericanas son quienes más conocen de sus efectos, basta con recordar que 2% de la población mundial es indígena y 86% de tal población trabaja en la economía informal, lo que dimensiona que el indígena es 3 veces más proclive a vivir en una situación de extrema pobreza, según lo detalla la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Lo anterior, nos debiera despertar la preocupación respecto a los reportes que las autoridades oficiales han omitido sobre la población indígena y afroamericana a nivel mundial frente a la actual pandemia del covid-19, en donde estas mismas poblaciones, algunos centros de estudios y organismos independientes han sido quienes han tratado de dar cuenta de la situación grave que tal población vive frente a la invisibilización en esta pandemia que sigue sumando afectados. En este sentido, es importante mencionar que algunos de esos organismos que han generado una recopilación de antecedentes y cifras frente al déficit de información documental a más de un semestre de comenzada la pandemia ha sido la Organización Panamericana de la Salud (OPS)1El día 5 de agosto del presente año en la página de tal organismo se publicó una recopilación de cifras emitidas por distintas organizaciones de la sociedad civil y los Estados, entre ellos, en el caso de Bolivia, los datos de la Coordinadora Nacional de defensa de Territorios Indígenas Originarios Campesinos y Áreas Protegidas (CONTIOCAP), en el caso de Brasil la secretaria especial de salud indígena del ministerio de salud Brasil, en el caso de Canadá, su propio gobierno, en el caso de Ecuador, México, Perú, y Venezuela, el Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), entre otros.   y la FILAC.

El Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe (FILAC) menciona que Brasil ha sido uno de esos países con población indígena que ha sido más golpeado, donde existen 11,385 personas infectadas y 426 muertos, en más de 124 pueblos indígenas, siendo la más afectada la región amazónica con más de 371 muertos, de igual forma; en México se registraron 2.803 casos en población Indígena y 462 personas fallecidas por esta enfermedad, principalmente en Oaxaca y Yucatán; en el caso de Perú no se cuenta con datos desagregados; sin embargo, en Lima, departamento con mayor población que se autoidentifica como indígena, se registraron 151 mil casos y 4,029 fallecidos A la fecha del 7de julio del presente año (Comunicación FILAC. (2020).

Por otra parte, la OPS señala que desde que se confirmó el primer caso de COVID-19 en Brasil a la fecha del 25 de junio de 2020, se han notificado en el sistema de salud indígena (SasiSUS), por sus siglas en portugués, 24.609 casos de COVID-19 en indígenas, de los cuales 14.064 (58%) fueron confirmados, 9.433 (37%) descartados, 226 (1%) fueron excluidos y 886 (4%) están en investigación. Los 34 Distritos Especiales de Salud Indígena (DSEI, por sus siglas en portugués notificaron casos confirmados de COVID-19. Del total de casos confirmados, 259 fallecieron.

Situación de la población indígena en el resto de América:

PAISCONFIRMADOSFALLECIDOSHASTA LA FECHA
CANADA404631 DE JULIO
COLOMBIA426615131 DE JULIO
ECUADOR14532720 DE JULIO
EE. UU325251 DE AGOSTO
MEXICO541376626 DE JULIO
PERU107735628 DE JULIO
VENEZUELA17932 DE AGOSTO

(Tabla: elaboración propia con los datos subministrados por la OPS 2OPS. (2020) Actualización epidemiológica, Covid-19 en pueblos indígenas en las Américas. 07&09/2020, de OPS sitio web: https://www.paho.org/es/documentos/actualizacion-epidemiologica-covid-19-pueblos-indigenas-americas-5-agosto-2020

En este reporte no aparecen varios países, entre ellos Chile, lo que coincide con lo mencionado anteriormente respecto a la falta de datos, incluso, mínimos referentes a la situación indígena producto de la pandemia del Covid-19 en el país. Precisamente, este trabajo busca sumar antecedentes que puedan ser una ventana a la realidad actual de los pueblos indígenas del norte y sur del país, los cuales históricamente han enfrentado el racismo, la discriminación y la exclusión.

Desigualdad y precarizarización estructural  

Los diversos efectos de la pandemia nos sitúan ante situaciones de precarización y desigualdad estructural en el país, donde, desde la Constitución de 1980, en plena dictadura cívico-militar, se consolida un Estado subsidiario en que el Estado sólo interviene en quehaceres de la política pública cuando agentes privados no pueden intervenir, trayendo como consecuencia la privatización de diversos bienes comunitarios, como el agua, a través de la creación del Código de Aguas de 1981, que permite el acceso al agua a través de derechos de aprovechamiento, por lo que en Chile se puede comprar, vender, arrendar y hasta hipotecar el agua.

Es así que hoy 137 comunas se encuentran en una situación de escasez hídrica producto de un modelo privatizador, lo que viene a profundizar problemas de sanidad ante comunidades y territorios que no cuentan con las medidas básicas para enfrentar la expansión del COVID-19, como por ejemplo agua para lavarse las manos, afectando sobre todo a población rural e indígena.

Por otra parte los pueblos indígenas siguen siendo uno de los sectores más pobres del país, y por ende expuestos a los diversos vaivenes de las crisis económicas, sanitarias y ecológicas.

No podemos olvidar que esta pandemia se enmarca en una crisis ecológica, producto de un modo de relacionamiento y explotación de la naturaleza, que consolidó un modelo agroindustrial que opera desforestando los territorios para la implementación de monocultivos y de industrias de la carne, trayendo como consecuencia la expansión de patógenos a una velocidad sin precedentes en la historia de la humanidad. Esta misma dinámica es la que podemos observar en los territorios indígenas, en el norte con la presencia de la megaminería y en el centro y sur con los agronegocios y forestales.

Otro elemento a considerar es la política sanitaria. Del mismo modo que el agua, la salud fue privatizada, perpetuando la precarización del sistema público y el incentivo de la salud privada desde lógicas mercantiles que apelan a la creación de ganancias, lo que se agudiza en territorios indígenas, en que por una parte no existen condiciones básicas para asegurar de manera transversal un servicio adecuado, pero además donde se ha impuesto una mirada biomédica que niega haceres y saberes ancestrales de los pueblos.

Territorios indígenas del sur

En las regiones de la Araucanía y del Biobío las comunidades mapuche han tomado sus propias medidas de resguardo, cerrando el ingreso a turistas, promoviendo el comercio al interior de las comunidades, el cuál ha sido un eje histórico importante para la subsistencia de su pueblo y para principalmente cuidarse de los posibles contagios en la actualidad3Jorge Weque es mapuche y pertenece al Parlamento Mapuche de Koz Koz, ubicado en Panguipulli. Según narra a nuestro medio, en las comunidades se han organizado para detener eficazmente la amenaza externa, y han tomado el control de las comunidades con este fin .

Es importante mencionar que fuera de estas regiones, en la región metropolitana se concentra la mayor cantidad de población mapuche (614 mil)4Más de un millón 745 mil personas se declaran mapuches y de ellas 614 mil viven en la Región Metropolitana (RM). Esta región se convierte en la que concentra más población mapuche a nivel nacional, con un 35% del total, una cifra muy superior a los que viven en La Araucanía, que concentra el 18% de los mapuches del país, equivalente a 314 mil personas. , región que a su vez concentra a las comunas con mayores contagios del país, comunas que suman un total de 277.726 casos a la fecha del 08 de septiembre en la región. Lo cual indica la relación estrecha que existe de los contagios con el hecho ser indígena, migrante y pobre en Chile.

Por otra parte, Elisa Loncon, Académica de la Universidad de Chile, señala que los mapuche han dispuesto de su capital cultural de conocimientos para prepararse contra lo peor que viene, porque lo peor está por venir lo dicen los kimce o sabios 5Antes que el Covid-19 llegara, la crisis ya había sido leída a través de signos que muestra la naturaleza (no como la pandemia sino como dificultades para continuar la vida) entre ellos, floreció la kila, se secó el koliwe en la mata (arbustos nativos de Chile), hubo un eclipse y viene otro, cuando la naturaleza muestra estos signos hay que prepararse para lo peor, eso está en la memoria mapuche. En el plano espiritual los/las machis también han anunciado tiempos difíciles; es decir, todos estos recursos de conocimientos están activos y operando en la sociedad mapuche .

Además, menciona que La Araucanía lidera el índice de desconexión según cifras del Ministerio de Desarrollo Social de 2019, en ella 136 sectores de las 632 localidades distribuidas en 170 comunas del país no poseen acceso a internet, le sigue la Región de Los Lagos con 107 sectores desconectados; es obvio que esto repercutirá también en la educación escolar de los niños en época de pandemia si el gobierno insiste en virtualizar la educación. Elisa Loncon (2020) Lo que complica la situación en los territorios indígenas en esta “nueva normalidad” tecnologizada.

Por consiguiente, y pensando en estas comunas más afectadas en el territorio indígena del sur aparece el alto Biobío (Región del Biobío) liderando la lista, que a su vez presenta mayor índice de pobreza multidimensional (96%) considerando que El 84% de su población se declara indígena. A la fecha del 24 de agosto del presente año, su tasa es de incidencia (2988,0) superando al promedio nacional (2299,0) calculado por cada 100.000 habitantes a la fecha del 24 de agosto del presente año.

COMUNASTASA DE INCIDENCIA (
Alto Biobío2988,0
Lonquimay693,0
Lumaco461,0
Tirúa403

(Tabla: elaboración propia)

Territorio indígena del norte

La situación de los territorios indígenas del norte de Chile no es muy distinta en relación con las poblaciones del sur en cuanto al diagnóstico de las necesidades, y la correlación que existe al ser indígena, pobre y los contagios. Donde es posible observar la forma en que comunas como General Lagos se encuentra liderando la lista en estas cifras situadas en el norte, con una tasa de incidencia de 9064,0 sobre el promedio nacional (2999,0), comuna que, además, presenta un 67% de población bajo el índice de la pobreza multidimensional y 74% de población indígena.

COMUNASTASA DE INCIDENCIA
GENERAL LAGOS 9064, 0
POZO ALMONTE5735,0
HUARA5641,0
COLCHANE5613,0
PICA3797,0
CAMARONES2651,0

(Tabla: Elaboración propia)

Cabe mencionar que tanto la región de Tarapacá y Arica y Parinacota presentan ciertas similitudes en cuanto a la situación rural-urbana de translocalidad y desigualdad territorial, y en diferencia con la región de la Araucanía y el Biobío, el símbolo del extractivismo y contaminación de la biodiversidad que genera conflicto en los territorios indígenas son las empresas mineras.

A continuación, profundizaremos en algunos momentos relevantes que dimensionan la dificultad y contradicciones que se encuentran en un proceso que aún no soluciona los conflictos que genera la desigualdad territorial, a su vez, señalaremos algunas cifras referentes a la situación de las poblaciones indígenas y sus contrastes de su población, tanto en la urbanidad como en la ruralidad frente al contagio.

Los territorios indígenas y el coronavirus; los efectos de la desigualdad territorial en el norte de Chile

Las fracturas sociales que el Estado de Chile ha tratado de solucionar en el curso del desarrollo histórico de sus políticas públicas hoy develan la incoherencia del modelo de desarrollo y su inseguridad, lo que se representa en las desigualdades territoriales, tanto en coordinación como en la ejecución de nuevas formas para abordar las problemáticas de manera multidimensional, incluyendo las perspectivas de los territorios indígenas de manera práctica. Esta omisión de la realidad nacional, regional y territorial de los indígenas, en cuanto a cómo se desarrolla una política de desarrollo integral por sobre la inclusión discursiva, se ha percibido en varios momentos decisivos, este último en las varias declaraciones que han surgido desde hace años y que tomaron fuerza durante el estallido social de Octubre del año pasado, dándose a conocer varios puntos convergentes que destacan el reconocimiento constitucional y la plurinacionalidad dentro del esas propuestas políticas que son claves al momento de entender el reconocimiento.

Por otra parte, el Estado de excepción constitucional y de emergencia que se ejerció a raíz de las manifestaciones a finales del 2019 por el gobierno presidido por Sebastián Piñera, sumado a la emergencia mundial producto de la pandemia del Covid-19 ha mantenido a gran parte de la población chilena en una irrupción de su “normalidad” que se aproxima a cumplir un año desde el estallido social. Fuerzas armadas y policías controlando las calles, reformas que permiten incluir y sancionar otros tipos de delitos en lo que respecta al orden público, y la actual pandemia que mantiene en confinamiento total a gran parte de la población, son parte de la mixtura que comparte la incertidumbre social que se mantiene desde hace ya casi un año.

En este escenario las poblaciones indígenas del norte de Chile han sido parte de ese desarrollo histórico en el que se han intentado solucionar esas fracciones que la desigualdad social y territorial generan, y que han generado a lo largo del tiempo. Uno de esos momentos que iniciaron este nuevo proceso fue el acuerdo de nueva imperial a principios de los años noventa, abordado por la concertación en el desarrollo de lo que sería el gobierno del Expresidente Patricio Aylwin, dejando a atrás la dictadura y dando paso a un supuesto nuevo curso democrático el cual no cambiaría su constitución firmada en los años ochenta en plena dictadura Militar de Augusto Pinochet, y que nos tiene próximos a un plebiscito para aprobar o rechazar una nueva constitución.

Ese tipo de reconocimiento de la población indígena tipificado en la LEY 12.253 y sus necesidades, dieron forma al programa orígenes y posteriormente a la creación de una corporación que coordinaría a nivel nacional el desarrollo integral de su población, la CONADI (Corporación Nacional del Desarrollo Indígena). Posterior a este momento, a principios de los años 2000 se comenzaría a repensar este desarrollo a un nivel que pudiera coordinar el desarrollo de las comunidades indígenas de una manera territorial con una nueva forma jurídica, lo que sería la implementación del Área de Desarrollo Indígena (ADI), y en todos esos momentos, no dejó de existir la constante discriminación, vulneración de territorios, en donde proyectos mineros intentan ejecutar sus sondeos a las espaldas de la comunidad, y donde también la contaminación ambiental producto de las mineras y forestales ya instaladas afectan las aguas y la biodiversidad del territorio indígena.

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 13
Comunidad de Tarapacá manifiesta su rechazo en la fiesta de san lorenzo, 2018

Las comunidades indígenas han sido los principales defensores de la naturaleza en el territorio, manteniéndose en resistencia frente al modelo de desarrollo que los somete en una constante pugna con la minería, las forestales y al conflicto que esta genera en el interior de una comunidad. El Covid-19 ha puesto en evidencia que las políticas públicas con relación a los pueblos indígenas continúan siendo ineficientes. La actual crisis ha tenido como principales protagonistas de acción de ayuda, a las mismas comunidades, quienes han sido su propio pilar, tanto para resguardarse de la pandemia como también para abastecerse.

Las grandes ciudades del norte como Arica, Iquique, Alto Hospicio y Calama concentran a la gran parte de esta población que es translocalizada, ósea que, posee una doble residencia. Esta realidad poco atendida, conflictúa con desarrollo urbano en contraste con el rural, este último subordinado al poder centralizado que tienen las principales ciudades por sobre los poblados del interior, manteniéndose esa lógica centralista que el colonialismo sentó en los precedentes políticos del país.

En este sentido, las principales municipalidades tienen un rol importante en lo que pudiese ser la coordinación y ejecución de nuevas formas de desarrollo rural y urbano, más allá del financiamiento del folclor local y el turismo. Los cuales han sido las principales actividades financiadas por los gobiernos regionales para “reconocer” a la población indígena del territorio y asociarlas a estos eventos que buscan sostener un multiculturalismo con “ropa y rostro indígena”.

El coronavirus precisamente devela estas ineficiencias, las cuales se traducen en las necesidades que la población indígena tiene y que aún no son resueltas ni dirigidas por una política que realmente se complemente con un discurso unificador entre lo rural y urbano, enfocado en materia de conectividad, atención sanitaria, desarrollo integral y comunitario; salud, vivienda, trabajo, educación y soberanía. En este sentido, la falta de coordinación de un territorio que comprenda una diversidad social y cultural que en muchos casos no supera la desventaja, sino que la consolida. Tarapacá es la región que presenta más comunas rurales en el norte con contagios, y en donde su población se correlaciona con ser pobre e indígena.

Pozo Almonte lidera con 901 casos confirmados y 15 fallecidos esta lista que no considera la tasa de incidencia. Donde podemos apreciar que el índice de pobreza multidimensional y la cantidad de población indígena es prácticamente la misma, superando los 6000 pobladores en la comuna mencionada.

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 14
Tabla: Elaboración propia

Esta situación se repite en casi todas las comunas, incluso, en algunas como huara, Colchane, Camiña y Putre donde la población indígena supera en número a la población del índice de pobreza, que asociada a esta última podríamos evidenciar claramente esa estrecha relación preocupante de la población indígena en cuanto a la situación de pobreza y sus efectos que esta genera con relación al desarrollo integral de las comunas.

Las desigualdades en las grandes comunas del Norte Grande. Los pueblos originarios y migrantes frente al coronavirus.

La presencia indígena y migrante en las regiones del Norte Grande de Chile son amplias, y forman parte de una diversidad que caracteriza al territorio como un espacio prácticamente cosmopolita. Sin ser una metrópolis como lo es la capital, existen similitudes en cuanto a la centralización del poder respecto a las comunas urbanas en relación con las rurales. Iquique, Arica, Alto Hospicio, Calama, son algunas de estas ciudades que albergan a cientos y miles de pobladores excluidos, protagonistas de una historia que no termina y que se sigue forjando a base del esfuerzo y la resistencia. Tomas de terrenos, campamentos, ferias, y la forma que sea necesaria para sobrevivir, es el Rumbo al cual han trazado estas poblaciones que han sorteado el racismo, la xenofobia y la exclusión dentro de las ciudades.

Llegaron del interior o el extranjero, ya son generaciones viviendo en la ciudad o es hace poco, en los últimos años. Es el comercio informal o el Retail, un sinfín de rubros que a cada paso que damos por los sectores comerciales o más hacinados y sobrepoblados de las ciudades logramos visualizarlos y adentramos al impacto que tiene esta realidad que es omitida.

A continuación, presentaremos algunas cartografías y cifras que demuestran y evidencian la situación cruda de algunas de las principales ciudades del Norte Grande de Chile; Mapas de los espacios urbanos los cuales centran su enfoque en la observación grafica por pigmento e intensidad de los colores que representan variables que nos ayudan a dimensionar la situación del covid-19 en variables con mayor riesgo probable como: la concentración de adultos mayores, precariedad de la vivienda, los hogares en situación de hacinamiento y la vulnerabilidad socioeconómica critica. Estas cartografías fueron elaboradas por el Centro de Producción del Espacio (CPE)6El CPE se centra en tres metodologías específicas para aproximarse a la investigación aplicada que desarrolla: economía urbana; urbanismo crítico y geografía humana. Cada metodología aborda diferentes temas de investigación que pueden interrelacionarse con el motivo de generar análisis complejos cuyos resultados sean entendibles para audiencias amplias. Uno de los principales compromisos del CPE es poner a disposición de la sociedad civil los productos desarrollados por la investigación aplicada. Para más información diríjase a: https://producciondelespacio.org/ de la Universidad de las Américas (UDLA).

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 15

En Calama existen 39.724 (24%) de personas que se reconocen como indígenas y 19.113 (11,5%) que son migrantes, a su vez la comuna tiene un índice de pobreza multidimensional del 10%. A la fecha del 24 de agosto del presente año, Calama suma 7038 contagiados y 215 fallecidos con una tasa de incidencia del 4246,0 por sobre el promedio nacional (2299,0).

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 16

En Iquique existen 33.021 (17%) personas que se reconocen como parte de algún pueblo originario y 27.898 (14,5%) que son migrantes, con un índice de pobreza multidimensional del 17% y en la comuna vecina de Alto Hospicio existen 32.079 (30%) personas que se reconocen como indígenas y 12.461 migrantes (11,4%), con una pobreza multidimensional del 31%.

Iquique a la fecha del 24 de agosto sumaba a las cifras por covid-19 un total de 5807 contagiados y 118 fallecidos con una tasa de incidencia del 3033,0, superando al promedio nacional (2299,0). Mientras tanto, Alto hospicio sumaba 3139 infectados y 53 fallecidos con una tasa de incidencia del 2896,0 por sobre el promedio nacional (2299,0).

La correlación entre porcentaje de población indígena y los índices de la pobreza multidimensional es estrecha en ambas ciudades, y visualizando algunas variables que se muestran en las cartografías y que caracterizan el riesgo de la población en cuanto a la precariedad y hacinamiento de la vivienda, podemos coincidir que la gran mayoría de las ubicaciones que se grafican con mayor riesgo, corresponden al lugar de residencia de poblaciones indígenas y migrantes.

En Arica existen 75.883(34%) de personas que se reconocen como indígenas y 17.561(8%) que son migrantes, con un índice de pobreza multidimensional del 14%. A la fecha del 24 de agosto se totalizaban 6577 confirmados y 101 fallecidos, con una tasa de incidencia del 2971,0 por sobre el promedio nacional (2299,0).

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 17

Lo anterior nos proporciona y ayuda a dimensionar la desigualdad territorial en algunas de las principales ciudades del Norte Grande, tanto en la ocupación del espacio como en las características de su concentración. En este caso, las poblaciones indígenas y migrantes comparten espacios en prácticamente los mismos sectores en el que se dan los altos índices de hacinamiento y precariedad en la vivienda

Por otra parte, debemos considerar como el desarrollo histórico de la migración interna entre pobladores indígenas a la ciudad ha ido construyendo el espacio geográfico. En este sentido, hay patrones que se repiten en cuanto a la cercanía de estas comunidades con los terminales agropecuarios y comerciales. Destacando la actividad del comercio tanto formal como informal por parte de estas poblaciones que, producto de la pandemia del covid-19 están en una situación de desprotección y riesgo en la mayoría de los casos. Sin poder trabajar y generar ingresos, presionados ante esa imposibilidad arriesgan multas y sanciones por parte de las autoridades, tanto sanitarias como policiales.

La organización de la sociedad civil en el Norte Grande frente al Covid-19 y la respuesta de Gobiernos comunales.

Como mencionábamos en los primeros párrafos, el Covid-19 y sus reacciones vinieron previamente articuladas por la incertidumbre que el estallido social en Chile desencadenó a mediados de octubre del 2019. Momento en que resurgieron y nacieron varias instancias de coordinación territorial que desarrollaron el ejercicio de pensar una nueva constitución donde las propuestas de los pueblos originarios estuviesen presentes en su esencia. Este nuevo proceso que se incluye a los momentos relevantes de participación de los pueblos indígenas se ve frenado por el decaimiento de las manifestaciones producto de la represión, pero principalmente por la pandemia del coronavirus (covid-19).

Algunas instancias de organización se desactivaron, otras se activaron y otras nacieron en esta nueva crisis, como se dio en el caso de Arica el 24 de junio con la “Mesa Social de Pueblos Originarios Covid-19; Julio Huanca, Gumercindo Gutiérrez y Florencio Huaylla”, en honor a tres personas fallecidas de la comunidad producto del coronavirus, día que coincide con el día nacional de los pueblos indígenas. Esta instancia nace a partir de la necesidad de dar cuenta de las problemáticas sociales que se están desarrollando en la comunidad Aymara local de Arica, la cual nuevamente es afectada y fue pasada a llevar. La mesa social denuncia que no se están considerando los usos ancestrales en el cuidado del cuerpo y la salud en las residencias sanitarias, y que no ha existido la incorporación de la medicina ancestral en estos momentos que más se necesita.

Exclusión social, marginalidad y desigualdad territorial ante la pandemia del coronavirus. El caso de los pueblos originarios de América y Chile 18

En este sentido, la Mesa Social profundiza la idea de interpelar a las autoridades formales pertinentes como lo es la CONADI, y a la SEREMI DE SALUD Marta Saavedra, la cual en una reunión sostenida por medio de video llamada el día 10 de septiembre, se comprometió en enviar un protocolo a seguir en cuanto al Covid-19 contextualizado y también que se realizaran esfuerzos de coordinación para implementar el uso de la medicina ancestral. Recomendaciones que tanto la FILAC y la OPS comunicaban para que los Estados gubernamentales tomaran en cartas en el asunto, y que en el caso chileno esto no se desarrolló en la política de Estado.

Es importante mencionar que desde el municipio rural de Camarones se ha desplegado una innovadora y éxitosa  iniciativa de residencia sanitaria indígena en el poblado de Timar en la comuna de Camarones. La cuál forma parte de una coordinación entre las autoridades y la sociedad civil de la comuna, quienes han sido los principales agentes de la vigilancia epidemiológica, estableciendo una relación respetuosa dentro de la comunidad, en donde dentro de toda la irrupción de la normalidad, se mantienen las tradiciones sociales y culturales que caracterizan a la comuna.

Conclusiones

La pandemia mundial del coronavirus (Covid-19) agudizó las situaciones adversas que gran parte de la población mundial, y en especial América Latina y el Caribe ya padecían producto de las desigualdades en todas sus dimensiones. Por otra parte, la incertidumbre tensiona los hogares, aumentando el conflicto y el estrés, siendo este un reflejo de las carencias provocadas por la baja cobertura de múltiples servicios que necesita la población, como lo es la salud, donde principalmente las personas con enfermedades de base, indígenas y migrantes aparecen como las principales poblaciones en riesgo.

Las observaciones internacionales de la FILAC y la OPS coinciden con las dinámicas sociales y epidemiológicas que se presenta para el caso de los indígenas de Chile, tanto en el norte como en el sur, donde la situación de pobreza, racismo, exclusión y contagios están estrechamente relacionadas a la forma de vida a la que están expuestas tales poblaciones, ya sea por el aislamiento, la vivienda, el hacinamiento, la conectividad, el trabajo informal, la cobertura que existe en el poblado, etc.

Ante la incapacidad del Estado para atender estos múltiples problemas que padece la población a lo largo de Chile, y las necesidades particulares de los pueblos indígenas; son las organizaciones urbanas y rurales las que comenzaron a plantear acciones que pudieran sostener la actual crisis. Ollas comunes, cierre de accesos, cooperación y autocuidado. Ese es el caso de la “Mesa Social de Pueblos Originarios Covid-19 que se conformó en Arica” y que se presenta como un antecedente importante en lo que respecta a la necesaria articulación territorial.

En este sentido, la necesidad de establecer una red dirigencial que agilice la posibilidad de ampliar la discusión, retroalimentación y propuestas, se hace una tarea urgente en los pueblos y las ciudades, no nos basta con recordar algunas cifras y el déficit de información que existe para darnos cuenta de lo necesaria que es esta tarea. Tenemos presente que el coronavirus ha agudizado las desigualdades ya existentes, en la cual, la mayoría de los Estados prefieren omitir.

Bibliografía

Comunicación FILAC. (2020). Chile: COVID-19 golpea la esencia del alma mapuche. 07/09/2020, de FILAC Sitio web: https://www.filac.org/wp/comunicacion/filac-informa/chile-covid-19-golpea-la-esencia-del-alma-mapuche/

Elisa Loncon. (2020). ¿Qué es Coronavirus para el Pueblo Mapuche? 07/09/2020, de Mapuexpress Sitio web: https://www.mapuexpress.org/2020/04/14/que-es-coronavirus-para-el-pueblo-mapuche/

Shasta Darlington, José Brito, Flora Charner. (2020). Los indígenas de Brasil están muriendo a un ritmo alarmante por covid-19, según informe. 07/09/2020, de CNN en español Sitio web: https://cnnespanol.cnn.com/2020/05/25/los-indigenas-de-brasil-estan-muriendo-a-un-ritmo-alarmante-por-covid-19-segun-informe/

FAO. (2020). Salud y seguridad de los pueblos indígenas durante el Coronavirus (COVID-19). 07/09/2020, de FAO Sitio web: http://www.fao.org/indigenous-peoples/covid-19/es/

OPS. (2020) Actualización epidemiológica, Covid-19 en pueblos indígenas en las Américas. 07&09/2020, de OPS sitio web: https://www.paho.org/es/documentos/actualizacion-epidemiologica-covid-19-pueblos-indigenas-americas-5-agosto-2020

Gustavo Castro. (2020). COVID-19: Latinos, afroamericanos y mujeres, los grupos más golpeados por el desempleo. 07/09/2020, de Enlace Latino NC Sitio web: https://enlacelatinonc.org/covid-19-latinos-afroamericanos-y-mujeres-los-grupos-mas-golpeados-por-el-desempleo/

Prensa Latina. (2020). Covid-19 en EEUU: los afroamericanos se llevan la peor parte. 07/09/2020, de El País Sitio web: https://www.elpais.cr/2020/06/10/covid-19-en-eeuu-los-afroamericanos-se-llevan-la-peor-parte/

Camilo Villa J.. (2020). COVID-19 en las comunidades mapuche: la ciudad no es la única afectada. 07/09/2020, de DiarioUchile Sitio web: https://radio.uchile.cl/2020/06/20/covid-19-en-las-comunidades-mapuche-la-ciudad-no-es-la-unica-afectada/

Giorgio Agamben, Slavoj ŽiŽek, Jean Luc, Nancy, Franco “Bifo”, Berardi Santiago, López Petit, Judith Butler, Alain Badiou, David Harvey, Byung-Chul Han, Raúl Zibechi, María Galindo, Markus Gabriel, Gustavo Yañez y González Patricia, Manrique Paul B Preciado. (2020). Sopa de Wuhan. Virtual: ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio).

 

*

Dr. Bosco Gonzalez Jimenez.

Dra. Francisca Fernández Droguett.

Lic. Joqsan Frías Palape.

Notas

1.El día 5 de agosto del presente año en la página de tal organismo se publicó una recopilación de cifras emitidas por distintas organizaciones de la sociedad civil y los Estados, entre ellos, en el caso de Bolivia, los datos de la Coordinadora Nacional de defensa de Territorios Indígenas Originarios Campesinos y Áreas Protegidas (CONTIOCAP), en el caso de Brasil la secretaria especial de salud indígena del ministerio de salud Brasil, en el caso de Canadá, su propio gobierno, en el caso de Ecuador, México, Perú, y Venezuela, el Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), entre otros.
2.OPS. (2020) Actualización epidemiológica, Covid-19 en pueblos indígenas en las Américas. 07&09/2020, de OPS sitio web: https://www.paho.org/es/documentos/actualizacion-epidemiologica-covid-19-pueblos-indigenas-americas-5-agosto-2020
3.Jorge Weque es mapuche y pertenece al Parlamento Mapuche de Koz Koz, ubicado en Panguipulli. Según narra a nuestro medio, en las comunidades se han organizado para detener eficazmente la amenaza externa, y han tomado el control de las comunidades con este fin
4.Más de un millón 745 mil personas se declaran mapuches y de ellas 614 mil viven en la Región Metropolitana (RM). Esta región se convierte en la que concentra más población mapuche a nivel nacional, con un 35% del total, una cifra muy superior a los que viven en La Araucanía, que concentra el 18% de los mapuches del país, equivalente a 314 mil personas.
5.Antes que el Covid-19 llegara, la crisis ya había sido leída a través de signos que muestra la naturaleza (no como la pandemia sino como dificultades para continuar la vida) entre ellos, floreció la kila, se secó el koliwe en la mata (arbustos nativos de Chile), hubo un eclipse y viene otro, cuando la naturaleza muestra estos signos hay que prepararse para lo peor, eso está en la memoria mapuche. En el plano espiritual los/las machis también han anunciado tiempos difíciles; es decir, todos estos recursos de conocimientos están activos y operando en la sociedad mapuche
6.El CPE se centra en tres metodologías específicas para aproximarse a la investigación aplicada que desarrolla: economía urbana; urbanismo crítico y geografía humana. Cada metodología aborda diferentes temas de investigación que pueden interrelacionarse con el motivo de generar análisis complejos cuyos resultados sean entendibles para audiencias amplias. Uno de los principales compromisos del CPE es poner a disposición de la sociedad civil los productos desarrollados por la investigación aplicada. Para más información diríjase a: https://producciondelespacio.org/
mm

Sociólogo.
Dr. En Historia (Universidad de Chile).
Investigador Asociado Instituto de Alta Investigación UTA
Comisión de memoria y DD.HH, colegio de Sociólogos de Chile.

¿Qué te ha parecido?

(0 votos - Media: 0)