“Del enjambre vacío”

El acoso descansa en la cosificación de las personas por las personas; es un proceso también de diferenciación: entre quien tiene el poder de decidir y quien tiene la obligación de aceptar.

“Del enjambre vacío”
secuestro mujeres méxico

En los últimos días se han multiplicado las denuncias a través de redes sociales de mujeres que escaparon ante el intento de secuestro en diferentes estaciones del metro de la hoy Ciudad de México. Lo que preocupa este hecho no es sólo el modus operandi de los hechos, el cual se ha dado a conocer por aquellas mujeres, sino la incertidumbre que estos relatos acarrean. ¿Cuántas más han sido privadas de su libertad a través de esta (nueva) forma de secuestro? ¿Desde cuándo se empezó con esta modalidad para privar de la vida a mujeres que en su día a día tienen que salir de sus casas para afrontar una realidad hostil hacia ellas?

secuestro mujeres méxico
Fuente: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1234432736713374&set=a.156864454470213&type=3&theater

Los datos provenientes de las redes sociales, así como de periódicos que se han dado la tarea de investigar sobre este hechonmencionan horas específicas en que se dan este tipo de secuestros. Esas horas, las llamadas “pico” son el lugar para que se dé este modus operandi, justamente cuando hay tanta gente y a la vez ninguna que te ayude… es allí en el enjambre en que la apatía reina y donde nadie se mira, nadie se interesa.

Porque en la multitud abunda la indiferencia, una fuerza de tal grado que no sucumbe al estilo de vida consumista y consumidor.

La respuesta del Estado se justificó porque nonhabía una denuncia oficial; siempre esperando el papel sobre el hecho; sus acciones fueron a reforzar la seguridad, el problema reside en que la cantidad no es un determinante, se requiere confianza hacia las autoridades, hacia las personas, cosa que en la actual sociedad no se permite porque el individuo no ‘requiere’ del otro… es una vida que se vuelve una constante competencia por trabajo, dinero.

De la reproducción del acoso

La sociedad establece diferentes contextos para el desarrollo de las actividades de las personas, y dentro de estos elementos se pueden caracterizar aquellos que se reproducen de tal manera que se asimilan como ‘normales’ lo cual puede derivar en acciones que agreden a otros y que parezcan aceptados, necesarios, que tienen el consenso de la mayoría. No obstante, en una sociedad que emana del patriarcado y donde existe una visión excluyente y humillante desde el hombre hacia las mujeres y grupos ‘minoritarios’ (no en número, sino en percepción), estas acciones derivan no sólo en violencia física, verbal y psicológica, sino también simbólica.

El acoso descansa en la cosificación de las personas por las personas; es un proceso también de diferenciación: entre quien tiene el poder de decidir y quien tiene la obligación de aceptar; la forma en que se erradica este problema no es la diferenciación, la cual ahonda más la desigualdad. Es decir, no reduces el acoso con vagones especiales para mujeres, porque eso profundiza su cosificación, aquello que no puede ser alcanzado más que a la fuerza; se requiere educación, desmantelar la concepción de hombre y reconfigurar la significación de la mujer y los grupos que hoy tienen voz.

La solidaridad se ha hecho presente ante la inacción del gobierno. Una vez más se muestra esa condición del ser social: su organización. La apatía sólo reproduce contextos hostiles para las personas, no se debe esperar a que ‘me pase’ para poder hacer algo.

  • Anteriores posts
mm
Autor

Estudiante en Ingeniero Agrónomo Especialista en Sociología Rural en la Universidad Autónoma Chapingo (UACh).

Estudiante en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Perfil en Scribd