Des/colonización en las periferias iberoamericanas: la mirada múltiple

La múltiples miradas que sobrevuelan posibles abordajes del tema portuguesdisparador de la presente edición, “Des/Colonización, Iberoamérica y el despertar de la periferia”, revelan la complejidad de nuestros modos de ser como participantes de la historia humana en la diáspora iberoamericana. Con la intención de depurar el foco de esta provocación, comprendiendo por iberoamericanos a la comunidad de los hablantes herederos de la expansión colonizadora de los portugueses y de los españoles en las Américas y en el mundo. Entre tanto ¿De qué estamos hablando realmente? ¿Qué significa ser iberoamericano? ¿En qué base se asienta la identidad iberoamericana? Creo mejor partir hablando desde el lugar propio y de la manera en que la colonización se encuentra arraigada y de qué formas se realizan las des/colonizaciones en las periferias. Para no caer en generalidades en cuanto al abordaje del tema es necesario seleccionar y elegir fenómenos antropo-sociales propios y apropiados, buscando comprender como la des/colonización se realiza en territorios periféricos en relación a cierto poder colonizador central. Entonces, ¿cuáles son las alternativas políticas de grupos periféricos en relación con la des/colonización? Estamos frente a una tensión de gran potencia porque habla a respecto de la situación político-económica de seres humanos que se encuentran marginados de la sociedad exitosa del Capitalismo Mundial Integrado (CMI), según palabras de Félix Guattari. Esto significa también intentar comprender de cual colonialismo se habla en el proceso de des/colonización – desconstrucción del estado de colonia en el plano material e ideológico/espiritual – en territorios periféricos.

Escuché desde mi lugar periférico que la des/colonización es un problema perteneciente al orden de la “razón polarizada”, razón monológica, razón dialéctica. Una contradicción , ¿acaso razón monológica es razón dialéctica? ¿Cómo? Por un lado, por la polarización de la razón dialéctica esta termina tornándose razón monológica, razón dogmática: un camino de una sola mano. El problema de la colonización precisa hoy de instrumentos de acción más allá de la desconstrucción. No se trata de negar la des/colonización sino de dejar de actuar en la polarización dialéctica hacia la razón vital-inclusiva. Los efectos de la colonización del CMI ejercen actualmente un poder atractor que consiste en llevarse hacia su órbita toda la energía productiva/vital del planeta. La colonización fue transformada “Colonización Mundial Integrada” y actúa sobre las camadas de sedimentación social como un ladrón que se roba la energía vital de los otros para tornarse en el amo de los esclavos. Así, el ladrón se transforma en amo constituyéndose en expropiador del bien vital del que es robado. Esta es la colonización en estado puro, su matriz replicante eficiente: saqueo, exterminio y sumisión de los pueblos autóctonos “descubiertos”. La des/colonización aparece, como movimiento de empoderamiento de las etnias que fueron saqueadas e sometidas por los colonizadores, lo que se extiende por todo el globo terrestre como Capitalismo Mundial Integrado en la contemporaneidad. Pueden reconocerse dos des/colonizaciones en curso en las periferias del mundo y de Iberoamérica. La primera es la des/colonización de las etnias y de grupos sociales que fueron expropiados ´por los invasores de sus territorios vitales. La siguiente es la des/colonización referida al CMI que se transformó en el “gran colonizador global” introduciendo otros niveles de complejidad en las estructuras de relación de poder de la exitosa Sociedad del Conocimiento, de la Información e del Control, sociedad dominada por el modelo de producción que mantiene el poder polarizado entre amos y esclavos , y entre los ricos en exceso y los miserables.

A partir de las periferias formadas por los grupos humanos excluidos, los procesos de empoderamiento vital que están en curso pueden ser reconocidos en dos perfiles principales. El primero de los perfiles, cartografiado, respecto a Brasil habla, así como en el resto del mundo colonizado también, a las periferias sociales formadas en su mayorías por los descendientes de los pueblos expropiados en su ambiente vital y transformados a esclavos o diezmados. En este plano, los excluidos sociales, los miserables, los pobres, los “inválidos”, los anormales etc., son en su mayoría descendientes de los pueblos oprimidos por el colonizador asesino, y desde el final de la esclavitud sistémica fueron abandonados a su suerte por los florecientes Estados Republicanos Modernos. Con la culminación de la esclavitud sistémica practicada por el colonizador, la esclavitud simbólica constituyó lo que se nombra impropiamente como “marginados sociales” con su tipología racista e fascista que presupone, por ejemplo, una raza pura y branca como modelo civilizatorio mundial. Una ofensa a la diversidad ecológica y antropo-social del planeta y sin embargo, una realidad impuesta por las historia de los vencedores. Y son los “vencidos” que empiezan a apoderarse de su propia historia y de su ancestralidad, y encuentran fuerzas para salir de la alienación socioeconómica como marginados sociales. La des/colonización, corresponde entonces, al surgimiento de grupos sociales de la periferia que se emancipan económica y socialmente. De esta forma la des/colonización es también un proceso de salida del horizonte de la ontología del oprimido hacia la realización de la ontología propia y apropiada de cada caso en sus circunstancias. Esto significa que grupos humanos considerados oprimidos e inconscientes de sí mismos, realizan una apertura en pos de una vida social libremente compartida en lazos afectivos arraigados en la responsabilidad común vital e y no en intereses mercadológicos alienantes de la presencia humana. Y en este ámbito, los abismos sociales se muestran casi imposibles de ser transpuestos, pues no se trata de bellas palabras y conceptos sino de la vida siendo vivida como instancia del presente vivo. Una alternativa que pasó el límite del resentimiento y alcanzó la dimensión co-creadora del espíritu humano en su vida natural – en el mundo de la vida.

El segundo perfil refiere al proceso en curso de movimientos periféricos de emancipación del CMI sin la ingenuidad de negarlo sino con la intención de difundir su insustentabilidad frente a lo que es preciso hacer para salvaguardar la vida entera del planeta en sus dimensiones ambiental, social y espiritual. Es necesario denunciar cualquier tipo o forma de alienación socio-económica impuesta por el CMI observando el mundo de la vida y su espiritualidad polilógica. Un perfil que se abre para el presente vivo hacia más allá de la frontera ideológica, sin que se pierda el foco propio y apropiado en cada caso.

Observando algunas intensidades marginales, en algunas periferias distribuidas en los territorios marcados por la colonización iberoamericana en sus variantes vinculadas hoy al CMI, no puede encontrarse ningún horizonte promisorio inmediato y menos aun soluciones pragmáticas e impositivas. Lo cierto es que la desigualdad social es inclusive mucho más manifiesta en la mayoría de los países latinoamericanos, y no se ve salida posible a no ser por un cambio radical de paradigma que subvierta el orden que impera del CMI hacia otro realizador de igualdad humana en toda su potencia heterogenética. Es preciso, entonces, insistir en el hecho de que todo movimiento social de emancipación necesita colocarse actualmente en los cimientos de la vida planetaria y cósmica presente., sin permiso ya para engañarse con consuelos identitarios forjados por la plusvalía del CMI en todas sus formas de simulación y convencimiento emocional. Se intenta realizar una revolución ética y estética consolidada como “cosa pública”, fundamento afectivo para todo lo esencial en el movimiento de empoderamiento tecnológico y espiritual de todo ser humano viviente y por vivir.

Convencido de que precisamos de soluciones urgentes para resolver las desigualdades sociales y económicas existentes entre los seres humanos marginales y alienados de su “poder ser mas” propio y apropiado, por lo que todos precisan aprender a cuidar de la vida en su voluntad de más-vida en todo y en todos. Una provocación que intenta resaltar la comprensión de semejante tarea que se presenta frente a cada uno en su singularidad irreductible, alcanzando a todos, que es la de des construir el modelo civilizatorio desigual e insustentable, para poder crear otros modos éticos de ser con el mundo en el cuidado incondicional con la vida en su polilógica ilimitada.

Por lo tanto, acompañando los movimientos periféricos de emancipación humana en base a la igualdad de todos los seres vivientes del planeta, es posible y necesario proyectar alternativas para la realización política y económica de una vida sustentable. Sí, también de la periferia del mundo globalizado las más inusitadas ideas e invenciones son germinadas en el silencio y en la mudez de lo que queda encubierto en su condición de “desigual” y de “excluido”, y modos de resistencia a la barbarie generalizada nacen en las mayores ciudades latino-americanas por fuerza de la propia vida en su ímpetu amoroso incorregible. Es por esto que a nadie cabe la tarea de dar por terminado el tema de la emancipación vital de los pueblos oprimidos y periféricos. Los oprimidos de hoy pueden tornarse los opresores del mañana, bastando para esto tan sólo perder de vista la pertenencia común de todo lo que viene a nuestro encuentro como seres afectivos, hablantes y pensantes que somos, cada uno a su modo y según las condiciones dadas previamente para todos. Todos precisan aprender que el futuro de la vida inteligente en el planeta depende de la realización de una revolución espiritual que pueda salvaguardar la dignidad de la vida en todas sus formas legítimas y auto sustentables a partir del interior de las periferias, a través de la creación colaborativa y políticamente implicada con la vida en su sacralidad de ser siempre más-vida.

Para citar este artículo: Galeffi, D. (2016). Des/colonização nas periferias iberoamericnas: o poli olhar. Iberoamérica Social: revistared de estudios sociales VI, pp. 47 – 49. Recuperado en: http://iberoamericasocial.com/ descolonizacion-en-las-periferias-iberoamericanas-la-mirada-multiple

Traducción: Gabriela Maltempo

  • Anteriores posts
Autor

Maestrado en Arquitectura y Urbanismo, y Doctor en Educación por la Universidad Federal de Bahía.

Docente del DMMDC en la Universidad Federal de Bahía, Brasil.