ARQE-LEARNING, ARQ-IMED.ES y ARQUEO·3D. Propuestas de innovación docente en arqueología

Figura 8: Proceso de trabajo fotogramétrico con Agisoft PhotosSan del tintero de sigilata hispánica documentado en Baelo Claudia (Bernal-Casasola et alii 2020).
Figura 8: Proceso de trabajo fotogramétrico con Agisoft PhotosSan del tintero de sigilata hispánica documentado en Baelo Claudia (Bernal-Casasola et alii 2020).

DescargarJosé Juan Díaz Rodríguez.
Universidad de Cádiz.
josejuan.diaz@uca.es

 

Resumen: En este artículo se muestran tres proyectos de innovación docente desarrollados en el seno del Área de Arqueología de la Universidad de Cádiz, cuya razón de ser es la introducción de las NTICs en la docencia universitaria en este ámbito, reproduciendo de esas maneras las técnicas y herramientas usadas habitualmente en los trabajos de investigación arqueológicos.

Palabras claves: Arqueología, docencia, NTICS, digitalización, fotogrametría.

 

ARQE-LEARNING, ARQ-IMED.ES and ARQUEO·3D. Proposals for teaching innovation in archeology

Abstract: This paper shows three teaching innovation projects developed within the Archeology Area of ​​the University of Cádiz. The main objective has been to introduce NICTs in university teaching in this area. For this, the techniques and tools commonly used in archaeological research works have been reproduced in these projects.

Keywords: Archeology, teaching, NICT, digitization, photogrammetry

 

Nuevo alumnado, nuevos tiempos, nuevas necesidades

El interés por las nuevas aplicaciones informáticas no es algo nuevo y en las últimas décadas ha llevado a numerosos investigadores a acercarse a estas líneas y probar las posibilidades que se abren, intentando adaptarlas a las necesidades de cada uno, pues el uso de todos esos métodos que se van generando no son ni homogéneos ni útiles para todos los campos de aplicación (Angás & Serreta, 2012, p. 38). En nuestro caso, desde el área de Arqueología de la Universidad de Cádiz estamos convencidos de la necesidad de modernización y actualización de los recursos docentes. Además, la realidad del alumnado que quiere formarse actualmente en Arqueología ha cambiado sustancialmente con respecto a generaciones pasadas (Díaz, 2012). Casi al inicio del comienzo de la tercera década del siglo XXI, somos conscientes de que los alumnos que llegan al ámbito universitario han nacido plenamente integrados en las nuevas tecnologías y, por tanto, éstas son herramientas de uso habituales en su quehacer cotidiano. La docencia universitaria no debe ser ajena a estos cambios y si se quiere conectar con ese alumnado, tendremos que ir amoldando el discurso a nuevos parámetros y retos. Las materias a impartir, así como el sentido, finalidad y objetivo apenas han cambiado, más allá de la lógica evolución de la propia ciencia objeto de estudio gracias a la generación de conocimiento. Pero, lo que sí ha sido modificado es el receptor del mensaje; el alumnado. Entendemos así, que se hace necesario un viraje hacia un modelo moderno y atractivo de enseñanza, donde el mensaje, ese vehículo de transmisión del conocimiento, debe amoldarse a la presencia de nuevas generaciones de alumnos con esquemas mentales imbuidos en el mundo digital en el que estamos inmersos. Se les considera nativos digitales por lo que en ocasiones el esfuerzo de integrar estas nuevas herramientas es mayor para el profesorado a la hora de integrarlas que del alumnado cuando debe usarlas.

Dentro de nuestros objetivos de mejora docente, desde hace unos años hemos pretendido trazar una línea de implantación de las NTICs en las asignaturas que imparte nuestra área de conocimiento fundamentalmente en el Grado de Historia, así como en el de Humanidades y en los Máster de Patrimonio, Arqueología e Historia Marítima y de Arqueología Náutica y Subacuática. En este trabajo presentamos tres iniciativas que, en forma de proyectos de innovación y mejora docente, fueron presentadas y aprobadas a la convocatoria INNOVA que lanza anualmente la Unidad de Innovación Docente de la Universidad de Cádiz. El primero de ellos, ArqE-Learning, fue desarrollado en el curso 2015-2016 y en él se pretendía elaborar una serie de videos de apoyo que se ubicaban en el campus virtual, con el fin de servir de apoyo a la docencia presencial. En el curso 2017-2018 se ejecutó el proyecto Arq-Imed.es, por el cual se favorecía el contacto y formación del alumnado con herramientas digitales habituales en los trabajos de investigación que se desarrollan en Arqueología en la fase de estudio en el laboratorio tras la finalización de los trabajos de campo, en concreto la fotografía y el dibujo. Por último, durante el curso 2018-2019 se implementó el proyecto Arqueo·3D, gracias al cual se seguía ahondando en el uso de herramientas digitales en las prácticas de laboratorio, enfocando en esta ocasión al escaneado y posterior impresión en 3D de objetos arqueológicos. Para conocer los objetivos, características, logros y problemáticas de estos proyectos, los próximos apartados de este trabajo se centran en el análisis pormenorizado de cada uno de ellos.

ARQE-LEARNING. Microvideos como apoyo a la docencia

La Arqueología, como ciencia, no sólo tiene la obligación de difundir los resultados de su investigación, sino también su propia metodología de trabajo a través de la docencia. El proyecto ArqE-Learning, uniéndose a las nuevas corrientes de la Arqueomática, pretendía reconciliar el uso de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC) con la docencia en Arqueología, creando una serie de herramientas docentes de calidad contrastada que fuesen accesibles y de fácil uso para los distintos tipos de enseñanza reglada existente en la Universidad de Cádiz. En concreto, se pudieron generar una serie de recursos audiovisuales que explicaban de forma concisa y general el método y los principales tipos de trabajos que suelen realizarse en Arqueología, tanto en campo como en laboratorio; sirviendo por tanto de una primera aproximación visual y didáctica que favorecía la comprensión a grandes rasgos de los conceptos tratados de forma teórica en las clases presenciales. Como ya hemos comentado, su puesta en funcionamiento se produjo hace unos años, si bien la filosofía se mantuvo y al primigenio material audiovisual se le fueron sumando otra serie de videos realizados en siguientes anualidades. En este sentido, todo el material documental generado ha cobrado especial relevancia en el curso académico 2019-2020 en desarrollo en el momento de redacción de estas páginas, pues en plena pandemia del Covid-19, la docencia reglada presencial se ha visto interrumpida y todos estos recursos han sido claves para adaptar la docencia al modo online.

Este proyecto nació como consecuencia de la experiencia acumulada de analizar año a año los perfiles sociológicos y los hábitos del alumnado que cursaba sus estudios universitarios en nuestras aulas. A la hora de estudiar y -principalmente- trabajar de forma autónoma en las actividades formativas no presenciales, se apreció que las generaciones que hoy día forman parte de los planes de estudio, habían nacido dentro de un mundo tecnológico y empleaban de forma automática este tipo de recursos que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación. Es cierto que la red ofrece un sinfín de variables y multitud de información de carácter arqueológico. Sin embargo, el uso libre de Internet genera que muchas de esas fuentes de información usadas de forma habitual por el alumnado, no tengan garantizada la calidad de sus contenidos. Evitar estas conductas fue uno de los objetivos por lo que nació ArqE-Learning, intentando aportar al alumnado un contenido fiable, de calidad y con rigor académico sobre distintos temas relacionados con la ciencia arqueológica. En este sentido, el método de enseñanza e-Learning estaba plenamente incorporado al modelo educativo presencial, por lo que simplemente debíamos generar esos recursos audiovisuales de apoyo a la docencia en las aulas a través de la presencia de esos contenidos en la plataforma del campus virtual (figura 1).

Figura 1: Campus virtual de la asignatura de Introducción a la Arqueología del Grado de Historia donde se observa la presencia de numerosos videos explicativos vinculados a las prácticas de clasificación cerámica en Arqueología
Figura 1: Campus virtual de la asignatura de Introducción a la Arqueología del Grado de Historia donde se observa la presencia de numerosos videos explicativos vinculados a las prácticas de clasificación cerámica en Arqueología.
Fuente: Elaboración propia.

La temática de los recursos audiovisuales producida ha sido muy variada, desde cuestiones relacionadas con el método de excavación arqueológica hasta videos que se han centrado en las fases de investigación que se ejecutan en un laboratorio con el material arqueológico procedente de una excavación. Para su ejecución han sido necesarias numerosas horas de filmación tanto en campañas de excavación en yacimientos arqueológicos, fundamentalmente el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia (Figura 2) y el yacimiento mauritano – romano de Tamuda1, como en el Laboratorio de Arqueología y Prehistoria de la UCA (LABAP). La duración de los videos creados para ArquE-Learning oscila entre uno y tres minutos, entrando en la categoría de micro-video, siguiendo los parámetros establecidos para la docencia (Letón et al., 2012), con el objetivo de transmitir un mensaje directo al estudiante. Se ha apostado, de igual forma, por primar un lenguaje didáctico que, sin menoscabar la calidad del contenido, sea de fácil comprensión para los usuarios.

Figura 2: Proceso de documentación videográfica en las piletas experimentales de Baelo Claudia, usadas para editar microvideos docentes.
Figura 2: Proceso de documentación videográfica en las piletas experimentales de Baelo Claudia, usadas para editar microvideos docentes.
Fuente: Proyecto Recuperando el Garum.

Por último, habría que indicar que el alumnado no sólo ha tenido un papel receptor, sino que también se apostó desde un principio por su implicación en la ejecución del proyecto. Así se elaboró un Trabajo Fin de Grado elaborado por el alumno J.A. Retamosa, y tutelado por nosotros, en el que se asentaron las bases metodológicas de cómo desarrollar los microvideos (Retamosa, 2015). De igual forma, en cursos posteriores los alumnos M. Ruiz, J. Muñoz y J. Barreiro también elaboraron un microvideo explicativo sobre el dibujo arqueológico de cerámica que fue presentado a la convocatoria de Cápsulas Audiovisuales de Aprendizaje del curso 2016-2017 (figura 3).

Figura 3: Diversos fotogramas del video tutorial de cómo se realiza el dibujo arqueológico de una cerámica a lápiz.
Figura 3: Diversos fotogramas del video tutorial de cómo se realiza el dibujo arqueológico de una cerámica a lápiz.
Fuente: Elaboración de M. Ruiz, J. Muñoz y J. Barreiro.

ARQ-IMED.ES. La digitalización en las prácticas de laboratorio de Arqueología

En este segundo proyecto de innovación docente, seguimos la línea marcada en nuestra filosofía de trabajo, pero en esta ocasión los esfuerzos se centraron específicamente en ahondar en la mejora de contenidos didácticos sobre los procesos que se desarrollan en el laboratorio tras concluir una excavación arqueológica, y que intentamos reproducir de manera fidedigna en las sesiones de prácticas en las que participa el alumnado, con el fin de que entiendan que la Arqueología es mucho más que excavar. Para elaborar estas prácticas, los docentes del área de Arqueología solíamos usar las colecciones de referencia que los profesores poseemos de los distintos periodos históricos, las cuales son piezas descontextualizadas almacenadas en calidad de depósito temporal en nuestras instalaciones. El problema comienza cuando ofrecemos al alumnado este tipo de piezas para su análisis. Es cierto que tienen un alto valor, pues son objetos originales que muestran de forma fidedigna las consecuencias del paso del tiempo y de los procesos postdeposicionales acaecidos desde su integración en un determinado contexto hasta que fueron extraídos durante el proceso de excavación arqueológica. Sin embargo, suelen ser piezas en estado muy fragmentario de las que se solicitan permiso a la administración competente por su valor educativo y que, de no ser solicitadas para este fin educativo, serían consideradas como material desechable. Por tanto, de forma generalizada estas colecciones de referencia se articulan en fragmentos y no piezas completas; en nuestro caso de cerámicas de época romana de diversa utilidad (menaje cocina, mesa, iluminación, envasado y transporte, material constructivo, etc…). Con el alumnado solemos trabajar en la identificación, caracterización y catalogación de dichos fragmentos, para lo cual es necesaria su asimilación abstracta con ejemplares completos. Desgraciadamente en las excavaciones arqueológicas no suelen aparecer restos completos y los que salen, lógicamente, van destinados a los museos. En nuestro caso y al ser un centro docente y de investigación, la ley contempla la existencia de estas colecciones de referencias físicas, pero siempre con fragmentos de entidad relativa. En resumen, con los alumnos desarrollamos este tipo de docencia con piezas reales, pero fragmentarias. Y el porcentaje que representa ese fragmento con respecto al total de esa pieza suele ser muy pequeño, siendo aquí donde reside el principal problema de comprensión detectado. En este sentido, en los últimos años veníamos observando entre el alumnado problemas a la hora de la identificación de estos restos materiales. Con un fragmento de, por ejemplo, apenas cinco centímetros no eran capaces de reconocer que tenían ante ellos ante un vaso, un cuenco o un plato, por poner diferentes ejemplos básicos. El problema aumentaba si el fragmento se correspondía con una orza, un ataifor o una lucerna, es decir; objetos que actualmente en la vida cotidiana han dejado de fabricarse y que, por tanto, el alumnado es lógico que desconozca por completo, no sólo el término lingüístico sino también su morfología, al no haberlos visto ni tocado nunca antes. Con el proyecto Arq-imed.es se ha pretendido solventar este problema a través de dos puntos básicos: la virtualización a través de la fotografía en 360º de ejemplares cerámicos completos, y en segundo término su digitalización, tratamiento informático y virtualización (Muschio, 2003).

Figura 4: Proceso de documentación fotográfica a través del uso de la plataforma giratoria FOLDIO 360.
Figura 4: Proceso de documentación fotográfica a través del uso de la plataforma giratoria FOLDIO 360.
Fuente: Elaboración propia.

La virtualización del Patrimonio en alta resolución a partir de la fotografía en 360º permite monotorizar, estudiar y posteriormente aumentar la divulgación, comprensión y sociabilización del Patrimonio Arqueológico (AAVV, 2012). Para ello, se adquirió el set de estudio fotográfico FOLDIO 360 PRO, compuesto por una plataforma giratoria que se conecta mediante sistema bluetooth con dispositivos móviles y cámaras fotográficas tipo DSLR (digital single lens reflex). Esta plataforma es capaz de hacer el giro en 24, 36 o 48 tomas, disparándose de forma automática el dispositivo móvil o la cámara fotográfica entre cada uno de esos intervalos (figura 4). Con ello se obtiene una secuencia de fotografías completa de toda la pieza pues el punto inicial y el final coinciden, generándose por tanto con su unión un producto visual en 360º. Cambiando el ángulo y la altura de la cámara (con la ayuda de un trípode) se pueden generar nuevas visiones en 360º, que favorecen posteriormente la creación ya no sólo de una vista en 360º sino también de una visión total de todo el conjunto de la pieza cerámica desde su borde hasta la base. La app que funciona con este equipo de fotografía genera a su vez una secuencia visual en formato video que permite en un solo archivo la diagnosis completa de una pieza arqueológica (figura 5). Para evitar distorsiones, el set de fotografía cuenta con un estudio estanco con fondos croma (verde, blanco, gris y negro) y dos barras de iluminación con luces LED regulables. Estas dos características favorecen la captación de imágenes limpias para una mejor digitalización de las capturas.

Figura 5: Secuencia de fotografías de un tintero de sigilata hispánica documentado en Baelo Claudia (Bernal-Casasola et alii 2020) con la que se genera un video 360º.
Figura 5: Secuencia de fotografías de un tintero de sigilata hispánica documentado en Baelo Claudia (Bernal-Casasola et alii 2020) con la que se genera un video 360º.
Fuente: Proyecto Recuperando el Garum.

Como hemos comentado, el proyecto Arq-Imed.es también se centró en la digitalización de dibujos arqueológicos de cerámicas. En este sentido, el alumnado de las asignaturas de carácter práctico impartidas en el área de Arqueología pudo formarse en la metodología a emplear en este tipo de trabajos. Si anteriormente, las clases prácticas finalizaban en la ejecución del dibujo arqueológico a lápiz y la toma de fotografías frontales de las piezas arqueológicas –algo superado ya en los procesos de investigación científica en Arqueología-, con este proyecto se posibilitó avanzar en la formación de los procesos de digitalización con la inclusión de la tableta de diseño gráfico Wacom Intuos Pro. Tutorizado por el profesorado, el alumnado asistió a diversas prácticas donde se iniciaron en el manejo de programas informáticos habituales en el proceso de digitalización de la documentación gráfica (figura 6). Por un lado, se trabajó en el escaneado y tratamiento informático de los dibujos elaborados previamente en papel. De igual forma, también se abordó el tratamiento y edición digital de las fotografías obtenidas mediante la técnica de 360º. Así, para un acabado óptimo y profesional, éstas debían limpiarse en cuanto a los fondos (de ahí la mejora al contener un fondo croma), usándose para ello programas como Adobe Photoshop CC y, especialmente, la tableta digitalizadora antes mencionada.

Figura 6: Prácticas de digitalización de dibujo de un objeto arqueológico.
Figura 6: Prácticas de digitalización de dibujo de un objeto arqueológico.
Fuente: Elaborada por E. Vijande.

Como ocurrió con el proyecto ArqE-Learning, las medidas implementadas durante el curso 2017-2018 en el que estuvo activo de forma oficial el proyecto, han sido mantenidas en cursos académicos posteriores, habiendo sido sumamente útiles para el desarrollo real de las prácticas de laboratorio en el curso 2019-2020 a través de la plataforma online del campus virtual de la asignatura.

ARQUEO·3D. Aprendizaje del escaneo y reproducción digital en Arqueología

El último de los proyectos desarrollado en el curso académico 2018-2019 mantuvo la misma filosofía y la línea de los anteriores, impulsando la introducción de herramientas tecnológicas ya asentadas en la metodología cotidiana de la investigación arqueológica, pero aún poco implantadas en las fases de formación del alumnado universitario Para que esto fuese posible, las sesiones prácticas fueron desarrolladas en las instalaciones del LABAP (Laboratorio de Arqueología y Prehistoria), el cual además de contar con el equipamiento adquirido con estos proyectos de innovación docente nos ofreció la posibilitad de completarlos con un material técnico – tecnológico del propio laboratorio2. Este proyecto vino a dotar en el 2018 de un equipamiento de última generación enfocado principalmente para la investigación pero que, de forma puntual, también es usado para la formación académica del alumnado. Además de este material de carácter técnico, gracias a esa convocatoria, el LABAP pudo contar con una nueva colección de referencia que, en este caso, al ser reproducciones de piezas completas (figura 7) venían a ayudar a combatir el problema detectado sobre la asimilación de objetos arqueológicos a partir del visionado de piezas fragmentarias.

Figura 7: Detalle de algunas de las piezas cerámicas pertenecientes a la colección de referencia del LABAP
Figura 7: Detalle de algunas de las piezas cerámicas pertenecientes a la colección de referencia del LABAP.
Fuente: Elaboración propia.

Con este proyecto se ha intentado avanzar en el uso de herramientas NTICs en el área de Arqueología, usando en este caso la virtualización, el escaneado y la reproducción en tres dimensiones de piezas arqueológicas, haciendo comprensible este lenguaje tanto al profesorado como al alumnado, al que se le ha ofrecido una línea de investigación sobre la implantación de las NTICs en Arqueología y Patrimonio Arqueológico, de la que ya existe un trabajo académico defendido (Muñoz, 2019), tutorizado en este caso desde el área de Prehistoria3.

En este caso nos hemos apoyado en los fundamentos teóricos y la aplicación de los paradigmas de la llamada Arqueología informática (Pérez y Monzalvo, 2011), así como de la Arqueología Virtual (Gisbert, 2019), las cuales pretenden, entre otras cuestiones, ofrecer nuevas vías de desarrollo formativo para un alumnado que está acostumbrado en su vida cotidiana a la recreación virtual de espacios y/o objetos por el uso continuado de videos, juegos, etc… En cierta forma, si con la Arqueología tradicional tratamos de comprender el pasado a través del análisis de los restos materiales que nos han legado las sociedades pasadas, la Arqueología virtual trata de desarrollar estos principios mediante el uso de técnicas que permiten la reproducción gráfica de esos restos en un contexto tridimensional, haciéndolo más comprensible y cercano al público y, en especial, a las nuevas generaciones que están educadas desde el comienzo de sus vidas en el mundo digital.

Como hicimos con Arq-Imed.es, la implantación de los principios teóricos de Arqueo·3D se ha ejecutado en el módulo de prácticas de las distintas asignaturas en las que los profesores implicados en este proyecto tenían asignada docencia. La división del alumnado en grupos reducidos ha favorecido exponencialmente su aplicación, así como poderlas haber desarrollado en espacios destinados específicamente a la investigación como es el Laboratorio de Arqueología y Prehistoria (LABAP).

Una de las técnicas en las que formamos al alumnado fue en la fotogrametría digital. Ésta ha dado un salto de calidad en el campo de la documentación gráfica, pudiéndola definir etimológicamente como la ciencia que mide los objetos a partir de la fotografía. En realidad, la podemos vincular con la tecnología de obtención de la información fiable tanto geométrica como temática y tridimensional de un bien, ya sea mueble o inmueble a partir del tratamiento y gestión de la información visual y el rango de datos de dichos bienes. Actualmente, la fotogrametría ofrece la posibilidad de obtener datos tanto morfológicos como geométricos (forma, posición, medidas) del bien fotografiado. A ella se le une los trabajos de procesamiento en 3D, también denominados como Structure from Motion (SFM). A partir de dichos modelos creados, se pueden analizar y hacer mediciones de estructuras o piezas arqueológicas sin necesidad de tener un contacto directo con el bien objeto de estudio (Charquero, 2016). Para la virtualización de objetos cerámicos se llevaron a cabo dos métodos de trabajo. Por un lado, la toma de fotografía desde todos los puntos de vista, para lo cual se hizo uso del instrumental adquirido en el proyecto Arq.Imed.es (plataforma giratoria y set de mesa de estudio fotográfico con luces LED); por otro el escaneado digital con el escáner de gama profesional Einscan 3D Pro+, existente en las instalaciones del LABAP.

Para la consecución de los resultados propuestos en las prácticas de virtualización a través de la composición fotogramétrica mediante fotografías digitales, el alumnado tuvo que realizar fotografías de piezas arqueológicas de todo el contorno y en distintos fases (oblicuas, cenitales, frontales,…) teniendo que establecer distintos parámetros como distancia focal, encuadres, enfoques, contrastes, el uso de targets y la necesidad de espereopar las fotografías con un grado de solapamiento de, al menos el 75%, manteniendo siempre las medidas de referencia entre la situación de la cámara fotográfica y la plataforma giratoria en la ratio base / altura. Además, también se tuvieron que enfrentar al problema de las sombras con la regulación de las luces LED del set fotográfico donde se insertó la mesa giratoria.

Con la toma de datos, el alumnado tuvo que trabajar de forma autónoma por equipos fuera del aula, si bien para aquellos que no tenían equipamiento informático también se les dio la posibilidad de seguir trabajando en el LABAP. Para su desarrollo, se elaboró una guía de buenos usos y recomendaciones que se ubicó en el campus virtual de la asignatura4. Se ha trabajado con el programa informático Agisoft Photoscan, donde el alumnado tuvo que crear un proyecto, cargar las fotografías, orientarlas, establecer los parámetros y especificaciones técnicas, eliminar los puntos sobrantes, generar la densificación y malla de puntos, así como dar textura, para finalizar con la exportación del modelo en PDF (figura 8).

Figura 8: Proceso de trabajo fotogramétrico con Agisoft PhotosSan del tintero de sigilata hispánica documentado en Baelo Claudia (Bernal-Casasola et alii 2020).
Figura 8: Proceso de trabajo fotogramétrico con Agisoft PhotosSan del tintero de sigilata hispánica documentado en Baelo Claudia (Bernal-Casasola et alii 2020).
Fuente: Proyecto Recuperando el Garum.
Figura 9: Proceso de escaneado de una reproducción digital de una lucerna romana con el escáner 3D EinScan-Pro+.
Figura 9: Proceso de escaneado de una reproducción digital de una lucerna romana con el escáner 3D EinScan-Pro+.
Fuente: Elaboración propia.

Por otro lado, el segundo modelo se llevó a cabo mediante el escaneado digital de piezas arqueológicas con el escáner Einscan 3D PRO+. Se trata de un escáner multifuncional HD que puede usarse de forma manual o fija mediante su instalación en un trípode, que presenta una alta velocidad de escaneo y que, como novedad, tiene integrado un módulo de color que permite texturizar la virtualización de los objetos escaneados. Al poseer una mesa giratoria totalmente automática, este equipo completa un escaneo automático de 360 ​​grados, consiguiendo así una mayor precisión y facilidad de uso (figura 9).

Tras la formación teórica y la explicación de las posibilidades de uso de esta herramienta para la virtualización del Patrimonio Arqueológico, el alumnado se enfrentó al software específico de este escáner debiendo de calibrar el aparato, así como de nuevo establecer los parámetros precisos de contraste, luz, brillo, determinar el posicionamiento de las dianas de la mesa giratoria, o establecer el número de tomas (el programa permite hasta 180), etc… para que el escaneado fuese correcto. Este proceso se debe repetir tantas veces sean necesarias para tener una visión íntegra de cada pieza, pasando posteriormente a la fase de creación de la malla de densificación, eliminando las partes sobrantes y generando la nube de puntos mediante el acoplamiento de cada escaneado.

En este caso, la precisión del escaneo es mucho mayor si bien la textura aparece con menor calidad, pues la cámara que viene acoplada no tiene tanta resolución y gama cromática como la de una cámara réflex. Pese a ello, se pudo advertir como este escaneado es muy útil para generar modelos tridimensionales muy precisos que podrían ser reproducidas en impresoras 3D, donde el color te lo va a ofrecer el tipo de filamento utilizado.

Figura 10: Proceso de impresión del modelo 3D de un ungüentario romano.
Figura 10: Proceso de impresión del modelo 3D de un ungüentario romano.
Fuente: Elaboración propia.

Por último, la tercera práctica realizada con el alumnado tenía que ver precisamente con la reproducción de piezas arqueológicas mediante su impresión en 3D. Para ello, se ha usado tanto la impresora adquirida con el proyecto como la personal de uno de los profesores del proyecto5. Se ha trabajado sobre las posibilidades de esta herramienta dentro de la difusión del Patrimonio Arqueológico, habiendo desarrollado fundamentalmente en la asignatura que lleva este hombre en el Grado de Humanidades, al ser más factible por el menor número de alumnado con respecto a los matriculados en las asignaturas que impartimos en el Grado de Historia. Asimismo, se llevó a cabo una demostración de impresión a escala 1:1, a partir de los objetos escaneados en otras asignaturas fortaleciendo de este modo la interconexión y transferencia de conocimiento entre alumnos de distintos grados; así como de otros ejemplos de modelos ya realizados de esculturas a una escala menor, con el fin de que el alumnado pudiera conocer las múltiples posibilidades que ofrece esta técnica. La impresión se llevó a cabo mediante la técnica del prototipado usando para ello bobinas de polímero. Asimismo, se ha empleado la tecnología FDM o “Fused Deposition Modeling”, que se caracteriza por emplear mecanismos de uso sencillos y por su carácter económico. En dicha impresión se han aplicado varias capas de hasta 16 micras de espesor endurecida cada una de ellas con una descarga de rayos ultravioletas, generándose un modelo impreso muy preciso (figura 10).

Valoraciones y perspectivas de futuro

Como se ha podido ver a lo largo de estas páginas, gracias a estos tres proyectos de innovación docente hemos trabajado en los últimos años para generar nuevas herramientas didácticas, útiles no sólo para nuestra docencia, sino también para la de toda el área de Arqueología de la Universidad de Cádiz. En este sentido, hemos intentado generar una serie de sinergias entre este profesorado que se ha extendido a los miembros del Laboratorio de Arqueología de la mano de la implantación de NTICs. De igual forma, se ha apostado por incorporar esta temática a las líneas de investigación de TFGs y TFMs, involucrando al alumnado en el desarrollo de una línea de investigación sobre la implantación de las NTICs en Arqueología y Patrimonio Arqueológico. Además, se está trabajando en proyectos de investigación6 y en congresos especializados7.

En lo que se refiere estrictamente a la docencia, con estos trabajos desarrollados en el aula ofrecemos una visión actualizada de lo que es el trabajo científico del arqueólogo,  fortaleciendo competencias de trabajar de forma colaborativa y multidisciplar en equipos, desechándose en última instancia, la imagen idealizada y mitificada que se tiene en la sociedad de nuestro trabajo, donde aventuras, descubrimientos, tesoros y grandiosidad suelen vincularse como tópicos de nuestra disciplina en lugar de otros ítems más fidedignos y cercanos a la realidad cotidiana del arqueólogo como podrían ser la seriedad, el rigor del método científico o la motivación por la generación de conocimiento histórico.

Además, se ha pretendido reproducir los escenarios y métodos habituales de trabajo en la investigación arqueológica actual, en especial con los vinculados a los procesos de dibujo, documentación fotográfica, tratamiento y digitalización. Con todo ello, entendemos que los problemas de asimilación de los restos materiales que habíamos detectado previamente, han podido disminuirse, fortaleciéndose las competencias formativas adquiridas por el alumnado. Quizás, como problemas a resolver en un futuro, deberíamos contar con más unidades de los equipos adquiridos pues es cierto que la ratio alumnado / equipamiento es elevada y, en ocasiones, ha generado ciertos problemas en el laboratorio para poder desarrollarlos con la eficiencia de tiempo que sería ideal.

En cuanto al reconocimiento, querríamos apuntar que estos proyectos han sido reconocidos por la propia Universidad de Cádiz, todos ellos con la mención de excelencia. De igual forma, el proyecto ARQ-IMED.ES fue galardonado con un accésit en la convocatoria de premios a los proyectos de Innovación y Mejora Docente del curso 2017/2018, mientras que el proyecto ARQEO·3D ha sido el único seleccionado en el ámbito de Humanidades para este premio en la convocatorio 2018-2019, habiendo de nuevo obtenido un accésit. Ese reconocimiento nos hace tomar fuerzas para darle continuidad no sólo a estas iniciativas, sino desarrollar algunas nuevas como la propuesta que hemos realizado a la convocatoria INNOVA 2020-2021 vinculada con la fotografía aérea y las posibilidades que tienen los vehículos aéreos no tripulados (RPAS) como herramientas en Arqueología.

Por último, creemos importante mostrar la transferencia social de estas iniciativas. Gracias al desarrollo de estos proyectos y la formación adquirida, en la actualidad desde el Laboratorio de Arqueología y Prehistoria de la UCA se está trabajando en diversas líneas de colaboración con entidades museísticas con el fin de poder tener convenios específicos de colaboración que permitan acceder a piezas completas de sus colecciones museográficas para su virtualización y reproducción fotográfica integral. Con ello se podría avanzar en el desarrollo de la línea de investigación vinculada con la implantación de las NTICs en Arqueología y Patrimonio Arqueológico, amén de ofrecerles a dichas instituciones, y por tanto a la sociedad, un interesante producto que podrá mejorar sustancialmente las posibilidades de desarrollo de programas de difusión del Patrimonio Arqueológico expuesto en esos espacios museísticos.

Bibliografía

AA.VV. (2012). The Seville Principles. International Principles of Virtual Archaeology, Sociedad Española de Arqueología Virtual. INTERNATIONAL FORUM OF VIRTUAL ARCHAEOLOGY [IFVA], recuperado el 15/05/2002 en: http://smartheritage.com/wpcontent/uploads/2015/03/FINAL-RAFT.pdf

Angás Pajas, J. & Serreta Oliván, A. (2012). “Métodos, técnicas y estándares para la documentación geométrica del patrimonio cultural”, VAR, Virtual Archaeology Review, vol. 3, núm, 5, SEAV [artículo en línea], recuperado el 02/05/2020 en http://varjournal.es/doc/varj03_005_07.pdf.

Bernal-Casasola, D. Expósito, J.A., Díaz, J.J. & Pascual, M.L. (2020). “Tinta entre atunes: a propósito de un atramentarium en sigilata del barrio meridional de Baelo Claudia”, Boletín Ex Officina Hispana, 11, Sociedad de Estudios de la Cerámica Antigua en Hispania, pp. 68-72.

Charquero Ballester, A.M. (2016). “Práctica y usos de la fotogrametría digital en arqueología.” DAMA. Documentos de Arqueología y Patrimonio Histórico, (139– 157).

Díaz Rodríguez, J.J. (2012). “Formación y docencia en arqueología. Una mirada a través del Curso Internacional de Arqueología Clásica en Baelo Claudia”, en A. Arévalo, D. Bernal y A. Muñoz (eds.):  Aprendiendo Arqueología, Servicio de Publicaciones Universidad de Cádiz, (75-84).

Gisbert Santaballa, A.G. (2019). “La arqueología virtual como herramienta didáctica y motivadora”, Tecnología, Ciencia y Educación 13, (119-147).

Letón, E., Gómez Del Río, I., Quintana-Frías, I. & Molanes-López, E. M. (2012). “Clasificación de las distintas modalidades de grabación y su relación con los mini-vídeos docentes modulares”, en XVI Congreso Internacional de Tecnologías para la Educación y el Conocimiento, UNED [artículo en línea], recuperado el  10/05/2020 en <http://www.ia.uned.es/minivideos/publicaciones/2012_cie_el_ig_iq_em_DVD.pdf>.

Muñoz Muñoz, A. (2019). “Proceso de creación e impresión de material arqueológico 3D mediante fotogrametría”, Trabajo Fin de Grado dirigido por el Dr. Eduardo Vijande en el ámbito del Grado en Historia, Universidad de Cádiz.

Muschio, M. (2003). “Tecnologie informatiche e archeologie digitali”, en A.M. Lucena & J.C. Martín (coords.) Informática aplicada a la investigación y la gestión arqueológica (actas del I Encuentro Internacional, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba, 5-7 de mayo de 2003), vol. 1, Servicio de publicaciones de la Universidad de Córdoba, Córdoba, (31-52).

Pérez Pérez, I. & Monzalvo López, C. A. (2011). ¿Introducción a la Arqueología Informática?, VI Congreso Universitario en Tecnologías de Información y Comunicaciones 2011, Área Académica de Computación, ICBI-UAEH, México.

Retamosa Gámez, J.A. (2015). Arqueología y docencia: la incorporación de las tic y nuevas propuestas educativas, Trabajo Fin de Grado dirigido por el Dr. José J. Díaz en el ámbito del Grado en Historia, Universidad de Cádiz.

Notas

Notas
1Gracias a nuestra participación en los proyectos de investigación dirigidos por el catedrático de Arqueología de la Universidad de Cádiz Darío Bernal Casasola y desarrollados en ambos yacimientos.
2Obtenido gracias a la concesión por parte del MINECO del Proyecto de Infraestructuras Científicas y Técnicas del Ministerio de Economía y Competitividad denominado “Dotación de equipamiento científico-técnico del área de investigación del laboratorio de Arqueología y Prehistoria de la Universidad de Cádiz- (UNCA15-CE-3297)”.
3Tutorizado por el profesor E. Vijande.
4Guía elaborada por el investigador predoctoral José A. Retamosa, perteneciente al área de Arqueología de la UCA.
5Para el proyecto se adquirió la impresora Colido Compact 3D printer. De igual forma, agradecemos a la investigadora postdoctoral del área de Arqueología María Ángeles Pascual la cesión temporal de la impresora 3D LEON 3D ENDER.
6Como por ejemplo el dirigido por D. Bernal Arqueología virtual y musealización. Recreando el pasado de la Algeciras romana y medieval (FCTA 2020-09).
7Como por ejemplo el de las Jornadas de Arqueología Virtual y Computacional organizado por A. Arévalo, A. Fernández, E. Moreno, S. Moreno y M. Palomo para finales de 2020.

close

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

Te prometemos por la justicia social que nunca te enviaremos spam ni cederemos tus datos.

Lee nuestra política de privacidad para más información.

¿Qué te ha parecido?