El veneno de la educación: las evaluaciones estandarizadas

¿Y a Ud. le gustaría que a su hijo/hija le dieran veneno en la escuela?

evaluaciones estandarizadas
evaluaciones estandarizadas

Está empíricamente demostrado que las evaluaciones estandarizadas asociadas a consecuencias como es el caso de Chile e Inglaterra, generan una serie de consecuencias “no deseadas”: estrés y ansiedad en los profesores y en los estudiantes (altos niveles de cortisol, que son dañinos para el sistema nervioso), la reducción curricular, la desprofesionalización docente y la pérdida de sentido de lo que es el aprendizaje (véase, Youdell, 2018; Youdell, Harwood & Lindley, 2017).

Si bien, podemos estar de acuerdo de que son necesarias las evaluaciones censales y anuales utilizadas como “termómetros” para conocer la calidad de la educación que se proporciona a los estudiantes, no obstante, cuando estas evaluaciones están vinculadas a castigos y premios para las escuelas, profesores y estudiantes, se transforman en verdaderas amenazas para la consecución de una educación de calidad, integral, holística y sustantiva.

Específicamente en Chile, la evaluación SIMCE (Sistema de Medición de la Calidad de la Educación) se ha constituido en una tecnología de control y de vigilancia desde el Estado hacia las escuelas, lo que ha convertido a la educación en un proceso de entrenamiento para lograr un determinado puntaje en esta evaluación.

Lo que es preocupante es que cada vez que se administra este instrumento a los estudiantes se estaría proporcionando a nuestros niños y jóvenes un verdadero veneno neurotóxico, que alterará su sistema nervioso y sus conexiones neuronales, dado el estrés y la presión que los centros educativos y profesores transfieren a los educandos.

Mientras no exista conciencia respecto al daño que esta evaluación genera al sistema educativo y a los estudiantes en general, no habrá cambios, y se seguirá insistiendo que para lograr un sistema más equitativo y de calidad, se requiere de una evaluación que solo mide un ámbito muy reducido de lo que constituye la educación: aspectos cognitivos, memorísticos y relacionados con habilidades cognitivas básicas.

Los sistemas educativos requieren conocer cómo y cuándo están aprendiendo los alumnos en las escuelas, pero las evaluaciones estandarizada con altas consecuencias (high stakes) dañan seriamente la equidad, inclusión y la educación integral de nuestros estudiantes. Cada vez que se administre el SIMCE u otra evaluación estandarizada al alumnado, recuerde que, a su hijo o hija, se le está dando una buena porción de veneno para su organismo.

¿Y a Ud. le gustaría que a su hijo/hija le dieran veneno en la escuela?

mm

Profesor de educación primaria, Magíster en educación mención dificultades del aprendizaje, Doctor (c) en Educación.

Temáticas de interés: Políticas educativas, Sociología de la educación, inclusión escolar, justicia social, derechos y desarrollo del profesorado.

¿Qué te ha parecido?

(2 votos - Media: 4)