Enseñar Latín en el siglo XXI: experiencias y propuestas

Mapas de Oriente y Occidente en Attila Total War
Mapas de Oriente y Occidente en Attila Total War

DescargarAdam Gil-Bermejo Alfonso.
Universidad de Cádiz. Cádiz, España.
adam.gilalfonso@alum.uca.es

 

Resumen: El presente artículo tiene como objetivo exponer nuestra experiencia en las aulas de lenguas clásicas, hacer un breve recorrido por los dos métodos existentes dentro de la didáctica del latín y finalmente dar a conocer nuestras propuestas didácticas. Para ello dividiremos el trabajo en cinco partes. En la primera haremos una breve introducción acerca de la situación en la que se encuentra la enseñanza del latín en España. En la segunda parte nos adentraremos en las dos metodologías existentes dentro de la didáctica del latín, además de exponer nuestra experiencia en el aula. En la tercera parte mostraremos una propuesta didáctica sobre el bloque de lengua latina y la práctica de la misma en el aula. En la cuarta nos dedicaremos al estudio de la parte histórica y cultural de la asignatura, con una propuesta didáctica. Por último, cerraremos este trabajo con unas conclusiones generales sobre todo lo expuesto.

Palabras clave: Didáctica del Latín, historia de Roma, cultura romana, Lingua Latina per se illustrata, método tradicional, método natural.

 

Teaching latin in the 2000s: experiences and proposal

Abstract: The aims of this article are to present our experience in the classroom of classical languages, to make a summary of the two methods of the studying of the Latin’s didactic and finally to present our teaching proposals. For doing this, we will divide the work in five parts: In the first we make an introduction summary about the situation in which Latin teaching is founded in Spain nowadays. In the second part we discuss the two methods of the studying of the Latin’s didactic. In addition, we present our own experience in the classroom. In the third part, we explain an own didactic proposal and its practice in the classroom. In the fourth part, we will focus on the study of the historical and cultural part of the subject with a didactic proposal. To sum up, we end this article with some general conclusions.

Keywords: Didactic of latin, history of Rome, Roman culture, Lingua Latina per se illustrata, traditional method, natural method.

 

1. Introducción.

Mucho se ha comentado y publicado acerca de la didáctica del latín en España a lo largo de nuestra historia. A lo largo de nuestra experiencia en las aulas de Lenguas Clásicas hemos encontrado ventajas e inconvenientes en el proceso de enseñanza y aprendizaje del latín. La metodología que impera en la gran mayoría de centros educativos españoles es el denominado “método tradicional”, por el que se enseña la lengua latina mediante el análisis morfosintáctico y traducción de un texto de César u otro autor normalmente en prosa según precise la Comunidad Autónoma que corresponda, todo ello siempre con dependencia esclavista del diccionario. Uno de los grandes problemas que hemos detectado dentro del aula ha sido, sin duda, la lentitud con la que se aprende la lengua del Lacio y la incapacidad de leer de manera fluida un texto sencillo en latín. Incluso en algunos casos hemos visto que se ha dedicado toda una hora de clase para tan solo traducir una frase, sin avanzar más en otros contenidos, haciendo de la clase de lengua latina una experiencia tediosa, desde nuestro punto de vista.

Sin embargo, este problema acerca de la metodología y su eficacia en el aula ya se daba en tiempos pretéritos. Ya a finales del siglo XV y principios del XVI, como bien expone Ramos Maldonado (2015), el humanista lusitano y poeta Arias Barbosa, tras inaugurar la Cátedra de Griego en la Universidad de Salamanca durante un periodo en el que no paraban de llegar profesores extranjeros (especialmente italianos) que intentaron darle savia nueva a las obsoletas aulas universitarias españolas, manifestó en su poema titulado “Ad iuvenes studiosos” la situación que se encontró en dicha universidad: hablar latín es un deshonor en las aulas españolas, encabezadas estas por profesores de la escuela tradicionalista, y pronunciar una sola palabra en griego clásico era un prodigio semejante a una mula preñada1.

Todo ello contrasta con las propuestas del rétor hispanorromano Marco Fabio Quintiliano (35–95 d.C.), autor catorce siglos anterior a Arias Barbosa. En efecto, el de Calagurris refleja ideas de pedagogía auténticas, proponiendo una educación atractiva y adaptable a las diferencias individuales en la formación del joven orador discente. Así pues, partiendo de los principios pedagógicos de este autor, la función del docente debe ser no solo la mera transmisión de los contenidos de la asignatura, sino también innovar en lo que se pueda y buscar un aprendizaje más estimulante dentro del aula. Creemos, pues, que el reciclaje es fundamental en la labor docente dentro y fuera del aula.

El principal objetivo de este trabajo es presentar alternativas para la enseñanza de la lengua latina con una visión claramente motivadora y lúdica, y simpatizante del empleo de las TIC como poderoso aliado en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Creemos, además, que la asignatura de Latín no es solo una materia de lengua, sino también una materia de cultura e historia. Precisamente es aquí donde se encuentra la riqueza de nuestra materia: la unión del aprendizaje de la lengua de Roma y la historia de su civilización.

2. Dos métodos: morfosintaxis y método comunicativo.

Dentro de la enseñanza del latín existen dos métodos y dos visiones actualmente enfrentadas entre sí: el llamado método tradicional de gramática-traducción y el método natural o activo de la lengua.

El método denominado “tradicional” es aquel que utiliza el análisis morfosintáctico y la traducción con diccionario como manera de enseñar una lengua, realizándose desde el principio un estudio pormenorizado de la gramática y una explicación de su casuística.  Es el método con el que hemos aprendido todos los filólogos clásicos, siendo, por tanto, la metodología más usada en las aulas españolas. Antaño se utilizaba no solo con las lenguas clásicas, sino también con las lenguas modernas como el inglés o el francés. Estas últimas la han desechado en favor del método comunicativo.

Sin embargo, dentro de este método de gramática-traducción existe una problemática en torno al término con el que se le ha denominado en los últimos tiempos. En efecto, como bien expone Miraglia (2001), esta metodología es de introducción relativamente reciente, no remontándose más allá del siglo XIX y coincidiendo con la época de la Ilustración. Con anterioridad a ella humanistas como Erasmo, Comenio y Vives enseñaban el latín mediante lo que hoy sería, en parte, el método comunicativo: la repetición y práctica de pequeños colloquia elaborados por ellos mismos.

Por tanto, teniendo en cuenta los datos arriba expuestos, el método tradicional sería realmente el que empleaban aquellos humanistas hasta el siglo XIX, es decir, el método natural o activo de la lengua. De hecho, el propio Miraglia denomina “método prusiano” al que efectivamente se centra en el estudio científico y filológico de la lengua, actualmente utilizado en la gran mayoría de centros educativos.

Fragmento de la Ilíada de Homero
Figura 1. Fragmento de la Ilíada de Homero. Esta imagen resume gráficamente los problemas del método “tradicional”, observándose en ella las anotaciones o glosas del estudiante de griego clásico que le permiten traducir el texto, pero que sin ellas es imposible comprender ni leer dicho texto.

Las ventajas que tiene este método son los que mencionaremos a continuación. En primer lugar, se alcanza una gran competencia en aspectos gramaticales que serán de gran ayuda si el alumno se dedica a estudios filológicos en su etapa universitaria. Se analizan y estudian las distintas categorías morfosintácticas e incluso fonéticas con notable solvencia, pudiéndose observar en los ejercicios de evolución de las palabras que incluye la selectividad de Latín. Otra ventaja es que trabaja exclusivamente y desde el principio con textos originales, en especial fragmentos de la Guerra de las Galias de Julio César.

Por tanto, teniendo en cuenta los datos arriba expuestos, el método tradicional sería realmente el que empleaban aquellos humanistas hasta el siglo XIX, es decir, el método natural o activo de la lengua. De hecho, el propio Miraglia denomina “método prusiano” al que efectivamente se centra en el estudio científico y filológico de la lengua, actualmente utilizado en la gran mayoría de centros educativos.

Sus inconvenientes son los siguientes. En primer lugar, el alumno desvincula la lengua real de la gramática. El aprendizaje de la misma es pasivo e ineficaz para alcanzar el objetivo primordial de la asignatura: leer un texto latino sencillo. El aprendizaje de vocabulario es muy costoso y, con frecuencia, mínimo, con excesiva dependencia del diccionario. De hecho, el nivel de comprensión lectora del texto latino es escaso. En nuestra experiencia en las aulas hemos experimentado en múltiples ocasiones que se dedica toda una hora de clase al análisis morfosintáctico y traducción de tan solo una frase debido a las dificultades que presenta el alumnado, provocando que no se pueda avanzar en otros contenidos.Otra desventaja que presenta este método es que, a pesar de estar recogidos en el curriculum de bachillerato, normalmente impide que se pueda dedicar tiempo a los contenidos culturales de la asignatura por razones de tiempo: Historia de Roma y literatura latina. De este modo, cuando un alumno traduce un pasaje de César y encuentra vocablos como consul, praetor o legatus, tampoco puede utilizar el contexto debido a su ignorancia acerca de, en este caso, el sistema político de la Antigua Roma.

Manuales del método comunicativo
Figura 2. Manuales del método comunicativo.
Fuente: fotografía de elaboración propia.

El método comunicativo es el enfoque que se utiliza prácticamente en todos los institutos de idiomas extranjeros del mundo. En principio el método comunicativo parte del enfoque contextual. El alumno deduce por el contexto lo que está sucediendo, enfrentándose a una situación de inmersión lingüística. Sus antecedentes los podemos encontrar, como dijimos anteriormente, en los humanistas del Renacimiento, quienes enseñaban el latín íntegramente en esta lengua.

En efecto, como bien cita Maestre (2002), ese afán del profesorado que sigue la metodología natural por eliminar la dependencia del diccionario a la hora de traducir textos latinos no es novedoso, pues ya fue contemplado en el Renacimiento. De hecho, el humanista español Juan Lorenzo Palmireno, siguiendo los pasos de Erasmo y Juan Luis Vives, describe detalladamente en su obra El prouerbiador o cartapacio el codex exceptorius que utilizaban los alumnos de la época, una suerte de libro en el que anotaban un vocabulario básico que debían aprenderse de memoria para acometer mejor la traducción de textos.

A menudo, dentro de este método existen subcategorías que presentan ligeras diferencias entre sí. Manuales como Lingua Latina per se Illustrata de Hans Ørberg, Athenaze de Gilbert Lawall y de M. Balme o los ejemplares de Assimil son los más conocidos de este método. Reciente es el manual Aléxandros To Helenikón Paidíon publicado por Mario Díaz2, muy similar a Athenaze. Pero, con el fin de no extendernos en demasía, no lo abordaremos en este trabajo.

Las ventajas que presenta este método son los que mencionamos a continuación. En primer lugar, el alumno se sumerge en la lengua desde el primer momento. Adquiere vocabulario de manera intensa, precisamente por esa inmersión simulada. El alumno desarrolla la comprensión lectora de los textos con menos esfuerzo, comprendiendo las estructuras gramaticales mediante el uso de estos en el aula. El hecho de no depender del diccionario en la mayoría de los casos es, ya de por sí, un logro.

Sus desventajas son las siguientes. No se trabaja con textos clásicos originales desde el principio, lo que supone que en cursos superiores se deba intensificar la introducción de estos. Como ya sucede con las lenguas modernas, el uso excesivo de la inmersión lingüística puede provocar que el alumno no entienda ni el significado ni las estructuras de ciertas expresiones que puedan distanciarse del español. A todo ello hay que añadir que, en el caso del sistema educativo español, tan solo contamos con dos años de latín (si el alumno no ha elegido la asignatura en 4º ESO, como suele ocurrir), lo que dificulta la utilización de manuales como el Lingua Latina per se Illustrata. Finalmente, según se puede observar a partir del análisis elaborado por  López de Lerma (2013, 2015), el enfoque que tienen los actuales modelos de Selectividad dificultan en gran medida el empleo de esta metodología, viéndose el docente prácticamente obligado en el segundo año o bien retornar al método tradicional de gramática-traducción o bien hacer una mezcla de ambas metodologías.

3. Una propuesta: de se ipso loqui.

Sin duda alguna, una de las mejores maneras de aprender una lengua (en este caso el latín), es escribir un texto sobre uno mismo: nombre, ciudad, situación, aficiones, etc. Por lo que, tras nuestra observación directa de las aulas en las que hemos sido docentes y tras probar algunos apuntes del Circulus Latinus Gaditanus y de la asignatura Introducción a la lengua latina impartida por Ramos Maldonado, proponemos una actividad de redacción sobre uno mismo.

El alumno contaría con un ejemplo de texto hablando sobre una persona ficticia, resaltando las estructuras que va a utilizar. A su vez, tendría cuadros explicativos con aclaraciones gramaticales y su equivalencia en español. Por último, contaría una lista de verbos que va a utilizar, así como de vocabulario útil para la redacción. Cabe aclarar que la realización de esta actividad supone haber impartido previamente los contenidos de esta parte de la asignatura en clases anteriores. El modelo de redacción sería el siguiente:

Mihi nomen est Marcus et e Roma oriundus sum, sed nunc Mediolani habito. Undeviginti annos natus sum et litteris studeo in lyceo. Disciplinae quas maxime praefero lingua Latina et Historia sunt. Italice, Anglice, Hispanice et Francogallice loquor. Tempore iocoso mihi placet corpus exercere, praesertim pedifolle ludere cum amicis meis, libros de Historia Romana legere et sonos musicos audire. Patri meo nomen est Cornelius et matri mea Claudia. Parentes mei in Universitate magistri sunt. In magno domo habitamus et est nobis canis cui nomen est Fabius. Mihi sunt duae sorores et unus frater.Mi nombre es Marcos y soy de Roma, pero ahora vivo en Milán. Tengo diecinueve años y estudio letras en el instituto. Las asignaturas que más me gustan son Latín e Historia. Hablo italiano, inglés, español y francés. En mi tiempo libre me gusta hacer deporte, especialmente jugar al fútbol con mis amigos, leer libros sobre Historia de Roma y escuchar música. Mi padre se llama Cornelio y mi madre Claudia. Mis padres son profesores en la Universidad. Vivimos en una casa grande y tenemos un perro que se llama Fabio. Tengo dos hermanas y un hermano.

Con esta redacción se pretende que el alumno ejercite el empleo de las declinaciones, los verbos y ciertas estructuras peculiares que posee la lengua latina, como el dativo posesivo (est mihi… “tengo…”) o el verbo studere con ablativo (studeo literis… “estudio letras”). De esta manera podrá, en un futuro, automatizar las estructuras sin necesidad de utilizar apéndices gramaticales ni consultar el diccionario. Por ejemplo, el verbo studere sería una palabra muy buscada en el diccionario en una clase tradicional precisamente por la peculiaridad que tiene su uso con ablativo. Naturalmente, el alumno podrá adquirir un vocabulario básico y perderá poco a poco el miedo a enfrentarse a un texto latino.

Otra propuesta sería el empleo oral de expresiones latinas cotidianas en el aula en lugar del español, como por ejemplo el saludo o la despedida, pedir permiso para ir al servicio, utilizar la pizarra, etc. Mostramos a continuación un cuadro con algunas expresiones latinas que pueden utilizar alumno y profesor dentro del aula:

Magister: Salvete omnes! Quid agitis?

Discipulus: Salve! Optime / bene / male

Magister: Gaudeo. Aperite, quaeso, librum in pagina quadraginta…

Discipulus: Magister, licetne mihi ire in locum secretum?

Discipula: Dubium est mihi! licetne mihi interrogare?

Discipulus: licetne mihi comedere panem?

Magister: Tacete omnes!

Profesor: ¡Hola a todos! ¿Cómo estáis?

Alumno: ¡Hola! Muy bien / bien / mal

Profesor: me alegro. Abrid, por favor, el libro en la página cuarenta…

Alumno: Profesor, ¿puedo ir al baño?

 

Alumna: ¡Tengo una duda! ¿Puedo hacer una pregunta?

Alumno: ¿Puedo comer pan?

Profesor: ¡Callad todos!

Para saber más expresiones latinas que se pueden utilizar en el aula nos remitimos a los recursos que ofrece la página web Sal Musarum y los recursos interactivos que ofrece la Accademia Vivarium Novum de Roma.

4. No todo es lengua: Historia de Roma.

En palabras de Marco Tulio Cicerón, nescire autem quid antequam natus sis acciderit, id est semper esse puerum (Cic., Orat. 34, 120). A lo largo de los siglos, la historia romana ha ocupado un papel de considerable peso en Occidente, hallándose muchos de nuestros referentes en la antigua Roma (además de Grecia).

En efecto, la asignatura de Latín cuenta con una parte cultural e histórica que generalmente atrae a la inmensa mayoría de alumnos, por lo que es una ventaja que no debemos desaprovechar. Como es bien sabido, es la parte que normalmente deja en segundo lugar el profesorado de lenguas clásicas. A todo ello debemos añadir que el alumnado arrastra, ya de por sí, escasos conocimientos de la Antigüedad, entre otras cosas por la poca importancia que se le da en las asignaturas de Geografía e Historia en la mayoría de los centros y la optatividad de la asignatura de Cultura Clásica.

En efecto, la historia de Roma y la historia antigua en general están sufriendo un retroceso dentro de la Enseñanza Secundaria Obligatoria, quedando en un segundo plano en el temario no solo de las materias del Departamento de Latín y Griego, sino también de las del Departamento de Geografía e Historia. Este último debería dedicar una o varias unidades didácticas a la parte de historia antigua en 1º de la ESO, según lo que se propone en el currículo oficial de Geografía e Historia3.

Toda la problemática arriba expuesta hace que el docente de latín tenga que dedicar un tiempo considerable a paliar esos escasos conocimientos, además de impartir lo que le corresponde de la parte de cultura según el currículo oficial. Pero, puesto que evidentemente el principal objetivo de las asignaturas de Latín es que el alumno tenga un conocimiento básico de la lengua latina y pueda superar la Selectividad, el profesorado de latín también prescinde normalmente de la parte de historia y cultura o bien lo imparte de una manera muy superficial.

En este sentido, manuales como el Lingua Latina per se Illustrata ofrece varias propuestas que debemos tener en cuenta. En efecto la pars I de este manual, mediante una historia y personajes ficticios, nos sitúa en la Roma imperial del siglo I d.C., en el seno de una familia romana aristocrática.  Nótese que el primer capítulo empieza de la siguiente manera:

Roma in Italia est. Italia in Europa est. Graecia in Europa est. Italia et Graecia in Europa sunt. Hispania quoque in Europa est. Hispania et Italia et Graecia in Europa sunt. Aegyptus in Europa non est, Aegyptus in Africa est. Gallia non in Africa est, Gallia est in Europa. Syria non est in Europa, sed in Asia. Arabia quoque in Asia est. Syria et Arabia in Asia sunt. Germania non in Asia, sed in Europa est. Britannia quoque in Europa est. Germania et Britannia sunt in Europa.

De este párrafo, escrito en un estilo adaptado para quien se inicia en el aprendizaje del latín, podemos extraer el panorama geográfico romano en la época en la que se desarrolla el contexto que mencionamos líneas arriba, describiendo brevemente las provincias que componen el Imperio Romano, así como sus islas en el antaño denominado Mare Nostrum. El fragmento cita también los ríos existentes en los tres continentes que están bajo el poderío romano o bien funcionan como fronteras naturales con respecto a otros pueblos independientes (como Germania tras el Rin).

Por otro lado, este manual ya deja entrever en el primer capítulo la influencia griega que ha recibido el mundo romano. Y en efecto no podemos olvidar que los romanos, en especial los aristócratas, aprendían griego desde edades tempranas. Así lo podemos observar en la sección dedicada a las litterae et numeri y, más adelante, en el capítulo XVIII, en donde se nos menciona el bilingüismo del que goza el magister.

Véase la cantidad de información relacionada con los contenidos culturales e históricos que hemos podido extraer de tan solo un párrafo en latín. Esta es una de las múltiples propuestas que podemos encontrar dentro de la metodología natural, pudiéndose desarrollar tanto el bloque de lengua latina como el bloque de historia incluso de manera simultánea. Podemos citar más manuales que también siguen esta tendencia indudablemente interesante, como por ejemplo Ecce Roma: de vita cotidiana in Roma antiqua de Anne Millard o Ciceronis filius de Ugo Enrico Paoli.

Aparte de todo lo expuesto hasta ahora, una buena manera de enseñar y fomentar la parte histórica y cultural de la asignatura es, siguiendo los principios de Quintiliano, utilizando el juego como recurso didáctico. Estas ideas no son en absoluto novedosas, pues los propios humanistas4 utilizaron múltiples juegos pedagógicos para enseñar las primeras letras a los niños.

Así pues, proponemos a continuación varias propuestas didáctico-lúdicas para el aprendizaje de aspectos históricos, siguiendo la línea expuesta por Lillo (2012). Tanto la terminología como la información seleccionada para las distintas propuestas pueden extraerse del libro de texto que pudiera utilizar el docente o la bibliografía que disponga en su departamento.

Una propuesta sería la adaptación del tradicional juego de baraja “¿Quién soy”?, que se titularía en latín “Quis sum?” y cuyos materiales recomendables serían cartulina blanca, fundas para plastificar e impresora. La idea es fabricar una baraja romana enfocada al estudio de los cargos políticos de la Antigua Roma en todas sus etapas históricas, cuya terminología será en latín con el fin de reconocer este tipo de vocabulario en los textos latinos: rex, consul, praetor, dictator, princeps… etc. En el anverso de la baraja figurará un motivo decorativo romano, mientras que en el reverso aparecerá la imagen de un cargo político con palabras clave. El docente tiene dos opciones para su realización: puede asignar su elaboración como tarea a los alumnos o bien puede elaborarlo él mismo.

Ejemplo de baraja romana
Figura 3. Ejemplo de baraja romana.
Fuente: elaboración propia.

El modo de juego será prácticamente el mismo que la versión tradicional: se barajan las cartas, se elige un voluntario de entre toda la clase para que escoja una carta cuyo reverso mirará solo para sí mismo. Cada alumno deberá levantar la mano para hacerle las preguntas con el tiempo que estime el docente y con el fin de adivinar qué cargo político ostenta dicho voluntario según la carta. Este será sustituido por el alumno que haya resultado ser ganador. La práctica de este juego en el aula se deberá hacer una vez que se hayan impartido los contenidos sobre la política romana.

Otra actividad que proponemos sería la mera realización de trabajos individuales o grupales sobre videojuegos ambientados en la Antigua Roma (Grecia en la asignatura de Griego). El docente propondrá una lista de videojuegos y el alumno o el grupo elegirán uno. Precisamente en una época en la que las TIC tienen más cabida en nuestra vida cotidiana no nos faltan ejemplares: saga Imperium, Rome 2 Total war, Ryse: Son of Rome, Assassin’s Creed Origins, Assassin’s Creed Odyssey, etc… En dichos trabajos, entre otras cosas, el alumno puede comparar los personajes históricos presentes el juego con los personajes reales. Naturalmente se le ofertará al alumno (si es posible) probar el videojuego elegido. El docente tiene varias opciones para la entrega del trabajo: desde exposiciones orales con diapositivas hasta la mera exposición en cartulina con imágenes del videojuego con pequeños cuadros explicativos.

Presentaciones de trabajos realizados por alumnos de Secundaria
Figura 4. Presentaciones de trabajos realizados por alumnos de Secundaria.
Fuente: Google Drive compartido con el alumnado.

Finalmente, otra propuesta didáctica en relación a este bloque y los videojuegos sería la exposición de una imagen de la ciudad de Roma basada en Rome 2 Total War en la que se instaría al alumnado en grupo a identificar las principales edificaciones de la Ciudad Eterna, tales como el Coliseo, el Circo Máximo o los foros imperiales. Esta actividad, en una clase de 2º de Bachillerato, se puede combinar perfectamente con el primer capítulo de Roma Aeterna del Lingua Latina per se Illustrata, en el que se hace un recorrido por la ciudad de Roma, describiendo sus principales monumentos y explicando de una manera breve y amena la historia de los mismos desde su fundación. Esto permitiría al alumnado utilizar vocabulario latino a este respecto.

También se puede repartir mapas del Imperio Romano también basados en dicho ejemplar a modo de ilustración durante la impartición de este bloque de la asignatura, con todas sus etapas históricas (en el caso del Bajo Imperio, sería recomendable la visualización del videojuego Attila Total War).

5. Conclusiones

A la luz de lo expuesto hasta ahora podemos concluir, en primer lugar, que la metodología natural no es relativamente reciente ni novedosa en cierta medida, pues muchas de las prácticas aquí expuestas y propuestas en modo alguno ya fueron utilizadas por los humanistas del Renacimiento, siempre basados en los principios de Quintiliano, como ya se ha indicado.

En este trabajo hemos tratado de exponer las carencias que sufre actualmente la didáctica del latín tanto a nivel lingüístico como a nivel histórico-cultural, así como las ventajas e inconvenientes que presentan las dos metodologías expuestas a lo largo de este artículo. Creemos que el método natural aplicado a la enseñanza del latín permite recuperar el protagonismo de la lengua latina dentro del aula, proporcionándole al discente una cierta riqueza tanto en el aspecto lingüístico como en el histórico-cultural, además de lograr un ambiente apetecible y motivador de cara al alumnado de lenguas clásicas. No obstante, no debemos olvidar tampoco la buena labor docente, así como los logros y los aspectos positivos que ha tenido el método tradicional de gramática-traducción, tales como el estudio pormenorizado de la gramática y sintaxis de la lengua latina junto con la comprensión de su estructura.

Como bien se ha indicado anteriormente, bajo nuestro punto de vista la asignatura de Latín no debe centrarse exclusivamente en el bloque de lengua latina. Debe abarcar también todos los aspectos de la civilización romana, incluidos en el curriculum oficial. Para ello hemos propuesto una serie de actividades lúdicas relacionadas con la temática citada siguiendo los principios ya llevados a cabo por los propios humanistas, además de aprovechar las ventajas de la utilización de las TIC en el aula, especialmente enfocado a los videojuegos de temática grecolatina. Tal vez no exista una máquina del tiempo para sumergir al alumnado en el mundo antiguo, pero sí tenemos disponibles las herramientas adecuadas para hacer efectiva esa pretensión o, al menos, aproximarnos a ella. Incluso hemos visto la manera de combinar estos recursos de temática histórica con ciertos manuales del método natural que abarcan estos temas en la lengua que se pretende estudiar.

A este respecto, queremos manifestar que el uso activo del latín para enseñar cultura e historia de Roma en el aula supone un elemento de valor indudable en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El método natural puede ser una nueva vía para la mejora de la didáctica del latín, ya que, bajo nuestro punto de vista, permite una mayor competencia en gramática, sintaxis, vocabulario, cultura e historia. Y para terminar, esperamos que todas estas propuestas expuestas en este trabajo sirvan para mejorar cada día la labor docente en el aula de lenguas clásicas y sean de utilidad para la comunidad docente de lenguas clásicas.

6. Referencias

Alcalde-Diosdado Gómez, A. (2000), “La necesidad de renovación didáctica en las lenguas clásicas: una nueva propuesta metodológica”, Estudios Clásicos 42, pp. 95-131.

Balme, M., Lawall, G., Miraglia, L., & Borri, T. F. (2009). Athenaze. Introduzione al greco antico (Edizioni Accademia Vivarium Novum ed., Vol. 1). Roma.

Desessard, C. (2003) Le Latin. Paris.

Guglielmi, J.P. (2003) Le Grec ancien. Chennevières.

Millard, A. (1983). Ecce Roma: de vita cotidiana in Roma antiqua. Ravensburg.

Mir, J.M., Calvano, C. (1993) Via omnibus aperta: Summa grammaticae Latinae (Vol. 1). Roma.

Lillo Redonet, F. (2012). Ludus. Juegos de la antigua Roma y juegos modernos para Latín, Griego y Cultura Clásica. Methodos. Revista de didàctica dels estudis clàssics 1, pp. 47-58.

Lillo Redonet, F. (2017), “Escribiendo en latín como los soldados romanos: taller de tablillas de Vindolanda y Vidonissa y óstraca de Egipto y Libia”, Thamyris 8, pp. 11-50.

López de Lerma, G. (2013). Enseñanza de la lengua latina: resultados preliminares sobre las ventajas e inconvenientes en el empleo de metodologías. Methodos. Revista de didàctica dels estudis clàssics 3, pp. 67-83.

López de Lerma, G. (2015), Análisis comparativo de metodologías para la enseñanza y el aprendizaje de la lengua latina. Tesis doctoral. Barcelona.

Macías Villalobos, C. (2012), “La aplicación del método inductivo-contextual a la enseñanza del latín en el ámbito universitario: una experiencia”, Thamyris, 3, pp. 151-228.

Macías Villalobos, C. (2013). Aplicaciones didácticas de los videojuegos en el ámbito del mundo clásico. RELat 13, pp. 203-238

Macías Villalobos, C. (2017), “La aplicación del método inductivo-contextual a la enseñanza del Latín a nivel universitario”. O Ensino das Línguas Clássicas: reflexões e experiências didáticas, pp. 13-33.

Maestre, J. Mª (2002). Los humanistas como precursores de las actuales corrientes pedagógicas. Alazet 14, pp. 157-174.

Martínez Aguirre, C. (2009, 4 de enero), Didáctica de las lenguas clásicas. http://www.culturaclasica.com/?q=node/1918.

Martínez Aguirre, C. (2013) La extraña Odisea. Confesiones de un filólogo clásico. Sevilla.

Miraglia, L. (1996) “Come (non) si insegna il latino”, Micromega 5.

Miraglia, L. (2001) Latine doceo. Guida per gl’insegnanti. Montella.

Ørberg, H. (2011). Lingua Latina per se illustrata: Familia Romana (edición española ed., Vol. 1). Granada.

Ørberg, H. (2011). Lingua Latina per se illustrata: Roma Aeterna (edición española ed., Vol. 1). Granada.

Paoli, H. (1964) Ciceronis filius. Florencia.

Pavanetto, C. (2009) Elementa linguae et grammaticae latinae. Roma.

Povsic, B.S. (1974). Grammatica latina. Cassino.

Ramos Maldonado, S. (2015), “Proyecto Sal Musarum ad iuvenes studiosos collatus: una adaptación de los métodos de los humanistas para la enseñanza de la lengua latina”, Thamyris 6, pp. 170.

Ramos Maldonado, S. (2014). Sal Musarum: La vía de los humanistas en la enseñanza de la lengua latina (De lingua latina docenda per uiam quae dicitur humanistarum). Methodos. Revista de didàctica dels estudis clàssics 3, pp. 1-26.

Santamaría Canales, I. (2020), “El videojuego como recurso didáctico: su aplicabilidad en la enseñanza de la Historia Antigua”, Iberoamérica Social, pp. 29-48.

Valentí Fiol, E. (1999). Gramática de la lengua latina. Morfología y nociones de sintaxis. Barcelona.

Páginas web

Sandra I. Ramos Maldonado. SAL MVSARVM. http://www.salmusarum.com/

Antonio G. Amador. Lingua Latina per se illustrata. http://www.culturaclasica.com/lingualatina/index.htm

Accademia Vivarium Novum. Subsidia. https://subsidia.vivariumnovum.it/familia-romana/capitulum-1

Accademia Vivarium Novum. Edizioni. https://vivariumnovum.it/

 

7. Anexos

Notas

Notas
1Para los antiguos una mula era considerado, en general, un animal estéril.
2Realmente es una revisión del libro A Greek Boy at Home, de William Henry Denham Rose.
3Recogido en el Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre, por el que se establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato, de la LOMCE. También aparece recogido en el Real Decreto 1467/2007, de 2 de noviembre, por el que se establece la estructura del bachillerato y se fijan sus enseñanzas mínimas, de la LOE.
4Maestre (2002).

close

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

Te prometemos por la justicia social que nunca te enviaremos spam ni cederemos tus datos.

Lee nuestra política de privacidad para más información.

¿Qué te ha parecido?