Crítica a la política desde una perspectiva tecnoenergética y ecológica (I)

Si quienes nos gobiernan y tienen el poder de decisión no escuchan a la ciencia, cualquier intento de mejorar la vida en las sociedades y de alcanzar un buen vivir (en el caso de Ecuador), no será suficiente.

Crítica a la política desde una perspectiva tecnoenergética y ecológica (I)
5 (100%) 4 votos

Critica a la politica desde la tecnoenergética

Es indiscutible la existencia de problemáticas reales y concretos mundiales de diferentes índoles pero sin duda alguna, la crisis ecológica es la de mayor preocupación. No haría falta dar argumentos ya que las evidencias están expuestas. En el marco de esta crisis, que según Latouche (2012) es determinante para el futuro humano, la política tanto local como mundial juega un papel importante. Entiéndase política de manera general como el proceso y arte de tomar decisiones con la finalidad de buscar soluciones y tratar los asuntos humanos para el bien común, aunque muchos autores la relacionan con el Estado y en función del poder (Schenoni, 2007). En esta primera parte de la crítica a la política, se abarca el proceso y toma de decisiones en relación y en función primero, de la realidad en la que se vive y segundo, de los descubrimientos, hallazgos, y resultados por parte de la ciencia.

Cuando un grupo de ciudadanos organizados a través de partidos políticos logran, por vías democráticas, alcanzar el poder y dirigir un Estado, tienen la capacidad de tomar grandes decisiones que procuren el bien común, a través de la creación o reformas de  leyes así como también de políticas públicas. En este contexto, quienes gobiernan tendrían a priori suficientes elementos de juicio o información que les permitan tomar la decisión que tenga el mayor beneficio para la población. En consecuencia, y a manera de ejemplificar, ha habido gobiernos que han apuntado a mejorar el sistema de salud y educación por medio políticas que procuran una mayor inversión en dichos sectores. Durante el presente siglo, gobiernos de turno en diferentes países de América Latina han apostado por el conocimiento, la ciencia y la tecnología, como pilar para el desarrollo y que de mantenerse la tendencia, a mediano y largo plazo se podrían ver los primeros resultados. Un caso ejemplar es el de Ecuador en donde se invirtió de media un 4% del PIB en educación entre el 2007 y 2017 (Banco Mundial, 2016). A escala mundial, un sin número de regiones y países (aquellos denominados desarrollados) tienen ya grandes avances en la generación de conocimiento y desarrollo de nueva tecnología. Aquello ha permitido obtener respuestas y soluciones a preguntas y problemas de diferentes índoles tanto a nivel local como mundial, tales como la creación de vacunas o de tecnologías que permiten el aprovechamiento de fuentes renovables de energía (p. ej., panel fotovoltaico). Por tanto, aquellos países que aún no son capaces de generar todo el conocimiento necesario, bien podrían nutrirse del conocimiento generado en otras partes (si procede) para así avanzar y mejorar tanto en los citados términos como en la construcción de mejores sociedades.

Paralelo a esto, cabe señalar que el estilo de vida mundial ha dado lugar a lo que hoy se conoce como crisis ecológica. La alta dependencia de recursos no renovables, la sobreexplotación de recursos renovables, la contaminación de los agentes abióticos (aire, agua, tierra), etc., son uno de los tantos problemas que están afectando a los ecosistemas y su biodiversidad, los cuales nos proveen y suministran elementos necesarios para la vida. Esta problemática que nos concierne a todos por igual, ya es parte de los debates políticos a los diferentes niveles y escalas, siendo el cambio climático la principal temática a ser tratada ya que involucra y relaciona múltiples disciplinas, y sus efectos inciden tanto en la naturaleza como en el bienestar del ser humano. A través del Panel intergubernamental del cambio climático (IPCC por sus siglas en inglés), las alteraciones de los parámetros meteorológicos en relación al aumento de gases de efecto invernadero han sido científicamente estudiadas, concluyéndose así que el alto uso y quema de combustibles fósiles, entre otros, ha ocasionado un aumento importante en el temperatura global del planeta, causando derretimiento de los polos, alterando el clima y aumentando eventos naturales tales como huracanes, sequías e inundaciones (IPCC, 2013) (MEA, 2005). Con ello, no cabe duda de que el uso de combustibles fósiles, además de ser recursos finitos, es perjudicial por las condiciones en las que actualmente se los usa y las implicaciones que esto conlleva.

Pero la ciencia no para. Diariamente se obtienen nuevos resultados o se confirman nuevas hipótesis. En el marco del suministro de energía, y más específicamente de energías renovables, la ciencia ha realizado grandes avances, alcanzando soluciones prometedoras para el futuro. A pesar de ello, la ciencia también pone al descubierto los impactos, efectos, alteraciones, daños, etc., que las acciones humanas y las tecnologías desarrolladas ocasionan. Como ejemplo se puede tomar la generación hidroeléctrica. Sus beneficios son muy bien conocidos: su eficiencia es ente 2 y 3 veces mayor a las centrales termoeléctricas a base de combustibles fósiles (80-90%), usa un recurso renovable y abundante en la naturaleza, no genera a priori gases de efecto invernadero. Sin embargo, las investigaciones del caso desde 1990 hasta la actualidad contradicen alguno de los beneficios, además de poner en evidencia otros problemas. Renovable no es sinónimo de sostenible. Es bien conocido en la literatura científica-académica que los embalse son generadoras de dióxido de carbono y metano, este último que tiene un potencial de calentamiento global 28 veces más que el dióxido de carbono (IPCC, 2013). La emisión de dichos gases en el embalse se da por la liberación del carbono hacia la atmósfera, almacenado en la biomasa y en el suelo, a partir de la descomposición, proceso que en presencia y ausencia  de oxígeno genera CO2 y CH4 (metano) respectivamente. Con ello, las centrales hidroeléctricas no serían una fuente de energía limpia (Fearnside, 2005) (Fearnside, 2005). A pesar de que se tiene o se puede llegar a tener conocimiento de ello, dicha fuente renovable de energía se sigue implementando. Las investigaciones del caso también han revelado los importantes impactos a los ecosistemas, sus servicios, y a la biodiversidad, por la alteración del ecosistema, cambio e interrupción del flujo natural de los ríos, etc., (Bunn & Arthington, 2002) (Winemille, et al., 2016). Puntualmente, estudios realizados en la zona de los Andes y del Amazonas concluyen que hidroeléctricas construidas en esas zonas reducirán el flujo y suministro de sedimentos y nutrientes (fósforo y nitrógeno) y la población de peces; aumentará la presencia de carbono en la atmósfera y afectará las llanuras de inundación aguas abajo (Forsberg, et al., 2017) (Latrubesse, et al., 2017). A todo esto se le suma las importantes repercusiones socioeconómicas que tiene esta fuente de energía. Un estudio concluye que a largo plazo, los beneficios socioeconómicos de las hidroeléctricas no son los que se cree (de Faria, et al., 2017). Lo mencionado con respecto a las centrales hidroeléctricas puede ser replicado para otros casos en el ámbito de la generación de energía o como analogía de problemas abarcados por otras disciplinas.

Se podría pensar que con lo expuesto, las hidroeléctricas no deberían implementarse. Lo importante a recalcar y destacar es el conocimiento de información pertinente que permita tomar la mejor decisión. Esto no significa que hay que elegir entre una opción u otra; por el contrario, se trata de buscar alternativas viables. Pero aquello al parecer no ocurre. El mundo de la política y quienes hacen parte de ésta con su participación en debates y tomas de decisiones, se comportan como una realidad paralela en la que solo determinados problemas son los verdaderamente importantes, dejando de lado otros. Si se realizan vastas inversiones en la educación a razón de que se cree en ésta como un pilar para la construcción de mejores sociedad, ¿para qué entonces la ciencia y el desarrollo de nuevo conocimiento si no se es capaz de aplicar o llevar a la práctica sus resultados y conclusiones? Parecería que no hay capacidad de escuchar lo que la ciencia y la academia en general descubre o expone. ¿Qué sentido tendría explotar la mayor reserva de petróleo de Ecuador (Yasuní-ITT) si se sabe que tanto la explotación como uso del petróleo tiene grandes repercusiones a escala local, nacional y mundial? (Falconí, 2017) ¿Qué sentido tiene explotar recursos mineros si se sabe que los impactos a los ecosistemas (en términos económicos) serían mayores a los beneficios económicos que los minerales podrían generar? (Falconí, 2015) ¿Qué sentido tendría llenar de hidroeléctricas las cuencas hidrográficas que alimentan los ríos de la Amazonía, la mayor reserva natural del planeta, si se sabe que tienen repercusiones importantes en los ecosistemas acuáticos y terrestres? ¿Existe una brecha entre la ciencia y la política? Es claro que las decisiones a nivel político se toman muchas veces sin los elementos de juicio necesarios y más bien en función del costo político que tendría una u otra decisión o acción,  o en su defecto, en función de intereses individuales o de un grupo de personas. Si quienes nos gobiernan y tienen el poder de decisión no escuchan a la ciencia, cualquier intento de mejorar la vida en las sociedades y de alcanzar un buen vivir (en el caso de Ecuador), no será suficiente. Como señala S. Latouche en su libro, en lugar de hacernos ricos, nos estamos quedando pobres ante la intensa explotación, alteración y contaminación de la naturaleza.

Bibliografía

Banco Mundial, 2016. Datos – Indicadores. [En línea]
Available at: https://datos.bancomundial.org/indicador/SE.XPD.TOTL.GD.ZS?locations=EC [Último acceso: 4 Abril 2018].

Bunn, S. & Arthington, A., 2002. Basic Principles and Ecological Consequences of Altered Flow Regimes for Aquatic Biodiversity. Environmental Management, November.30(4).

de Faria, F. A., Davis, A., Severnini, E. & Jaramillo, P., 2017. The local socio-economic impacts of large hydropower plant development in a developing country. Energy Economics, Issue 67, pp. 533-544.

Falconí, F., 2015. Noticias – columnistas. [En línea]
Available at: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/15/las-industrias-rentables-economia-ficcion [Último acceso: 1 Mayo 2018].

Falconí, F., 2017. Noticias – columnistas. [En línea]
Available at: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/15/yasuni-un-simbolo-planetario [Último acceso: 1 Mayo 2018].

Fearnside, P., 2005. Brazil’s Samuel dam: Lessons for hydroelectric development policy and the environment in Amazonia.. Environmental Management, 35(1), pp. 1-19.

Fearnside, P., 2005. Do hydroelectric dams mitigate global warming? The case of Brazil´s Curuá-Una dam. Mitigation and Adaptation Strategies for Global Change, 10(4), pp. 675-691.

Forsberg, B. R. y otros, 2017. The potential impact of new Andean dams on Amazon fluvial ecosystems. PLoS ONE, 12(8), p. e0182254.

IPCC, 2013. Climate Change 2013: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change, Cambridge: Cambridge University Press.

Kumar, A. y otros, 2011. Hydropower. In IPCC Special Report on Renewable Energy Sources and Climate Change, Cambridge – New York: Cambridge Press.

Latouche, S., 2012. Salir de la sociedad de consumo. Voces y vías del decrecimiento. Primera edición ed. Barcelona: OCTAEDRO S.L..

Latrubesse, E. M. y otros, 2017. Damming the rivers of the Amazon basin. Nature, 15 June, Volumen 546, p. 363.

MEA, 2005. Ecosystems and Human Well-being, Washington, DC.: Island Press.

Schenoni, L. L., 2007. El concepto de lo político en Nicolás Maquiavelo. Andamios, 4(7), pp. 207-227.

Winemille, K. y otros, 2016. Balancing hydropower and biodiversity in the Amazon, Congo, and Mekong. Science, January, 351(6269), pp. 128-129.

  • Últimos posts
mm
Autor
PhD (c) en Eficiencia energética y Energías renovables. CIRCE-Universidad de Zaragoza-España.