Los Armenios en Argentina Inmigración Iberoamericana nº12

En esta entrada vamos a desarrollar los principales elementos de la emigración armenia en Argentina, una de las emigraciones más pequeñas cuantitativamente hablando de todas las que existen en ese país, pero que a pesar de la escasa cantidad de armenios que viven en Argentina son una comunidad bastante arraigada entre los argentinos, sobre todo en las tres ciudades principales, Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

Pero antes de entrar a analizar en profundidad los detalles concretos de la emigración armenia en Argentina, es necesario explicar una serie de elementos característicos de este proceso migratorio que lo difieren de otros tipos de emigración existentes desde Europa hacia América. La población armenia en todo el mundo se estima actualmente en algo más de doce millones de personas, de las cuales solo unos tres millones viven en la actual República de Armenia, existiendo cinco focos principales de emigración armenia en el mundo: Rusia, con una población armenia estimada entre los dos millones doscientos mil y los dos millones y medio; Estados Unidos, con un millón cuatrocientos mil armenios aproximadamente; Francia, con unos novecientos mil; Irán, con algo más de medio millón y Georgia, con aproximadamente cuatrocientos mil armenios.

A pesar de que la comunidad armenia en Argentina es la primera comunidad armenia en toda Latinoamérica, es solamente la décima comunidad armenia fuera de su país, con estimaciones de población que van desde los ochenta mil a los ciento treinta y cinco  mil armenios o argentinos descendientes de armenios que viven en Argentina.

La emigración armenia a Latinoamérica en general y a Argentina en particular tiene tres periodos temporales claramente diferenciados. El primer periodo se concentra entre los años 1914 a 1930. La historia del pueblo armenio y su diáspora masiva tiene un antes y un después con el conocido como genocidio u holocausto armenio. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial en 1914, Armenia como estado independiente no existía y el pueblo armenio (de religión cristiana ortodoxa, el 93% de armenios pertenecen a la Iglesia Apostólica Armenia) vivía dentro de las fronteras del Imperio Otomano (de religión musulmana). El imperio llevaba desde 1909 liderado por un partido nacionalista y reformador turco, el Comité de Unión y Progreso (CUP), conocido como los Jóvenes Turcos.

Desde 1915 hasta 1923 se calcula que entre un millón y medios a dos millones de armenios fueron exterminados por los Jóvenes Turcos por motivos religiosos, pero además este holocausto provocó la emigración de millones de armenios que consiguieron escapar de la muerte y se asentaron en diversos países del mundo.

La segunda oleada inmigratoria comenzó tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, concretamente en 1946, y duró hasta el año 1965. Los emigrantes armenios que llegaron a Argentina durante estas dos décadas eran ya emigrantes o hijos de emigrantes que en el primer periodo se habían asentado principalmente en Grecia, Francia, Rumania y Bulgaria, y que ahora decidían probar suerte en el Nuevo Continente. El último periodo migratorio de armenios sucedió a partir de 1991 tras la caída de la Unión Soviética y la formación de la República de Armenia. Las dificultades económicas que soportaron las diferentes repúblicas socialistas tras la caída de la Unión Soviética, dificultades de las que Armenia no fue una excepción y que provocaron que muchos armenios tuvieran que emigrar a principios de la década de los noventa del siglo pasado.

La mayoría de la población armenia que llegó a Argentina se asentó en Buenos Aires, más concretamente en el barrio de Palermo. Allí llevan conviviendo varias generaciones de armenios. También existe una comunidad importante de armenios en la ciudad de Córdoba, en el barrio Pueyrredón. En Rosario la comunidad armenia está asentada como importantes comerciantes dedicados al sector textil.

En el barrio Palermo existe la calle Armenia  y en ella podemos encontrar las principales instituciones armenias de la ciudad porteña. Tenemos el Centro Armenio de la República Argentina, la Catedral San Gregorio el Iluminador, el Arzobispado de la Iglesia Apostólica Armenia, la Institución Administrativa de la Iglesia Armenia, la Asociación Cultural Armenia, la Asociación Cultural Tekeyan, la Unión General Armenia de Beneficencia y la Unión Compatriótica Armenia de Marash. Además existe el Diario Armenia, fundado en 1931, para difundir las noticias sobre la comunidad armenia.

Entre las asociaciones culturales armenias bonaerenses destacan el Club Deportivo Armenio, club de fútbol de las afueras de Buenos Aires fundado el dos de noviembre de 1962 y que consiguió estar dos temporadas (1987/1988 y 1988/1989) en la Primera División Argentina; el coro “Arax” de la “Asociación Amigos de la Música Armenia”,  fundado en el año 1957 y que realiza desde entonces una labor importante de difusión del canto y la música Armenia

Y el conjunto Armenio Folklórico KUSAN fundado en 1969. Esta agrupación pertenece a la organización femenina armenia creada en 1910 en Nueva York,  HOM, con filiales en muchos lugares del mundo.

En Córdoba existe desde hace décadas una significativa presencia armenia, concretamente en el barrio Pueyrredón. En ese barrio existen una serie de instituciones armenias entre las que destacan la Iglesia Apostólica Armenia Surp Kevork (San Jorge), la Iglesia Evangélica Armenia Maranatha y la Escuela Sahag Mesrob/Instituto Manuel Belgrano, dedicado a la enseñanza bilingüe. En dicho barrio también se encuentran las filiales locales de la Unión General Armenia de Beneficencia y de Homenetmen (Unión General Armenia de Cultura Física) en el Club Antranik. En Rosario es muy popular el Centro Armenio Rosario Mayr Hayrenik, fundado en 1951, donde la colectividad realiza múltiples actividades.

Dos son las fechas destacadas que anualmente conmemoran la población armenio argentina. Cada veinticuatro de abril rinden homenaje a los muertos del genocidio armenio por parte del Imperio Otomano. Cada veintiuno de setiembre celebran el nacimiento de la República de Armenia.

A pesar de que la población armenia supone solo el 0,25 % aproximadamente de la población total residente en la actualidad en Argentina,  o dicho de otra manera solo uno de cada cuatrocientos argentinos tiene descendencia armenia,  existen varios personajes famosos de origen armenio en la sociedad argentina en las últimas décadas. Destacan el ex tenista y actual piloto de rally David Nalbandian, nacido en Urquillo, Córdoba, el uno de enero de 1982; Martín Karadagián, nacido en Buenos Aires el treinta de Abril de 1922 y fallecido en la misma ciudad el veintisiete de agosto de 1991, luchador y actor, fue el  famoso creador del espectáculo televisivo Titanes en el Ring, con él mismo como estrella principal; el economista y político argentino Carlos Alberto Melconian, nacido en Valentín Alsina, el seis de noviembre de 1956.  Ejerció como presidente del Banco de la Nación Argentina desde el veintitrés de diciembre de 2015 hasta el dieciocho de enero de 2017 y el empresario  Armando Gostanián, nacido el veintidós de octubre de 1933. Se desempeñó como Director de la Casa de Moneda de Argentina durante las presidencias de Carlos Menem en los años 1998 y 1999. Es dueño de la casa de corbatas y camisas Rigar’s;

Destacan también las familias bonaerenses Binayán y Bakchellián. Narciso Binayán Pérez, nacido en Santiago de Chile el veinte de junio de 1896 y fallecido en Buenos Aires el uno de diciembre de 1970, vivió en Argentina desde los seis años de edad. Fue fundador y presidente de la Sociedad de Historia Argentina y autor de numerosos trabajos históricos. Su hijo, el historiador, periodista y genealogista Narciso Binayán Carmona nació en Buenos Aires el veinticuatro de septiembre de 1928 y falleció el uno de diciembre de 2008. Por su parte, Isaac Balchellián fundó el instituto de educación armenio que lleva su nombre; su hijo, Eduardo Bakchellián, fue fundador de la empresa Gatic S.A.

En este artículo se puede leer sobre la identidad cultural del pueblo armenio en Argentina


En la siguiente entrada hablaremos de Los Altos, un país surgido en el occidente guatemalteco en 1838 y que duró algo menos de dos años. Analizaremos las causas de su formación como país, su desarrollo institucional y los elementos que provocaron su efímera duración.