M. Elena

El reciente premio Oscar al mejor cortometraje de animación, otorgado a realizadores chilenos por “Historia de un Oso” ha reactivado la reflexión en torno al tema del Exilio y el desarraigo vivido por miles de chilenos durante la Dictadura Militar de Pinochet (1973-1990). El cortometraje está inspirado en una historia real de exilio y relata la historia de un oso que ha sido forzado a dejar su tierra y su familia. — En las siguientes líneas, me referiré al exilio chileno, describiendo como una de sus características el haber pasado a ser la herida invisible entre todas las injusticias cometidas en Dictadura, con una menor presencia en el espacio público, y formando parte de un trauma social aún por superar. […]