El apoyo técnico pedagógico externo: una de las vías para desarrollar capacidades

Apuntar hacia un trabajo de apoyo técnico pedagógico externo que profundice el acompañamiento, desde una lógica colaborativa y de facilitación, requiere tener un foco claro en el desarrollo de capacidades.

apoyo técnico pedagógico
apoyo técnico pedagógico

El apoyo técnico pedagógico externo es una de las vías que, en una dirección correcta, puede agilizar los procesos de mejoramiento educativo. La experiencia en diferentes países nos muestra que el trabajo de apoyo técnico pedagógico se ha planteado a lo largo del tiempo con distinciones de forma y fondo, dando cuenta de aciertos y desaciertos.

Así, lo positivo que surge del análisis de estas experiencias de apoyo, es que en la actualidad es mucho más claro distinguir lo que sí puede contribuir, en esta temática, a la mejora de las prácticas y procesos que conducen los equipos de los establecimientos educacionales.

Continuando, podemos señalar que se han implementado diversos programas de apoyo técnico pedagógico externo, de los cuales, si bien podemos rescatar aspectos positivos que contribuyeron en alguna medida a la gestión educativa, la mayoría no logró sostenibilidad, puesto que se basaron en una lógica que apuntó a intervenir y cargar de elementos prescriptivos a los profesionales de los establecimientos, sin desarrollar las capacidades necesarias que permitieran dar continuidad a las acciones implementadas.

Retomando el tema del análisis, no hay duda de que aspectos que deben predominar en el trabajo de apoyo son la colaboración y facilitación, donde se apunte a generar confianzas con los equipos de los establecimientos educacionales y se apueste por un trabajo de co-construcción permanente.

Apuntar hacia un trabajo de apoyo técnico pedagógico externo que profundice el acompañamiento, desde una lógica colaborativa y de facilitación, requiere tener un foco claro en el desarrollo de capacidades, principalmente, generando un paso inicial de vinculación sólida, que involucre y haga sentido transversalmente a los actores que dan vida al proceso.

Segovia (2010), dentro de las acciones de mejoramiento escolar, destaca la presencia de una comunidad de aprendizaje comprometida, así como la existencia de procesos de apoyo y asesoría escolar. Como se mencionó anteriormente, es fundamental hacer parte del proceso de apoyo a los distintos actores de la comunidad educativa, dando claridad del sentido, comprometiendo y propiciando enfáticamente el trabajo colaborativo para lograr los objetivos propuestos.

Tal como lo señala Harris (2012), el desarrollo de capacidades puede potenciarse desde el exterior y el interior de un establecimiento, pero en ambos casos la colaboración es fundamental para lograrlo.

Es relevante recordar que el apoyo técnico pedagógico externo, además de poner un foco en el desarrollo de capacidades de forma permanente, debe situarse en un contexto, lo cual también es salir de la mecánica que intenta homologar recetas para todos los equipos que reciben apoyo y asesoría. Nieto (2001), afirma que los agentes de apoyo externo no actúan sobre una misma realidad escolar, aspecto relevante, ya que debería condicionar el tipo de modelo que se emplea en un contexto particular.

En suma, si consideramos los elementos antes mencionados, en un apoyo técnico pedagógico externo con foco en el desarrollo de capacidades, podríamos generar el cambio de prácticas en los equipos para agilizar los procesos de mejoramiento en los establecimientos educacionales.

mm

Profesor.

Diplomado en Medición y Evaluación de Aprendizajes.

Magíster en Dirección y Liderazgo para la Gestión Educativa.

Ha trabajado en la elaboración e implementación de políticas, programas y proyectos educativos.

¿Qué te ha parecido?

(4 votos - Media: 4.3)