¡El gran experimento explosionó! y los estudiantes detonaron la bomba

Crecimos en un sistema, que legitimaba la desigualdad como un fenómeno “natural”, en que, si nacías pobre, morías como tal, sin posibilidades de escapar a esta rueda de la fortuna, que solo favorecía a unos pocos.

Manifestación Chile
Manifestación Chile

El gran experimento neoliberal instaurado en Chile desde la dictadura está pasando por una crisis. Fueron más de 30 años, en los que se intentó de forma sistemática y orquestada, implantar en el ADN de los chilenos el neoliberalismo, sistema bajo el cual hemos nacido y crecido muchos de los que hoy demandamos cambios profundos en nuestra sociedad.

Nacimos en un país en el que casi todo está privatizado (hasta el agua). En el que somos ricos en recursos, pero pobres en derechos. Desde la más temprana infancia, se nos enseñó que existe una educación, una salud, un transporte, servicios que deben ser comprados y pagados para ser adquiridos, de otra forma, se estaba destinado a optar por los servicios estatales, los que prácticamente se financiaban con el asistencialismo de un estado subsidiario y por la filantropía, de los que no se podía esperar nada por estaba dirigido hacia los “pobres”.

Se nos inculcaba que teníamos libertad para escoger lo mejor para nuestras vidas, se nos planteaba que debíamos hacer méritos para obtener una educación, salud y transporte que fueran dignos. Se nos señalaba que debíamos competir con nuestro hermano, para poder derrotarlo y quedarnos con el trofeo y de esa forma escalar en la pirámide social, utilizando cualquier medio o fin para lograr el éxito (reificando la figura del manager como horizonte normativo).

Se nos enseñó, que debíamos sentir vergüenza de ser pobres, ya que esta condición era un sinónimo de pereza o flojera o de falta de esfuerzo en el trabajo y en el estudio. Crecimos en un sistema, que legitimaba la desigualdad como un fenómeno “natural”, en que, si nacías pobre, morías como tal, sin posibilidades de escapar a esta rueda de la fortuna, que solo favorecía a unos pocos.

Pero, fueron los estudiantes, los que rechazaron la programación neoliberal, que fue implantada en nuestras subjetividades. Fueron, los jóvenes, los que salieron nuevamente a dar la cara, por una gran masa de población, que acumulaba años de frustraciones, miedos y rencores, sentimientos y afectos que fueron interiorizados por nosotros, porque no podíamos expresarlos, de ahí a la alta tasa de enfermedades mentales que se padece en Chile.

Fueron nuevamente, como en la “revolución pingüina”, los jóvenes quienes nos remecieron, los que nos despertaron del letargo, de la conformidad de un sistema creado en dictadura y que fue bien administrado en democracia por gobernantes de izquierda y derecha, los que ajenos a los problemas de la ciudadanía y de manera indolente, hacían oídos sordos y disfrutaban de sus privilegios.

Revolución pinguina Chile

Fueron los jóvenes, los estudiantes, los que nos mostraron que existen otras formas de “ser” y “estar” en este mundo. Nos enseñaron que podemos elaborar un nuevo pacto social, en el que todos seamos participes de la construcción de un país más justo, más equitativo y humano, en el que se nos devuelvan los derechos más básicos y con ello, escapar del “destino” que fue escrito de acuerdo con el tipo de cuna (de oro, plata, bronce y hasta de cartón) en la que nacíamos.

Las protestas de los jóvenes y el movimiento social del Chile actual, busca al igual que “Morfeo” en la película Matrix, sacarnos del modo automático y despertarnos a una nueva realidad, en la que codificamos las nuevas reglas en base a un gran pacto social, en el que todos aportan en la codificación de las nuevas reglas, las que nos llevarán a ser más humanos, más libres y conscientes, despertando de la simulación impuesta y programa por la dictadura.

mm

Profesor de educación primaria, Magíster en educación mención dificultades del aprendizaje, Doctor (c) en Educación.

Temáticas de interés: Políticas educativas, Sociología de la educación, inclusión escolar, justicia social, derechos y desarrollo del profesorado.

¿Qué te ha parecido?

(1 votos - Media: 5)