Ampliando caminos del conocimiento: las redes de intercambio estudiantil en América Latina

Entrevista a Isamar Faride Romero Solano

redes de intercambio estudiantil - Isamar 2

De regreso en este espacio participativo quiero compartir con los lectores de IS las experiencias de intercambio que realizan algunos estudiantes universitarios en América Latina. Concretamente me refiero a la llegada de estudiantes de grado de otros países del mundo a la Facultad de Artes, al Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes (IENBA) de la Universidad de la República (UDELAR) en Montevideo. Tendremos entonces entrevistas realizadas a 4 estudiantes provenientes de: Costa Rica, Brasil, Argentina y España.

El trabajo que integra las acciones de cooperación internacional se canaliza fundamentalmente para contribuir a los objetivos del movimiento de internacionalización que se produce en las Universidades en el mundo. Detrás de estas actividades existe una compleja trama de redes constituida por organismos internacionales y agencias de países, dispuestas a colaborar para la recuperación de los niveles de investigación y de recursos humanos calificados. En este caso leeremos -directamente las palabras de los participantes de esos intercambios- algunos resultados, podremos observar la subjetividad de cada uno de los estudiantes y las formas en que se organizan los aprendizajes compartidos en ámbitos totalmente ajenos a los que vienen acostumbrados a cursar. Podremos acercarnos a sus percepciones, deseos, dolores y alegrías, todo eso en nuestra fotosíntesis cultural.

La idea de difundir estas entrevistas tiene como objetivo tratar de comprender el fenómeno de la movilidad e intercambio de estudiantes entre universidades iberoamericanas, lo que parecería ser una condición indispensable para avanzar hacia la construcción de un espacio iberoamericano del conocimiento socialmente responsable.

Los estudiantes reciben becas para facilitar el seguimiento de estudios de un semestre académico en una universidad iberoamericana de otro país. La instancia requiere no solamente de habilidades académicas, sino también de capacidades de administración de los recursos, empatía y adaptación al medio que los acoge. He aquí algunas historias de esas vidas…


redes de intercambio estudiantil - Isamar 2Isamar Faride Romero Solano.
Nacida el 11 de junio de 1992, habitante de Cartago, Costa Rica.

 

Isamar es estudiante de Arte. En el año 2017 realizó una pasantía de intercambio estudiantil en la Facultad de Artes de la Universidad de la República (Udelar) en Montevideo, Uruguay. Concluyó el Bachillerato en Artes Plásticas con énfasis en Diseño de la Estampa en la Universidad de Costa Rica en San José; actualmente continúa estudiando y prepara su proyecto de graduación en la Licenciatura.

Facultad de Bellas Artes. Formación en Artes Plásticas con Énfasis en Diseño de la Estampa, egresada en noviembre de 2018.

Según ella misma nos cuenta:

Provengo de una familia en la que somos cinco miembros. Mis padres y un hermano y hermana mayor. Mi padre y mis hermanos son trabajadores fuera de casa y mi madre es trabajadora en el hogar. Además, tenemos dos perritas Loli y Sofi que complementan mi familia.

¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a realizar tu intercambio académico internacional?, ¿cómo fue la gestión que realizaste para concretar esta experiencia y cuánto tiempo te gastaste en esos trámites?

Isamar: Para esa fecha estaba finalizando mi cuarto 4 año de Bachillerato Universitario esto fue en el 2016  (acá son 4 años, te egresas y luego es opcional hacer 2 años más de licenciatura). Yo estaba muy exhausta de la metodología de trabajo de mi institución y sentía que había llegado a un tope académico que tenía solucionar, ya que si bien agradezco la buena formación que he tenido en la Universidad de Costa Rica, necesitaba aprender cosas nuevas desde otro contexto y punto de vista. Es importante que mencione que siempre he sido muy inquieta y amo aprender constantemente, así que si no buscaba opciones me iba a sentir bastante estancada y frustrada. Entonces resolví que iba a realizar un intercambio universitario, pero para esa fecha yo iba muy avanzada en los cursos de licenciatura, solamente me faltaban 4 materias que cursar antes de iniciar el proyecto de graduación, así que era un desperdicio no finalizarlos.  Una amiga me sugirió que buscara opciones en donde pudiera finalizar las materias que me quedaban del plan de estudios y al mismo tiempo tener una experiencia diferente.

Cuando me decidí ya era muy tarde y las fechas de enviar documentos en varios centros universitarios ya habían pasado, igual me interesaba que fuera en Sudamérica, ya que me parece un lugar muy rico a nivel cultural. Cuando el tiempo de inscripción se agotaba me aconsejaron que ya que había viajado en el 2015 a Uruguay lo intentara con ese país. Y pues no lo dude, yo siempre quise irme a vivir a Uruguay un tiempo, era una pendiente que tenía ya que la vez que lo visité fueron solamente dos semanas así que no pude conocerlo más a fondo.

La gestión del intercambio duró aproximadamente 4 meses y no fue sencilla, si bien existe un convenio entre ambas universidades nadie de la Universidad de Costa Rica había estado de intercambio en la Universidad de la República al menos en Bellas Artes. Dentro de las razones mencionadas es la diferencia en el sistema de evaluación, nosotros tenemos calificaciones cuantitativas con escala de 1 a 10, donde 7 es el mínimo para aprobar el curso, y en la Facultad de Artes, en el IENBA (Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes donde yo quería ir) no existen evaluaciones numéricas. Otro tema que hizo más lento el trámite fue que yo no participé del intercambio con un programa de beca en específico, sino con un fondo que la universidad ofrece como apoyo para movilidad estudiantil. Finalmente, luego de un arduo proceso burocrático y gracias a que la Universidad de la República me dio tiempo de entregar los documentos requeridos casi que a final de año del 2016 conseguí concretar el intercambio.

Isamar Faride Romero

¿Por qué escogiste Uruguay y la Universidad de la República?

Isamar: Como lo mencioné anteriormente lo había visitado en el 2015 y quede con ganas de más. Lo que más me impactó de esa visita fue la amabilidad de su gente, me hicieron sentir como en casa de inmediato y su calorcita me permitió olvidarme del frío que hacía en ese setiembre. Además, me era más sencillo averiguar todo lo que en mi universidad solicitaban, ya que acá en ese país tenía amigos y gente conocida que me facilitó mucho el proceso. A la Universidad de la República la escogí por amor y fidelidad a las universidades públicas, ya que en realidad mi universidad también tiene convenio con otra universidad de Uruguay pero del sector privado. Yo quería vivir la experiencia de una universidad pública, no tengo nada en contra del sector privado, solamente quería saber como era estar en una universidad autónoma como a la que yo asisto.

¿Cuánto tiempo estuviste fuera de tú país y en cuántas disciplinas o asignaturas te inscribiste en la facultad de destino?

Isamar: Estuve diez meses ya que prolongué mi permanencia en Uruguay y cursé  7 materias entre el I y II semestre del 2017. Todas las asignaciones fueron en Bellas Artes.

¿Puedes definir qué tipo de conocimiento conseguiste articular en la universidad uruguaya en relación con la experiencia académica de tú país de origen?

Isamar: El conocimiento teórico me parece un poco más fuerte en mi universidad porque tenemos un plan de estudios muy estructurado, pero que a su vez llega a sofocar un poco por lo que para mi fue el perfecto balance. Llegué a un sistema mucho más libre en el que se tiene la guía del docente pero vos también creas contenido. Así que ambos modelos educativos se fusionaron bien y así como yo aprendí mucho del personal docente y de mis compañeros y compañeras de clase, creo que ellos también pudieron aprender algo a partir de las experiencias que yo les compartía.

¿Qué objetivos personales y/o académicos perseguías al realizar este intercambio?

Isamar: Me interesa mucho las diferentes metodologías pedagógicas y de producción que se usan para enseñar arte, por la amplitud y complejidad que representa. Además, me permitió desarrollar más mi estilo personal como artista, en Costa Rica al estar en un régimen mucho más guiado se puede perder un poco la individualidad en la producción personal y evitar desarrollar tu propio estilo.

¿Puedes adelantar algunas conclusiones sobre las transformaciones en tú formación a partir de la experiencia como estudiante de intercambio?

Son tantas que realmente es difícil mencionarlas todas, pero la principal es que me permitió comparar dos procesos formativos completamente contrarios y darme cuenta de las fortalezas y debilidades que ambos tienen. Creo que en mi caso fue potencia poder tener ambas caras de la moneda, una con un modelo muy clásico de bellas artes (la de mi país) mucho más guiado, y otro más libre (la de Uruguay).

Isamar - redes de intercambio estudiantil

Según tus estudios y avances, en la situación como estudiante extranjera y viviendo una cultura diferente a la tuya, ¿tienes algún dato que puedas compartir con los lectores de IS que nos permita conocer y aprender más de esta situación de desplazamiento interamericano?

Isamar: Para mi la situación más fuerte de experimentar fue en términos de legalidad, ya que se suponía que como estudiante tendría una residencia en la que no debía salir cada 3 meses, pero esto no sucedió así que tuve que autogestionarme la renovación de la visa. Además, Uruguay es un país caro que en mi caso logré administrar bien el dinero con la ayuda de mi universidad, ahorros y la ayuda de mi familia el tiempo que estuve. Sin embargo, al ser estudiante de arte por los materiales el costo aumenta mucho más así que hay que ser creativa para poder vivir del dinero que llevas, ya que siempre pasan situaciones en las que tienes que gastar dinero extra y que no siempre se contempla previamente.

¿Consideras necesaria la participación en este tipo de actividad académica internacional como opción viable para mejorar los Programas y currículas escolares de la educación superior en las universidades latinoamericanas?

Isamar: Me parece fundamental el intercambio ya que permite al estudiante transitar por diferentes metodologías educativas y procesos de formación superior. Además, el intercambio cultural tiene un plus, no sólo te permite conocer y aprehender la cultura de ese lugar y sus costumbres, sino que también compartir lo que vos traes de tus tierras y lo que sos como persona. Es una materia extra que asumes en el día a día no sólo en la Facultad, sino en el mercado, en el bus, en la calle… respiras e intercambias una nueva cultura.

¿Tienes alguna consideración especial para compartir referida a tus aprendizajes una vez concluida la actividad de intercambio?

Invitar a todos los estudiantes a que se animen a realizar intercambios y movilidad internacional, es una experiencia de la que se aprende mucho. No sólo a nivel profesional, sino personal. Se conocen a muchas personas que te quedan para toda la vida porque se hacen lazos muy fuertes de amistad y compañerismo.

¿Qué te quedó por hacer y qué volverías a repetir en caso de tener una nueva oportunidad de realizar este tipo de especialización internacional?

Isamar: Me gustaría poder tener otra experiencia en un nivel superior de posgrado, ya que si bien aprendí muchas cosas, llevé algunos cursos que eran de los primeros años de Bellas Artes por requisito y yo estaba terminando la licenciatura. Así que me gustaría tener un reto mayor y participar de una actividad de investigación o de pasantía que me impliqué compartir más lo aprendido y aprender nuevos conocimientos.

¿Cuál fue el mejor y el peor momento durante esa experiencia en Uruguay?

Isamar: El mejor momento fueron los amigos y las personas maravillosas que se convirtieron en familia durante mi estadía, y que aún hoy día hemos seguido en contacto e incluso me han visitado en Costa Rica. El peor momento fue la muerte de un amigo uruguayo en un accidente de tránsito, el cual había conocido en mi primer viaje en el 2015 a Uruguay. La experiencia de vivir allá se convirtió en parte de mi cotidianidad, pero jamás se piensa que se enfrentará una situación de esta magnitud, la de despedir a un amigo para siempre a días de regresar a mi país.

  • Anteriores posts
mm
Autora

Ph.D Analista Cognitiva.

Dra en Difusión de Conocimiento, UFBA, Brasil.

Máster en Educación Artística OEI- MEC -CAEU.

Artista Visual y Antropóloga por la UDELAR, Uruguay.

Docente y Gestora Académica en I.ENBA – UDELAR.

Desarrolla investigaciones interdisciplinares y actúa en las áreas de Arte y Antropología.