Docencia: incertidumbre y próximos desafíos

Urge una renovada práctica pedagógica, que sea pensada para lo impredecible. Esto, exige nuevas habilidades y una alta flexibilidad pedagógica que, a su vez, permita potenciar en los estudiantes nuevas experiencias y aprendizajes para visualizar la estabilidad e inestabilidad como algo posible y constante.

docencia
docencia

Los desafíos de la docencia han venido en aumento en las últimas décadas, directamente relacionados con los avances, el dinamismo y lo inesperado del día a día. En esta dirección, se puede señalar que una premisa relevante es aprender a enfrentar la incertidumbre, puesto que vivimos una época cambiante donde los valores son ambivalentes, donde todo está ligado (Morín, 1999).

Lo cierto es que los sistemas educativos han estado anclados a entregar certezas a los estudiantes, en la creencia de un bienestar basado en la estabilidad. Esto, sin duda, con la actual crisis sanitaria se ha remecido con intensa fuerza, lo cual nos indica que la necesidad de cambiar no debe ser accesoria, sino que profunda y preparada para lo incierto.

Así, como con otras catástrofes y emergencias pasadas, la actual pandemia ha sacado a relucir muchas de las falencias de los diversos ámbitos de la vida cotidiana, y la educación no es la excepción. Si ahondamos, específicamente, en el ámbito de la docencia, la evidencia nacional e internacional da cuenta de todas las complejidades a las que han debido enfrentarse los profesores de distintos lugares del mundo, evidenciado, principalmente, en el deterioro de su salud mental.

Pese a las dificultades, también los docentes han demostrado un alto nivel de flexibilidad que, a la vez, les ha permitido responder al actual contexto y generar nuevos aprendizajes, los cuales en un futuro cercano seguramente podrán ser muy útiles. Por tanto, sabiendo que el rol docente es el motor para el desarrollo de los aprendizajes en los estudiantes, es clave mejorar sus condiciones y potenciar sus capacidades, especialmente, para afrontar contextos de crisis e incertidumbre.

Un reciente informe de la CEPAL y UNESCO (2020), señala que los apoyos prioritarios para los docentes durante y post-pandemia deben situarse en: resguardar apoyo en lo socioemocional y, a la vez, generar competencias para la enseñanza en materia de habilidades socioemocionales a los estudiantes, generar una formación profesional que permita abordar formas alternativas de enseñanza – aprendizaje, desarrollar prácticas que permitan tomar decisiones curriculares contextualizadas y flexibles, potenciando la evaluación y retroalimentación para el aprendizaje, entre otros.

Dado el contexto, urge una renovada práctica pedagógica, que sea pensada para lo impredecible. Esto, exige nuevas habilidades y una alta flexibilidad pedagógica que, a su vez, permita potenciar en los estudiantes nuevas experiencias y aprendizajes para visualizar la estabilidad e inestabilidad como algo posible y constante. Una pedagogía de la incertidumbre intenta dejar a los niños decir y escribir sobre lo que no saben, y pensar lo impensado (Vignale, 2010)

Si consideramos las posibilidades que se abren con la actual pandemia para los sistemas educativos, es imprescindible pensar en una renovada pedagogía, apostando por prácticas actualizadas que asuman lo incierto como un elemento transversal al proceso de enseñanza-aprendizaje. En esta línea, algunos de los principales desafíos que se avecinan son:

  • Hacer partícipes centrales a los docentes de cambios urgentes en el currículum y los estándares de la práctica pedagógica, comprendiendo la importancia de explicitar temáticas como las habilidades socioemocionales, lo inesperado, la flexibilidad, la creatividad, nuevas metodologías, entre otras.
  • Generar acuerdos entre las universidades que imparten las carreras de pedagogía para reconfigurar elementos claves de la formación, los cuales debieran apuntar a competencias que estén conectadas con las necesidades de la sociedad actual y futura.
  • Ajustar los programas de formación continua para docentes, en función de propiciar el desarrollo de prácticas claves que se enfoquen en la colaboración y cooperación en sus respectivas comunidades, entregando herramientas y metodologías que permitan enfrentar los desafíos venideros.
  • Actualizar la práctica pedagógica cotidiana, ajustando el sentido de las herramientas de gestión y poniendo el foco en la generación de estrategias que se centren en las necesidades y condiciones concretas de cada estudiante.

Para finalizar, sabemos (y más con la actual crisis sanitaria) que el rol de los docentes es irremplazable para el desarrollo educativo de un país, por lo cual, los esfuerzos de la institucionalidad deben estar enfocados en el diseño de políticas educativas que involucren a los actores locales, sean significativas, cuenten con evidencias y estén acordes a lo que exigen los desafíos actuales y futuros de la educación.

 

mm

Profesor.

Diplomado en Medición y Evaluación de Aprendizajes.

Magíster en Dirección y Liderazgo para la Gestión Educativa.

Ha trabajado en la elaboración e implementación de políticas, programas y proyectos educativos.

¿Qué te ha parecido?

(1 votos - Media: 5)