Pensar en tiempos de juridificación del crimen (II)

Pensar no es un lujo, sino una necesidad vital.

Oleo. Teodoro Núñez Ureta

Pensar «(escribir) es hacer retroceder a la muerte, es dilatar el espacio de la vida”((En su versión original dice “escribir”. Sin embargo, nosotros hemos antepuesto arbitrariamente la palabra “pensar”. Consideramos que se justifica, toda vez que el pensar y el decir son las dos caras de una misma moneda: la razón. Y el pensar se dice de muchas formas, una de ellas es el escribir.)) La neurociencia nos dice que pensar es trabajar mentalmente con información para conseguir una meta o resolver un problema de acuerdo con criterios de valor, y que el criterio de valor que usa el cerebro al realizar esta actividad es la afirmación de la vida((Aunque para nosotros, siguiendo a Marx interpretado por Dussel, la vida […]

Pensar en tiempos de juridificación del crimen (i)

¿cómo puede ser racional y civilizada una forma de vida basada en la destrucción de su propia casa (la tierra)?

juridificación

En nuestra realidad latinoamericana son millones nuestros hermanos que sufren y están condenados a morir de hambre antes de tiempo, de enfermedades curables como la tuberculosis o simplemente por frío.

Jaime Araujo

La ley “es como la serpiente, solo muerde a los descalzos”[1]. Eduardo Galeano La ley jurídica, como toda institución no es un fin en sí mismo, sino que su razón de ser radica en que debe contribuir (esa es la pretensión) al desarrollo de la vida humana y de las condiciones que la posibiliten. Sin embargo, hoy la legalidad se ha convertido en un fin en sí mismo. Se defiende la legalidad incluso en contra de la vida humana. Los seres humanos hemos sido convertidos en mediaciones para afirmar y proteger la ley que nos hemos dado, pero no cualquier ley, sino la ley conforme al aumento del capital. En otras palabras, la ley que como pueblo nos hemos dado […]

Jaime Araujo

El derecho siendo de naturaleza humana, al servicio de la afirmación de la vida del ser humano, se ha consagrado al servicio del dios dinero. Por tanto, “si consagrar es la expresión que designa la salida de las cosas de la esfera del derecho humano al monopolio de los dioses, profanar significa por el contrario restituirlo al libre uso de los seres humano”