Ecuador en llamas: la vuelta del neoliberalismo

Es el rechazo a toda la política neoliberal que el gobierno ha venido implementado de manera sistemática.

Vuelta del neoliberalismo en Ecuador
Vuelta del neoliberalismo en Ecuador

El paro nacional sufrido en Ecuador durante 11 días (entre el 2 y 13 de octubre), en protesta a las medidas económicas que tomó el presidente de la nación, para satisfacer las demandas surgidas del acuerdo firmado con el FMI (Fondo Monetario Internacional), al que acudió en marzo de este año, para conseguir un crédito por 4.200 millones de dólares y 6.000 de otros organismos multilaterales, con el fin, según se dijo, de equilibrar las finanzas fiscales. Va más allá de estas medidas puntuales y busca contener un proyecto de retorno al neoliberalismo liderado por las nuevas elites, hoy en el poder y que afecta gravemente la vida de la población.

En efecto, a partir del 24 de mayo de 2017, fecha en que se posesionó como presidente Constitucional de la República, el licenciado Lenin Moreno Garcés; empezó una agria polémica con el fin de revertir los logros de quien había sido su mentor político, y con el que fue vicepresidente y Enviado Especial de la ONU para las personas con discapacidad y con cuyo partido llegó al poder, el economista Rafael Correa Delgado.

El mismo que, en el período 2006-2017, en que ejerció la presidencia de la República, introdujo en el país una serie de cambios estructurales consagrados en la Constitución de Montecristi y aprobada mediante Referéndum en 2008 con el 63% de los votantes. Entre los que constan: “el derecho al buen vivir” o sumak kawsay, los derechos de la naturaleza, la gratuidad de la educación hasta el tercer nivel, la gratuidad de la salud, el reconocimiento de la justicia indígena, el reconocimiento oficial de algunas lenguas indígenas, el principio de la ciudadanía universal y la imposibilidad de privatizar los bienes del Estado; así como el derecho de los ciudadanos a buscar, recibir, intercambiar, producir y difundir información veraz, verificada, oportuna, contextualizada y plural…Las normas referidas a la comunicación fueron reglamentadas mediante la Ley Orgánica de comunicación. Todo lo cual configuró un claro programa anti neoliberal. No obstante, las empresas y los bancos, producto del crecimiento de la economía en el período que gobernó el ex presidente Correa, obtuvieron grandes ganancias; pero para las élites no fue suficiente, quieren más.

El presidente Moreno, cuya mayor virtud, según sus defensores es la tolerancia y el diálogo –que no la tuvo durante el paro nacional, pues la represión a los manifestantes fue escandalosamente violenta–, y para sus opositores, su capacidad para hacer chistes, no siempre bien logrados; ha tratado de construir una narrativa destinada a desmontar lo hecho por su antecesor e introducir el neoliberalismo mediante varios tópicos.

El primero fue el que la mesa no estaba servida, para hacer referencia a los problemas macro económicos que se afrontaba; el segundo es el del sobreendeudamiento del país, que según él y sus voceros había sobrepasado el techo del 40% del PIB, establecido en la Constitución, lo cual le forzaba a contraer más deuda y a sobrepasar dicho techo para financiar el presupuesto, lo cual fue aprobado por la nueva mayoría en la Asamblea Nacional. Y que, para contrarrestar tal problema, no había otro camino que acudir a los mercados de capital tradicionales: FMI, BM y los multilaterales, los que habían sido ignorados por el gobierno anterior durante la época de bonanza, debido a los altos precios del petróleo; pues este tuvo en China y en la preventa del petróleo su fuente de financiamiento preferida. El otro gran tópico es la acusación de corrupción del anterior gobierno, fundamentada en los sobornos pagados por la empresa brasileña Odebresh –la que no ha sido acusada de delito alguno en nuestro país–, materializada en el encarcelamiento del ex vicepresidente de Rafael Correa y de este gobierno, Jorge Glass; la destitución y el enjuiciamiento de la ex vicepresidenta sucesora de Glass y de otros veinte altos cargos del gobierno anterior.

Toda esta narrativa, fuertemente respaldada por los grandes medios de comunicación, y los generadores de opinión ha instalado en gran parte de la población, la idea de que todo lo malo que sucede en el país, es culpa de Rafael Correa y de su corrupción. Lo que ha sido utilizado como cortina de humo para introducir medidas económicas que afectan gravemente a la población.

Los pasos para retornar al neoliberalismo

El primer paso del gobierno actual para volver al neoliberalismo, fue instalar sendas mesas de diálogo, en los que participaron los sectores empresariales, actores políticos y sociales, incluido el Movimiento indígena. El acuerdo que salió de estos diálogos, fue la necesidad de convocar a una Consulta popular (2preguntas) y un Referéndum (5 preguntas) juntos, para introducir modificaciones en la Constitución y cambiar al Consejo de Participación Ciudadana, que hasta hoy es el que nombra a todos los altos cargos de control del Estado; nombrar un nuevo Consejo, con personas propuestas por el presidente de la República y nombrados por la Asamblea Nacional. A este Consejo se le asignó la función, de evaluar a los funcionarios previamente nombrados y en caso de no superarla, destituirlos y nombras otros. Ninguna de las autoridades superó la evaluación a excepción del Contralor general del Estado, que en ese momento era subrogante y pieza clave en la consolidación del tópico de la corrupción.

El siguiente momento, fue nombrar en el gobierno personajes cercanos a los sectores empresariales. El actual ministro de finanzas, fue antes director del Comité Empresarial Ecuatoriano. Es desde ahí que se empezó a diseñar toda la política fiscal, destinada a “reinsertar al país en los mercados financieros internacionales”, y a generar una política de confianza y apertura al capital extranjero y a “hacer esfuerzos para disminuir la brecha fiscal”. Lo que implica, reducir el tamaño del Estado y, por ende, despedir a gran número de funcionarios públicos (van 20.000) y disminuir el sueldo a las escalas superiores en el 20%.

Previo a esto, el gobierno dio en el ámbito de la política internacional, varios pasos que eran indicadores claros de a que bloque se alineaba. Expulsó de la embajada de Ecuador en Londres a Julian Asange y le entregó a la justicia británica. Acto seguido empezó acercamientos al grupo Alianza del Pacífico: México,1En ese momento liderado por un presidente alineado a la derecha. Chile, Perú y Colombia; pasó a formar parte del Grupo de Lima, que reconoce como presidente interino de Venezuela a Juan Guaidó y ha mantenido fuertes altercados con el presidente Nicolás Maduro a quien le ha calificado de sátrapa. Además, retiró a Ecuador de la UNASUR (Unión de Repúblicas Suramericanas), y en un acto por demás simbólico, ordenó se retire el busto del expresidente argentino Néstor Kirchner, del edificio de esta.2El edificio sede de UNASUR está en Quito.

Las medidas que encendieron las llamas

Las medidas que encendieron la llama de la protesta, estaban contenidas en el hoy derogado Decreto ejecutivo 883, que disponía la eliminación del subsidio a la gasolina extra (de 82 octanos), de la gasolina ecopaís y del diésel (gasoil) y determinaba que el precio se fije mensualmente, de acuerdo a los costos internacionales. El valor que debía regir para los combustibles se expone en el siguiente cuadro.

Tipo de combustiblePrecio en EcuadorSubsidioPrecio internacional
Gasolina extra1,850,372,22
Gasolina eco país1,850,472,32
Diésel1,031,072,11
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de «Diario el Comercio»

La eliminación del subsidio a los combustibles debía rendir 1.500 millones de dólares, de los 2.000 que se esperaba recaudar con el paquete de medidas. De los cuales, el diésel aportaba 1.170 y las gasolinas 330 millones. En palabras de Ospina (2019), el 75% más pobre de la población debía pagar el 78% del alza de los combustibles; mientras que el 25% más rico el 22%.

Pero las medidas contemplaban más que esto. Proponía la disminución 30 a 15 días de vacaciones a los servidores públicos, donar un día de sueldo a los trabajadores de las empresas públicas, la disminución del 20% del salario en la renovación de los contratos ocasionales a los trabajadores del sector público y el despido de 10 mil nuevos empleados públicos.

Mientras que, por el otro lado, para compensar a los empresarios proponía: la eliminación del pago del anticipo del impuesto a la renta, la disminución a la mitad de del impuesto a la salida de capitales, la simplificación del pago a los exportadores del banano y la eliminación a más de 100 mil empresas de la obligación de hacer retenciones en la fuente. Además, en la mente del gobierno está la idea de concesionar las empresas más rentables del país, que son: la refinación del petróleo y el servicio telefónico.

El país en llamas

Los primeros en paralizarse fueron los gremios del transporte pesado y de pasajeros en todo el país. Estos, lograron negociar rápidamente, acordando un incremento del 30% en las tarifas del transporte, quienes de manera inmediata suspendieron el paro. Acto seguido se movilizó el Movimiento indígena, que fue un actor político clave en los años noventa y dos mil: 1997, 2000 y 2005, cuando tumbaron a tres gobiernos. Los indígenas marcharon desde la Amazonía, la sierra sur, centro y norte, hasta Quito, la capital de la República y sede del gobierno. El que, igual que en la novela de José Saramago (2004), trasladó la sede del gobierno a la ciudad de Guayaquil, para según dijo el Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, evitar las provocaciones y precautelar la vida del mandatario.

A estos se les sumaron otros actores: estudiantes universitarios, gente de los movimientos sociales, obreros, las mujeres y un sector de la clase media, que se asustó con la dureza de las medidas y salió a protestar. Las movilizaciones como nunca antes en el país se tornaron violentas: hubo destrozos de la propiedad pública y privada; se destruyeron vehículos policiales y militares; se atentó contra el patrimonio histórico de la capital; hubo agresiones a medios de comunicación y a periodistas. Tampoco faltaron agresiones a los vehículos de la Cruz Roja y del Cuerpo de Bomberos y los saqueos se contaron por cientos.

La represión por parte de las fuerzas del orden fue también violenta. Hubo entre 7 y 10 personas muertas, 1.100 detenidos y más de 1.300 personas heridas ( enre las que se cuentan 395 de la fuerza pública. El gobierno como siempre, responsabilizó de la crisis a actores externos, esta vez ya no solo a Correa, sino a Maduro, Putin y de un intento de golpe de estado.

Frente a las presiones, el gobierno se vio en la necesidad de ceder y abrió un canal de diálogo, con la mediación de las Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, con el movimiento indígena, quien se mantuvo en que su única demanda era la derogación del decreto 883 y que el diálogo sea trasmitido en directo por televisión.

El domingo 13 de octubre, después de 11 días de convulsión social, el país vio en vivo a un presidente desencajado por la derrota. Admitió derogar el Decreto 883 y crear una Comisión Técnica para sustituir este, por otro que focalice los subsidios a los combustibles. Al momento de redactar esta nota. Se ha enviado a la Asamblea Nacional el Proyecto de “Ley Orgánica para la Transparencia Fiscal, Optimización del Gasto Tributario, Fomento a la Creación de Empleo, Afianciamiento de los Sistemas Monetario”. Se espera que hasta el 31 de este mes, esté listo el Decreto con los nuevos precios de los combustibles.

Para concluir

Las protestas realizadas, no pueden ser vistas solo como la reacción a esta medida en concreto, que agravaría las condiciones de vida de los más pobres. Es el rechazo a toda la política neoliberal que el gobierno ha venido implementado de manera sistemática. En el caso de la población indígena, expresa su negativa a la implementación de los proyectos mineros en clara violación a las normas constitucionales. Pero expresa, además, la falla de la narrativa que el gobierno ha querido imponerle a la población. Así como también, pone de manifiesto el reacomodo de las fuerzas políticas, y el recentramiento del movimiento indígena como actor clave en el campo popular.

Referencias bibliográficas

Asamblea Nacional. (2008). Constitución de la República del Ecuador. Quito: Comisión Legislativa y de Fiscalización.

Diario el comercio. (2019). Decreto 883 establece que el alza de las gasolinas extra y ecopaís y del diésel regirá desde el 3 de octubre del 2019. Recuperado de: https://www.elcomercio.com/actualidad/decreto-alza-gasolinas-diesel-subsidios.html. ElComercio.com: visita 20/10/2019

Ospina, P. (2019). Ecuador contra Lenín Moreno. Recuperado de: https://nuso.org/articulo/ecuador-lenin-moreno/ visita 20/10/2019

Saramago, J. (2004). Ensayo sobre la lucidez. Bogotá: Alfaguara.

Notas   [ + ]

1.En ese momento liderado por un presidente alineado a la derecha.
2.El edificio sede de UNASUR está en Quito.
mm

Profesor de Antropología Cultural en la Universidad “Luis Vargas Torres” Esmeraldas, Ecuador.

Director de investigación de la UTELVT.

¿Qué te ha parecido?

(2 votos - Media: 5)