¿Cómo construir un futuro mejor para América Latina?

América Latina debe dar ese salto cualitativo que nos permita pasar de cosechar y exportar soja a producir computadoras e innovación tecnológica.

futuro mejor para América Latina
futuro mejor para América Latina

Comenzando un nuevo decenio en el siglo XXI no cabe duda que los tres desafíos principales a los que se enfrenta Latinoamérica son educación, desempleo (y consecuentemente la pobreza) y el avance del narcotráfico que trae aparejado la inseguridad ciudadana producto de la delincuencia juvenil bajo los efectos de sustancias prohibidas.

Uno de los principales es el retroceso de la educación y la formación de jóvenes, como consecuencia inmediata del problema de educación, nuestros jóvenes no obtienen la cualificación necesaria para ingresar a un mercado laboral con estándares de admisibilidad cada vez más altos y sobreviene el desempleo. Situación que se cronifica a medida que la ciencia avanza y la educación no acompaña dicho cambio.

Otro de los mayores problemas que deben afrontar los países latinoamericanos es el avance del narcotráfico y el creciente consumo de drogas. Esto trae aparejado múltiples problemas, el primero de ellos la delincuencia, cada vez más violenta. También está el problema del creciente poder económico de los grandes carteles de la droga, que llegan en muchos casos a constituir verdaderos “espacios feudales” en algunas regiones donde el poder de los Estados no puede hacerse presente.

La falta de empleo es el principal problema que preocupa a los jóvenes, especialmente a los egresados de carreras universitarias en el área de ciencias sociales, muchos de los cuales no encuentran salida laboral. Parece que las ciencias sociales, tan importantes en la década de los 60 y 70, ya no les interesan a nuestros gobiernos, que parecen estar más preocupados en contratar economistas para resolver problemas económicos y lo único que les preocupa de las ciencias sociales es cuando tienen que implementar programas provenientes de organismos internacionales de financiación. Pero los gobiernos no buscan profesionales de ciencias sociales para resolver cuestiones técnicas pues consideran que ellos pueden hacerlo sin necesidad de especialistas. Esto plantea siempre la necesidad de migrar a otros países en busca de oportunidades laborales.

¿Qué puede hacer nuestra generación ahora y en los próximos 10 años para mejorar las perspectivas para su región? Formar a los jóvenes como ciudadanos para que no sean presa de pandillas y narcotraficantes y puedan tener una educación y un empleo digno y tampoco sean presas del clientelismo político que les quita su dignidad como ciudadanos con derechos a elegir su destino como pertenecientes a un Estado.

Debemos apostar también a la industrialización, pero no a una industria que se limita a procesar insumos del sector primario. Tampoco una industria ensambladora de partes provenientes del exterior, sino a la industria tecnificada avanzada, capaz de dar un salto técnico al igual que los países asiáticos (Japón, China, Corea, Tailandia, etcétera). América Latina debe dar ese salto cualitativo que nos permita pasar de cosechar y exportar soja a producir computadoras e innovación tecnológica. Para ello debemos procurar la formación de los talentos humanos para devolverle la esperanza a una juventud que no encuentra uso práctico a sus conocimientos aprendidos en las escuelas o en las universidades que siguen formando desempleados supercualificados para tareas inexistentes en los empleadores.

close

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

Te prometemos por la justicia social que nunca te enviaremos spam ni cederemos tus datos.

Lee nuestra política de privacidad para más información.

¿Cómo construir un futuro mejor para América Latina? 1
mm

Lic. en Ciencia Politica por la Universidad Nacional de La Rioja (UNLaR), Argentina.

Investigador de la Universidad Nacional de Cordoba (UNC), Argentina.

¿Qué te ha parecido?

(2 votos - Media: 4.5)