¿Desde dónde enunciar la crítica del derecho?

Un Estado democrático de derecho solo es posible si las palabras de las víctimas tienen lugar en la creación de nuestras teorías, ideas, pensamientos que respaldan las políticas públicas.

¿Desde dónde enunciar la crítica del derecho?
5 (100%) 2 votos
crítica del derecho

“Queremos que escuchen nuestras voces… No es un capricho, es un derecho”, porque “nosotros ocupamos milenariamente la tierra. No habremos pisado universidades, pero nuestros ancestros nos han enseñado a cuidar el medioambiente. Nosotros sabemos cómo hacerlo. Queremos ser actores verdaderos y participar…” (CNA 28/03/2019). Esto es lo que exigen los representantes de las poblaciones indígenas al Estado peruano. Y en efecto, lo que reclaman es legítimo, porque todos debemos participar en la construcción de lo público, lo cual se deriva del principio democrático.

Con lo anterior, lo que queremos evidenciar es solo un problema de un sector de la población históricamente más maltratado y excluido de los proyectos y reformas políticas, jurídicas, económicas y educativas del país. Sin embargo, esto que ocurre con los pueblos indígenas, sin duda, también sucede con otros colectivos, tales como los campesinos, los jubilados, la comunidad LGTB, entre otros. Todos ellos coinciden en que sus problemas no son escuchados por quienes elaboran las políticas públicas del país, pero también por quienes producen los insumos teóricos que los fundamentan. Entre ellos, los juristas.

Alain Touraine, sociólogo francés que ha dedicado gran parte de su vida a pensar las ciencias sociales en América Latina, señala:

La crítica más severa que se le puede hacer a nuestras sociedades, instituciones y prácticas es que, en lugar de representar las voces humanas, nos impiden escucharlas. Es por ello que, en lugar de debatir sobre proyectos de reformas limitadas y hasta improbables, nuestro primer objetivo sería hacer escuchar y comprender los mensajes urgentes y lo más generales que intentan transmitir aquellos que no tienen la capacidad de ser escuchados (2017, p. 38).

En tal sentido, siguiendo a Touraine, una de las críticas que se les puede hacer a nuestros juristas es que teorizan de espaldas al sufrimiento de las víctimas. Creen, por su formación pura del derecho, en la neutralidad del conocimiento jurídico. Se creen el ojo de dios. Se ubican más allá del bien y del mal. No advierten que sólo se puede pensar la justicia desde el compromiso con las víctimas. Si bien algunos juristas señalan, siguiendo a Gustavo Zagrebelsky (2005), que la justicia es el resultado del sentimiento de injusticia. Dicha afirmación, en nuestro caso particular, es cierta en parte. Lo es porque para los que vivimos en este margen del “sur global”, la justicia es el resultado no solo del sentimiento de injusticia, sino sobre todo, de la experiencia concreta de injusticia.

Si echamos una mirada a nuestra historia, enseguida nos daremos cuenta que la experiencia de injusticia es la que nos ha movido a luchar contra la esclavitud; la que nos ha impulsado a pelear por el derecho al sufragio, por el reconocimiento de derechos laborales dignos y por los derechos sociales en general. Esto es así, porque como afirma el filósofo boliviano Juan. Bautista Segales (29/01/2019) interpretando a Hegel, “la razón solamente es capaz de tematizar aquello que previamente ha experimentado”. Y para luchar contra la injusticia, previamente hay que conocerla, y para conocerla hay que experimentarla o escuchar a quienes lo sufren. Por eso si queremos pensar críticamente el derecho tenemos que escuchar a las víctimas, porque son ellos quienes experimentan en carne propia las desviaciones del derecho.

Las voces que pueden expresar de manera más clara los problemas de nuestro sistema jurídico y político, son las voces de las víctimas, no la de los victimarios ni la de los que se considera neutrales. Si queremos mejorar nuestro sistema jurídico, entonces, tenemos que escuchar preferentemente a las víctimas, no a las autoridades políticas o jurídicas, no a los parlamentarios y jueces; porque muchos de ellos, lamentablemente, son los que la ocasionan. Si tenemos la pretensión de pensar críticamente el derecho y buscar posibles salidas, tenemos la obligación de escuchar y atender a quienes la están pasando mal.

Un Estado democrático de derecho solo es posible si las palabras de las víctimas tienen lugar en la creación de nuestras teorías, ideas, pensamientos que respaldan las políticas públicas. A veces pienso que los momentos en los que los peruanos hemos podido mejorar como país, ha sido cuando nos hemos dejado interpelar por el sufrimiento de las víctimas. Cometer errores tanto en política como en derecho es inevitable, porque la política y el derecho es producto del ingenio humano, y como toda creación humana, es falible. El problema radica, por un lado, en no escuchar a quienes sufren los errores, y por otro lado, en no hacer nada para corregirlo.

En fin, lo que queremos que se comprenda es que, es desde el sufrimiento de las víctimas desde donde tenemos que enunciar la crítica del derecho. Por eso, nuestro método, siguiendo al filósofo Enrique Dussel (2006), consiste en situarnos en el lugar de las víctimas y desde allí efectuar un diagnóstico del derecho peruano, para identificar sus males y corregirlo. Y en esta tarea, conviene seguir el tradicional consejo del Arte de la guerra, de Sun Tzu: “Es preciso conocer al enemigo. Para que conociéndolo, lo comprendamos; y para que comprendiendo, lo venzamos.

Conocer al enemigo, entonces, será el objetivo de nuestro próximo escrito…

Referencias

Bautista Segales, Juan José (29/01/2019). “Marx y transmodernidad”. Entrevistado por Abdiel Rodríguez. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=UA5yTeTjOBw. Consultado el 30 de marzo de 2019.

CNA (28/03/2018). “El Estado no escucha a las poblaciones indígenas”. Disponible en https://www.cna.org.pe/estado-no-escucha-las-poblaciones-indigenas/. Consultado el 29 de marzo de 2019.

Dussel, Enrique (2006). 20 tesis de política. México D.F: Siglo XXI.

Touraine, Alain (2017). “Prólogo”. En Calderón Gutiérrez Fernando. Ed. La construcción social de los derechos y la cuestión del desarrollo. Antología esencial. Buenos Aires: CLACSO.

Zagrebelsky, Gustavo (2005). “La justicia como sentimiento de injusticia”. Jueces para la democracia, 53, pp. 3-6.