Articular narrativas sobre lo colectivo y comunitario ante las disputas territoriales

La principal preocupación que guía el cuestionamiento de este texto y guiará las de este blog, es una interrogante abierta en torno al potencial de la memoria colectiva como objeto de análisis a nivel político ontológico y con miras a la transformación social desde los territorios.

Despojo territorial
Despojo territorial

De pronto va surgiendo un movimiento que dice: ´No queremos tierra, queremos territorio’, es decir, nuestras demandas van más allá de un pedazo de tierra, van por la parte del conocimiento, de nuestro modo de vida, de nuestra cosmovisión. Me parece muy importante resaltarlo
(Escobar, 2015, p.179).

 

En Latinoamérica las situaciones que dan cuenta del despojo territorial y la subalternidad de comunidades locales se relacionan con diferentes transformaciones políticas, culturales, sociales y económicas, que por diferentes formas han impactado en los territorios producto de un modelo de desarrollo potenciado tanto a nivel supranacional como por las elites de los diferentes países, con sus matices y lineamientos particulares, según sea el caso. Cuestión que se traduce en el fomento de economías primarias y la instalación de directrices socioeconómicas de corte neoliberal, que se plantearon como vía para salir del subdesarrollo durante el siglo XX.

Aunque las situaciones de violencia, desigualdad, y explotación se mantienen para los más pobres en el presente. “Y son pobres porque son ricos en recursos naturales, en tanto han apostado prioritariamente por la extracción de esa riqueza natural para el mercado mundial, marginando otras formas de creación de valor, sustentadas más en el esfuerzo humano que en la generosidad de la naturaleza” (Acosta, 2009, p. 34). Lo cual se refleja incluso en los intentos de los gobiernos progresistas en la región, que por una u otra vía se han visto en la obligación de mantener economías extractivistas, controladas en parte por el Estado, para construir un proyecto emancipador.

Así, la necesidad de referir y construir alternativas al desarrollo se identifica como una discusión a posteriori en la práctica desde los gobiernos de turno. Sin embargo, los grupos resistentes mantienen esta demanda en sus bases. El análisis de estas problemáticas está siendo integrado en los últimos años como una dimensión de trabajo para los estudios del pasado reciente desde una perspectiva crítica, con enfoque en los impactos, resistencias y propuestas desde los territorios, donde se integra una visión política, económica, cultural y social que se cimienta en las experiencias colectivas para discutir el relato del desarrollo.

En esta perspectiva, los impactos de estas narrativas hegemónicas dan cuenta de lo limitado del concepto de conflictos socioambientales, es por ello que la emergencia del territorio, tanto desde grupos resistentes como en perspectivas críticas ligadas a la academia, plantea otra forma de entender las carencias del modelo, dan cuenta de cómo está peligrando la vida en sus distintas formas. La ontología política entrega elementos para discutir y analizar esta situación, emergiendo lecturas de corte relacional que reconocen la pluralidad y complejidad de lo social. Entendiendo, que el territorio es resultado de un proceso en el cual se generan relaciones simbólicas y materiales, por ello es pertinente colocar atención en las memorias colectivas y las narrativas para su comprensión.

La memoria en estos entramados se identifica como una dimensión relevante, principalmente por el manejo y uso político que existe del olvido y el recuerdo, en que uno y otro están en constante relación y no en oposición (Todorov, 2000). La reflexión sobre el pasado se plantea como una forma de observar críticamente cómo se constituyen y reproducen nuestras sociedades a través de discursos, verdades y valores. Las memorias son un campo de conocimiento que reivindica otros saberes y discute la pretensión objetivista y estática del pasado. Condición necesaria para desarticular las narrativas totalizadoras del sistema capitalista en sus dimensiones y versiones contemporáneas1Me refiero al extractivismo, neoextractivismo, neocolonialismo, acumulación por desposesión, capitalismo verde, desarrollo sustentable, entre tantas otras denominaciones del problema., desde la puesta en común de la experiencia que se resignifica ante las urgencias del presente y coloca en funcionamiento el sujeto colectivo desde prácticas resistentes.

Así, existen formas de organizar y comprender el mundo, como también de hacer política, más allá de las aspiraciones modernas que se posicionan como miradas “civilizadas” y “democráticas”. Las ontologías relacionales (Escobar, 2014) entran a plantear otras formas de lo político desde los vínculos con el territorio, que se identifican en los elementos que desde la experiencia son importantes para los grupos humanos en el presente. Explícitamente, las ontologías políticas se expresan por relatos que buscan discutir el devenir de una realidad que aparece predeterminada, así a través de narraciones se hacen inteligibles otras visiones de mundo y formas de explicar la existencia (Blaser, 2008; Escobar, 2012).

Particularmente, pensando en las diferentes tensiones que hacen emerger voces que apelan a la defensa de la soberanía alimentaria ante los conflictos territoriales (desde la agroecología, la pesca artesanal, la preservación del bosque, entre otros); el derecho al agua, a la energía, a la tierra, para mantener la vida. Así, se explícita la necesidad de redes solidarias, cooperativistas y populares con base en el control territorial comunitario, ante el avance y profundización de un modelo extractivo que prioriza el despojo e interés privado. En que el sujeto colectivo emerge por medio de narrativas resistentes, tensionando incluso, las lecturas academicistas que profesaban sobre su desaparición2En el caso chileno la revuelta social comenzada el 18 de octubre dio cuenta de esta emergencia por medio de redes solidarias de apoyo a las víctimas, ollas comunes, movilizaciones de más de 1 millón de personas, la generación de asambleas territoriales que a la fecha se mantienen..

En una perspectiva crítica y con pertinencia latinoamericana, se necesita la reformulación de los lenguajes y conceptos de valoración actuales que se utilizan desde las ciencias sociales, los cuales distan de utilidad muchas veces para entender la complejidad de las problemáticas y lo que conllevan. Se reivindica en esa línea los aportes realizados desde un campo de estudio creciente en la región, que hace referencia a las luchas o conflictos por el territorio por efecto de los extractivismos y la posibilidad de proponer alternativas desde Latinoamérica (Acosta, 2012; Antonelli, 2016; Escobar, 2014; Gudynas, 2012; Machado, 2010, 2014; Svampa, 2012a, 2012b, 2013, 2016). También, las perspectivas feministas que abogan por los conocimientos situados y parciales, en el intento de establecer una objetividad y ética feminista.

En definitiva, la principal preocupación que guía el cuestionamiento de este texto y guiará las de este blog, es una interrogante abierta en torno al potencial de la memoria colectiva como objeto de análisis a nivel político ontológico y con miras a la transformación social desde los territorios. Como advierte Escobar (2014), desde las ontologías relacionales, las ciencias sociales tienen el deber de analizar cómo se reconstituye lo relacional y la comunalidad en diferentes espacios, manteniendo posturas éticas, principalmente ante los impactos de los modelos totalitarios y las narrativas que, desde la misma academia, han contribuido a mantener lecturas reduccionistas del potencial social.

Referencias

Acosta, A. (2012). La Maldición de la Abundancia. Abya Yala.

Antonelli, M. (2016). Formaciones predatorias. Fragmentos de un prisma bio(tanato)político sobre neoextractivismo y capitalismo contemporáneo. Actuel Marx, 20, 155-180.

Blaser, M. (2008). La ontologia politica de un program de caza sustentable. Revista Red de Antropologías Mundiales, n° 9. https://www.academia.edu/19140332/La_ontologia_politica_de_un_program_de_caza_sustentable._Traduccion_de_The_Threat_of_the_Yrmo_publicado_en_numero_9_e_la_Revista_Red_de_Antropologias_Mundiales_

Escobar, A. (2012). Cultura y diferencia: La ontología política del campo de Cultura y Desarrollo. Walekeru, Revista de Investigación en Cultura y Desarrollo, N° 2, 7-16.

Escobar, A. (2014). Sentipensar con la tierra. Nuevas lecturas sobre desarrollo, territorio y diferencia. UNAULA.

Escobar, A. (2015). Hacia el Pluriuniverso. En Conversaciones ante la maquina para salir del consenso desarrollista (Tinta Limón). Tinta Limón.

Gudynas, E. (2012). Estado compensador y nuevos extractivismos. Nueva Sociedad, 237, 19.

Machado, H. (2010). Minería transnacional y neocolonialismo. Cuerpos y Territorios en las disputas coloniales de nuestro tiempo. 1-26.

Machado, H. (2014). Territorios y cuerpos en disputa. Extractivismo minero y ecología política de las emociones. Revista Sociológica de Pensamiento Crítico, 1, 56-71.

Svampa, M. (2012a). Consenso de los commodities, giro ecoterritorial y pensamiento crítico en América Latina. Revista del Observatorio Social de América Latina, 32, 15-38.

Svampa, M. (2012b). Pensar el desarrollo desde América Latina. En Renunciar al bien común: Extractivismo y (pos) desarrollo en América Latina (Gabriela Massuh, pp. 157-191). Mardulce.

Svampa, M. (2013). «Consenso de los Commodities» y lenguajes de valoración en América Latina. 30-46.

Svampa, M. (2016). Extractivismo, desarrollo y buen vivir: Visiones en pugna. Actuel Marx, 20, 181-204.

Todorov, T. (2000). Los abusos de la memoria. Paidós.

Notas   [ + ]

1.Me refiero al extractivismo, neoextractivismo, neocolonialismo, acumulación por desposesión, capitalismo verde, desarrollo sustentable, entre tantas otras denominaciones del problema.
2.En el caso chileno la revuelta social comenzada el 18 de octubre dio cuenta de esta emergencia por medio de redes solidarias de apoyo a las víctimas, ollas comunes, movilizaciones de más de 1 millón de personas, la generación de asambleas territoriales que a la fecha se mantienen.
mm

Dra. © en Ciencias Sociales, Universidad de Chile.

Periodista y Magíster en Comunicación.

Área de investigación: territorios y extractivismos, críticas al desarrollo; memorias colectivas, prácticas de resistencias y economías solidarias.

Saliendo de la academia: cooperativista y comunicadora social.

Integrante GT Memorias Colectivas y Prácticas de Resistencias, CLACSO.

¿Qué te ha parecido?

(7 votos - Media: 4.4)