El veneno de la educación: las evaluaciones estandarizadas

¿Y a Ud. le gustaría que a su hijo/hija le dieran veneno en la escuela?

evaluaciones estandarizadas
evaluaciones estandarizadas

Está empíricamente demostrado que las evaluaciones estandarizadas asociadas a consecuencias como es el caso de Chile e Inglaterra, generan una serie de consecuencias “no deseadas”: estrés y ansiedad en los profesores y en los estudiantes (altos niveles de cortisol, que son dañinos para el sistema nervioso), la reducción curricular, la desprofesionalización docente y la pérdida de sentido de lo que es el aprendizaje (véase, Youdell, 2018; Youdell, Harwood & Lindley, 2017).

Si bien, podemos estar de acuerdo de que son necesarias las evaluaciones censales y anuales utilizadas como “termómetros” para conocer la calidad de la educación que se proporciona a los estudiantes, no obstante, cuando estas evaluaciones están vinculadas a castigos y premios para las escuelas, profesores y estudiantes, se transforman en verdaderas amenazas para la consecución de una educación de calidad, integral, holística y sustantiva.

Específicamente en Chile, la evaluación SIMCE (Sistema de Medición de la Calidad de la Educación) se ha constituido en una tecnología de control y de vigilancia desde el Estado hacia las escuelas, lo que ha convertido a la educación en un proceso de entrenamiento para lograr un determinado puntaje en esta evaluación.

Lo que es preocupante es que cada vez que se administra este instrumento a los estudiantes se estaría proporcionando a nuestros niños y jóvenes un verdadero veneno neurotóxico, que alterará su sistema nervioso y sus conexiones neuronales, dado el estrés y la presión que los centros educativos y profesores transfieren a los educandos.

Mientras no exista conciencia respecto al daño que esta evaluación genera al sistema educativo y a los estudiantes en general, no habrá cambios, y se seguirá insistiendo que para lograr un sistema más equitativo y de calidad, se requiere de una evaluación que solo mide un ámbito muy reducido de lo que constituye la educación: aspectos cognitivos, memorísticos y relacionados con habilidades cognitivas básicas.

Los sistemas educativos requieren conocer cómo y cuándo están aprendiendo los alumnos en las escuelas, pero las evaluaciones estandarizada con altas consecuencias (high stakes) dañan seriamente la equidad, inclusión y la educación integral de nuestros estudiantes. Cada vez que se administre el SIMCE u otra evaluación estandarizada al alumnado, recuerde que, a su hijo o hija, se le está dando una buena porción de veneno para su organismo.

¿Y a Ud. le gustaría que a su hijo/hija le dieran veneno en la escuela?

close

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

Te prometemos por la justicia social que nunca te enviaremos spam ni cederemos tus datos.

Lee nuestra política de privacidad para más información.

mm

Profesor de educación primaria, Magíster en educación mención dificultades del aprendizaje, Doctor (c) en Educación.

Temáticas de interés: Políticas educativas, Sociología de la educación, inclusión escolar, justicia social, derechos y desarrollo del profesorado.

¿Qué te ha parecido?