Desobediencia al mal vivir para un #NuevoPactoSocial

Chile no está enojado por un alza solamente, Chile está padeciendo, está angustiado porque el modelo de desarrollo social nos ha convertido en los culpables de nuestros propios fracasos que no son más que los fracasos de una sociedad que vende un éxito imposible de alcanzar.

Desobediencia civil
Desobediencia civil

Solo el amor convierte el milagro en barro.
Silvio Rodriguez.

¿Que nos quedara  cuando pasa el estado de ánimo? ¿Qué permanecera  cuando el necesario fuego tribal, el ruido y el descontento espontáneo se retire? ¿Quédaremos huérfanos de sentido, despojados de vocación y voluntad e  infertiles para crear un Chile compartido?

Después de las largas jornadas de movilización social debemos preguntarnos esto una y otra vez, debemos interrogar nuestra existencia individual y colectiva para poner en la primera prioridad  el tipo de sociedad que queremos construir.

Declaremos nuestro pensamiento original sin vacilaciones. ¿Cuáles son los padecimientos que queremos suprimir y cuáles son los valores nuevos que queremos abrazar?

Hoy tenemos dos caminos, que no son excluyentes, pero es importante ponderarlos y decidir respecto de ellos:

1- Profundizar una radicalidad reducida a las formas de lucha social dejando  que los que gobiernan la vida definan cómodamente el sentido y la orientación de los acontecimientos o, 2-Proponer y ejercer de forma directa la manera en que queremos comenzar a vivir, haciéndonos cargo de ello aquí y ahora, resolviendo movilizados un nuevo pacto social que haga nacer un nuevo Chile basado en nuestros profundos reservoríos ancestrales, no los olvidemos.

Desobediencia civil en Chile

Chile no está enojado por un alza solamente, Chile está padeciendo, está angustiado porque el modelo de desarrollo social nos ha convertido en los culpables de nuestros propios fracasos que no son más que los fracasos de una sociedad que vende un éxito imposible de alcanzar.

En estos días, en que el mercado ha modelado nuestra genética ancestral haciéndonos individuos que compiten para ganar una carrera de mentira, nuestro imperativo será: sociedad  o barbarie! Salvemos la posibilidad de vivir en sociedad, de vivir en comunidad.

Es urgente  promover un nuevo pacto social multicolor, lleno de diversidad que nos ayude a caminar a una  sociedad de hermanos y compañeros. Nunca más de «ganadores», que es la forma en que nos han adiestrado para sobrevivir en este supermercado.

Queremos un nuevo pacto social para sentirnos integrados, reunidos y construyendo un futuro de dignidad.

La radicalidad de hoy no se puede medir por la cantidad de violencia social desarrollada, no es el indicador, la radicalidad será avanzar en un programa social y político que ponga en el centro los contenidos de la  sociedad en la que queremos vivir, el buen gobierno y el buen vivir.

Desobediencia civil - LibertadUn nuevo pacto social para que  todos discutamos e implementemos  un nuevo modelo de desarrollo, humano, sostenible y que nos exima del padecimiento social, de lo terrible que es murmurar en silencio que los valores de nuestro trabajo no son compartidos en sociedad.

No será posible un cambio irrevocable si nuestros  contenidos no habitan en los corazones de las grandes mayorías, escudriñemosnos  y encontremos ese otro Chile que había en un silencio reprimido en cada uno de nosotros, hagamos que lo reprimido retorne en el marco de las formas de organización social que habitan en nuestra memoria social hace cientos de años.

En esto no hay nada que innovar, sólo escuchar en lo más profundo de cada uno y nuestras comunidades humanas.

No olvidemos a Víctor Jara, ese gigante de la dignidad que  nos sigue diciendo: existimos porque existe el amor, ahí encontraremos las respuestas para llenar de contenido la desobediencia al mal vivir.

mm

Sociólogo.

Dr. En Historia (Universidad de Chile).

Investigador superior Adjunto UNAP y Fundación Altiplano.

Comisión de memoria y DD.HH, colegio de Sociólogos de Chile.

¿Qué te ha parecido?

(3 votos - Media: 5)