Manos muertas

Los pobres jornaleros, incapacitados la mayoría de las veces para conseguir comprar los lotes de tierra desamortizados, se vieron obligados a mendigar el pan y el trabajo.

En el siglo XIX se dio en Europa y Latinoamérica un fenómeno histórico muy destacable: El de la desamortización. Según Zárate Martín La desamortización que acompañó a la revolución liberal del siglo XIX, impuso la entrada en el mercado de ingentes cantidades de tierra, lo que favoreció la revolución agraria. Las tierras de la nobleza, la Iglesia, la Corona y los Ayuntamientos fueron comprados a través de mecanismos variados por pequeños particulares o grandes terratenientes. Zárate Martín afirma igualmente que la propiedad de la tierra quedó muy fragmentada, lo que aumentó gracias al sistema de herencias. Ello daba lugar, con frecuencia, a formas de propiedad de carácter mediano, y una vez que se llevó a cabo la llamada concentración parcelaria. […]

Paisajes negros

Los paisajes negros eran aquellos en los que no se podía distinguir el color de los ladrillos con el que estaban construidos los paupérrimos edificios en los que vivían hacinados los obreros debido a la mugre proveniente del humo de las chimeneas de las fábricas.

Dentro de lo que comúnmente entendemos por progreso industrial, y más concretamente el que comienza con la I Revolución Industrial a finales del siglo XVIII en Inglaterra, y que se extenderá a una parte del mundo durante el siglo XIX en forma de transformación de los sistemas productivos (asociados al desarrollo del capitalismo) son de destacar los conocidos como paisajes negros. El desarrollo del mundo mecanizado llevará aparejadas las primeras consecuencias: La de-pauperización de la calidad de vida de la clase obrera (que pasa paulatinamente de ser, con el Antiguo Régimen, una clase de carácter fundamentalmente agrario, en una pirámide social en la que en el estrato inferior estaba el campesinado, y en cuya cúspide se encontraba el rey y […]

La historia, la lucha de clases y la imaginación

La imaginación emerge con fuerza, aupada por una juventud rebelde y antiautoritaria en un mundo (el de los años 60 y 70) tremendamente autoritario en muchos lugares del mundo.

Autores como Marx o Proudhon pusieron de manifiesto en el siglo XIX el antagonismo de intereses que supuestamente gobierna la Historia. No es de extrañar esas fechas, pues se empezaban a vislumbrar las terribles consecuencias que la Revolución Industrial había de traer a la humanidad, en forma de mecanización y deshumanización brutal de los sistemas productivos, lo cual se tradujo, entre otras cosas, en el triunfo de las revoluciones liberales en algunos lugares del mundo, como nuevo sistema político a la medida del capital(ismo). El término lucha de clases sirve igualmente para reflejar, por un lado, la realidad del sistema productivo capitalista: Los pobres, empujados por su situación mísera, y concienciados de la misma y de los culpables (los patronos), […]

Arqueología y prehistoria para todos los públicos

¿Qué puede enseñarnos la prehistoria? ¿Y la arqueología? Preguntémonos mejor qué no puede enseñarnos, en una sociedad tan cercenada (desde el punto de vista de la historia científica) como la española.

Los prehistoriadores en general siguen sin ponerse de acuerdo en muchas cosas, pero si hay algo que ha caracterizado a esta rama del conocimiento histórico en los últimos años ha sido su cada vez más íntima relación con otras ciencias, como por ejemplo la arqueología. Y es que la arqueología ha sido y es una ciencia con una metodología y unas características muy propias, y a la que cada vez se le acerca más el gran público. Las andanzas de Indiana Jones y de otros y otras cazadoras de tesoros provenientes del mundo antiguo puede que tengan aquí mucho que ver. De esta forma, podemos afirmar que el cine ha servido en buena medida para hacer justicia con la arqueología. […]

Comunicación y marxismo en Habermas

Habermas centra su atención en la relación entre producción y superestructura lingüística y cultural, desde un punto de vista exclusivamente filosófico, y sin apenas implicaciones políticas.

La acción comunicativa es, como digo, esencial en Habermas, así como su apuesta por las posiciones racionalistas emanadas de la modernidad ilustrada alemana, la cual marca, según Habermas, un antes y un después en la filosofía en general. De este modo, el peso de la razón es algo así como el demiurgo al que se subordinan todas las cosas buenas asociadas al ser humano.

¿Es inútil el nacionalismo?

El “Estado de las Autonomías” refleja la diversidad territorial española, pero sin reconocer a las diferentes regiones de España como naciones.

Cabe preguntarse en primer lugar por este título, sacado indirectamente del de un libro (cuyo autor no viene a cuento) titulado “El conocimiento inútil”. Este, a su vez, tiene remembranzas de otro de los autores del siglo XX, llamado B. Russell (autor que yo particularmente admiro), quien escribió en los duros años del auge del fascismo y el nazismo europeo desde EE.UU. (creo). Pues bien: Russell, autor del texto titulado “elogio de la ociosidad”, en el cual da rienda suelta a su portentosa inteligencia, alaba las formas de conocimiento adquiridas no necesariamente mediante el trabajo intelectual (como hace tiempo que lo leí, hasta aquí puedo leer). Eso por lo que respecta al apartado “inútil”. Pero ¿Qué hay del otro término […]