Movimientos Populares: La ofensiva golpista y la tímida respuesta de los movimientos populares en Brasil

Como otro capítulo infame de este proceso, el ex-presidente Lula fue encarcelado en abril de este año. Lula es definitivamente un preso político.

Brasil vive bajo el signo del golpismo y del estado de excepcion desde que la presidenta Dilma Rousseff fuese destituida de su cargo en abril de 2016 en una maniobra casuística, ilegítima e ilegal. El monopolio golpista (medios hegemónicos, capital rentista, oligarquías territoriales y una casta judicial ávida de poder y distinción) desborda por todos lados los fundamentos y las perspectivas de una inserción soberana del país en el escenario global, destruyendo también las posibilidades para un desarrollo humano capaz de enfrentar las abismales desigualdades, las asimetrías que guardan estrechos vínculos con el brutal pasado esclavista. Como otro capítulo infame de este proceso, el ex-presidente Lula fue encarcelado en abril de este año. Lula es definitivamente un preso político. Fue […]

A ofensiva golpista e a tímida resposta dos movimentos populares no Brasil

Como mais um capítulo infame deste processo, o ex-presidente Lula foi encarcerado em abril deste ano. Lula é definitivamente um preso político.

O Brasil vive sob o signo do golpismo e do estado de exceção desde que a presidente Dilma Rousseff foi destituída do posto em abril de 2016 numa manobra casuística, ilegítima e ilegal. O consórcio golpista (mídia hegemônica, capital rentista, oligarquias fundiárias e uma casta judiciária sequiosa de poder e distinção) solapa por todos os lados os fundamentos e as perspectivas de uma inserção soberana do país no cenário global, destruindo também as janelas para um desenvolvimento humano capaz de enfrentar as abissais desigualdades, assimetrias que guardam estreitos vínculos com o brutal passado escravocrata. Como mais um capítulo infame deste processo, o ex-presidente Lula foi encarcerado em abril deste ano. Lula é definitivamente um preso político. Foi levado ao cárcere […]

Por una izquierda que supere el mito del trabajo

Es necesario atacar firmemente la lógica irracional privada y excluyente que beneficia a la plutocracia y financia apenas el consumismo más obsceno

El paraíso terrestre fue desacreditado en el instante exacto en que se hizo practicable. George Orwell, 1984. Uno de los mayores desafíos que se presenta para los que luchan y desean el crecimiento humano, no el económico, es superar el discurso ya carente de fundamento de la creación de más puestos de trabajo como parte de la agenda para el desarrollo e incluso para enfrentar la crisis. Hace mucho tiempo que la dinámica industrial/administrativa (tecnologías del automatismo, racionalización económica) hizo superflua la necesidad de trabajo en grande escala en el proceso productivo y ya no habrá, en un mundo globalizado en torno al capital, proceso de restructuración productiva ni expansión de mercados que consigan (re)absorber la cantidad de desempleados estructurales […]